La escasez de energía en Ucrania obliga a millones de refugiados a un exilio más prolongado

Los residentes locales hacen fila para llenar botellas con agua potable después de que la infraestructura civil crítica fuera atacada por misiles rusos en Kyiv, Ucrania, el 24 de noviembre de 2022. Foto: Reuters

El llamado de Kiev a su diáspora para que permanezcan en el extranjero está obligando a muchos a cambiar sus vidas nuevamente y convertir su huida temporal en una mudanza permanente.


Los ataques de Rusia a la infraestructura civil de Ucrania están obligando a millones de refugiados ucranianos que tenían la intención de regresar a casa a quedarse, prolongando su terrible experiencia y poniendo a prueba la capacidad de Europa para absorber uno de los mayores flujos de inmigrantes en décadas.

Los repetidos ataques de Moscú contra centrales eléctricas y equipos de calefacción han provocado apagones en Ucrania y han privado a millones de personas en todo el país de electricidad, calefacción y agua corriente en medio de temperaturas bajo cero. Mientras lucha por mantener las luces encendidas, Kiev ahora insta a los refugiados ucranianos a quedarse donde están por ahora.

Hay casi ocho millones de refugiados ucranianos en toda Europa, muchos de los cuales esperaban regresar a casa en el otoño. Ahora se enfrentan a la perspectiva de un éxodo más permanente, teniendo que buscar trabajo y enviar a sus hijos a las escuelas locales.

Y para los países anfitriones, significa que es probable que la factura aumente justo cuando el continente enfrenta una posible recesión, incertidumbres sobre sus propios suministros de energía y un aumento en la llegada de refugiados de Medio Oriente y otros lugares.

Un peatón pasa cerca de autos cubiertos de nieve en Kiev, Ucrania, 30 de noviembre de 2022. Foto: Reuters

“No les tengo miedo a las bombas, pero sin electricidad, agua y calefacción no puedes trabajar ni tener una vida normal”, dijo Liza Cherniakova, quien huyó con su pareja a Berlín en marzo y desde entonces vive en el pequeño departamento de un amigo alemán.

La pareja invirtió sus ahorros para abrir un café de moda en Kiev poco antes de que comenzara la guerra. Como muchos otros ucranianos varados en el extranjero, tenían como objetivo regresar antes del invierno, pero ahora se quedan indefinidamente.

Con la electricidad cortada la mayor parte del día, los padres de Cherniakova se mudaron a su dacha (casa en ubicada en las afueras) en el campo, donde usan leña para calentarse y cocinar.

“Aquí tenemos seguridad, pero no veo ningún futuro para nosotros. Quiero volver a mi negocio, a mi vida en casa”, dijo Cherniakova, que ahora trabaja en un café.

Desde que el Kremlin comenzó su campaña sistemática en octubre para destruir la infraestructura energética de Ucrania, un crimen de guerra según el derecho internacional, más de la mitad de la capacidad de generación de energía del país ha sido incapacitada junto con la mayor parte de la red de distribución de electricidad, según Kiev, obligando a las autoridades a imponer apagones rotativos. Las escuelas, los gimnasios y otros edificios públicos se están convirtiendo en refugios calentados por generadores diésel para evitar que la gente se congele en casa.

La tasa de bombardeos rusos significa que es probable que otros hasta tres millones de ucranianos huyan de sus hogares este invierno, dijo Hans Kluge, director regional de Europa para la Organización Mundial de la Salud.

Militares ucranianos disparan con un sistema de cohetes de lanzamiento múltiple Bureviy en una posición en la región de Donetsk, mientras continúa el ataque de Rusia contra Ucrania, Ucrania, 29 de noviembre de 2022. Foto: Reuters

La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, dijo el mes pasado que los refugiados de toda Europa deberían quedarse por ahora. Y Maxim Timchenko, director ejecutivo de DTEK, la compañía energética privada más grande de Ucrania, instó a los ucranianos que pueden permitírselo a emigrar si pueden.

Para Europa, la carga adicional llega justo cuando los flujos de inmigrantes de otros lugares se están recuperando tras una pausa durante la pandemia de Covid-19. Cada mes llegan a Alemania entre 15.000 y 25.000 solicitantes de asilo, principalmente de Medio Oriente y Asia Central. Junto con las llegadas de Ucrania, esto significa que este año ya superó el récord histórico de inmigración establecido por la crisis de refugiados de 2015.

En Berlín, donde el gobierno está erigiendo tiendas de campaña con calefacción y refugios de contenedores para albergar a los recién llegados, el ministro del Interior, Torsten Akmann, dijo que las viviendas para refugiados estaban funcionando al máximo de su capacidad y advirtió que hasta otro millón de ucranianos podrían venir a Alemania en el invierno.

Después de que comenzara la guerra, Vasyl Abruzov, un profesional de las comunicaciones, huyó con sus tres hijos a un pequeño pueblo en Francia, donde la comunidad local le proporcionó alojamiento gratuito.

Abruzov, que estaba exento del servicio militar, esperaba regresar después del verano y reunirse con su esposa, Katya, de nacionalidad rusa, que había decidido quedarse en Kiev por temor a que no se le permitiera regresar debido a su nacionalidad.

Abandonó los planes de regresar a casa después de que el patio de recreo donde sus hijos solían jugar todos los días antes de la guerra fuera alcanzado por un misil ruso el 10 de octubre, un ataque que fue noticia en todo el mundo.

“No se trata solo de poner en riesgo a nuestros hijos, también se trata de tener miedo constante de lo que podría pasarles”, dijo Abruzov.

“Con tres niños que van a diferentes escuelas, jardines de infancia y clases de natación, si algo sucede, debes decidir a cuál rescatar primero”.

Esta es la segunda vez que los Abruzov han tenido que abandonar su hogar y comenzar de nuevo. En 2014, huyeron de la ciudad oriental de Donetsk hacia Kiev después de que las tropas rusas encubiertas y sus representantes locales tomaran el control de la región.

Los niños, de cinco, ocho y 10 años, comenzaron a asistir al jardín infantil y a la escuela en su nuevo hogar y Abruzov dice que la familia ahora se está preparando para una nueva vida en el extranjero.

Tetyana Panchenko, investigadora y autora de una encuesta de refugiados ucranianos para el Instituto Ifo, un grupo de expertos en economía con sede en Múnich, dice que muchos de los más de un millón de ucranianos en Alemania tienen que revisar lo que inicialmente pensaron que era un exilio temporal.

La mitad de los encuestados en junio dijeron que tenían la intención de regresar. Pero cuando se les volvió a preguntar en noviembre, más de dos tercios dijeron que tenían la intención de quedarse y el 22% afirmó que ya había encontrado empleo.

Militares ucranianos preparan fuego con un sistema de cohetes de lanzamiento múltiple Bureviy en una posición en la región de Donetsk, mientras continúa el ataque de Rusia contra Ucrania, Ucrania, 29 de noviembre de 2022. Foto: Reuters

Si bien muchos pueden pagar el alojamiento, otros dependen de la vivienda estatal, que se está estirando en Alemania en medio de una inmigración récord. En Austria, el antiguo Hotel de France de lujo, en el centro de Viena, se convirtió en un refugio para 350 desplazados ucranianos.

La familia de Alena Honcharova fue una de las primeras en huir de Ucrania después de que comenzara la guerra. La mujer, de 36 años, vivía con su esposo Nicolay y su bebé cerca de Hostomel, un suburbio de Kiev donde las fuerzas aerotransportadas rusas aterrizaron en la madrugada del 24 de febrero.

Honcharova recuerda estar sentada paralizada en su cama, ensordecida por las explosiones y los disparos. Su esposo, que ya había huido de la región oriental del Donbás en 2014, los hizo subir a un automóvil y condujo hasta Polonia, con solo una bolsa y la ropa que llevaban puesta.

Antes de que los defensores ucranianos los hicieran retroceder unas semanas después, las tropas rusas destrozaron su casa y colocaron una granada de mano en la cuna del bebé, según familiares a quienes las autoridades ucranianas informaron después de que se desactivara el dispositivo. Los fiscales ahora están investigando crímenes de guerra que supuestamente se cometieron a gran escala en Hostomel y el área.

Después de huir, la familia se instaló en la República Checa y planeó regresar a casa cuando Ucrania recuperó el territorio perdido. Pero los recientes ataques con misiles afectaron severamente el área a la que planeaban regresar, ahora solo tiene electricidad durante unas tres horas al día.

A medida que se acercaba el invierno, decidieron mudarse a Valencia, en el sur de España, debido a su clima más templado y los precios más bajos de la energía.

“Solo queremos volver a casa, pero no veo cómo o cuándo será posible”, dijo Honcharova.

Zosia Zosim estaba de vacaciones con su esposo y sus dos hijos en la cercana Guardamar del Segura cuando comenzó la invasión. Han estado atrapados allí desde entonces.

Su alojamiento solo estará disponible hasta abril, y su esperanza de regresar a Kiev en octubre fue destrozada por la campaña de misiles de Rusia. Ahora que su hijo y su hija asisten a una escuela local, Zosim y su esposo ahora están aprendiendo español. Recientemente se les unieron su madre y su pequeño perro.

Zosim dice que los refugiados como ella no pueden planificar sus vidas, están atrapados en un limbo y, a veces, enfrentan las críticas de quienes se quedaron atrás.

“Ahora simplemente no tenemos un plan sobre cómo regresar”, dijo. “Y no queremos quedarnos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.