La nueva acusación de Alan García: Expresidente peruano denuncia espionaje por teléfono y Fiscalía abre investigación

Una camioneta del ministerio del Interior afuera de la casa del expresidente levantó las sospechas de los simpatizantes de García que denunciaron escuchas telefónicas para espiar al exmandatario. Sin embargo el ministro del Interior, Carlos Morán, desmintió estas acusaciones asegurando que la camioneta estaba destinada para la seguridad en el barrio.


El expresidente peruano Alan García aseguraba en la noche del miércoles que un vehículo con placa del Ministerio del Interior, que se encontraba estacionado afuera de su casa estaba realizando espionaje vía telefónica.

“Ojalá que el ministerio del Interior tenga una explicación que darnos sobre el personal y quienes han resguardado a los que escuchan”, dijo el exmandatario quien es investigado por el Ministerio Público por recibir supuestos sobornos por parte de la cuestionada empresa brasileña Odebrecht.

Simpatizantes del expresidente iniciaron incidentes cerca de la propiedad de García ya que denunciaron que dentro de la camioneta había equipos para interceptar comunicaciones y hacer seguimientos, asegura El Comercio.

Según detalló García, habrían a personal de la policía escoltando a una persona que llevaba un maletín negro con supuesto material grabado que salía desde el interior de la camioneta.

“Me parece rarísimo que se extraiga un maletín de un vehículo de escucha, que espero que no se vaya de aquí hasta que llegue la fiscalía, que sirve para muchas cosas y denuncie este delito flagrante”.

“Estoy seguro de que muchas personas de oposición o que no están con el Gobierno también están siendo escuchadas y esto es muy lamentable”, aseveró a la prensa peruana el miércoles en la noche.

Es por estas acusaciones que el Ministerio Público anunció el día de ayer que la Fiscalía de Miraflores abrirá investigaciones por la presunta intercepción telefónica denunciada por García.

La “decisión fue adoptada luego de la diligencia dirigida por el fiscal adjunto, Erick Silverino Linares, en que se dispuso el lacrado del vehículo del Ministerio del Interior y su custodia a cargo de la comisaría de San Antonio para ser sometido a peritajes”, anunció el Ministerio Público a través de su cuenta de Twitter.

De esta forma las investigaciones de la fiscalía determinará si existió espionaje telefónico o no.

Al mismo tiempo, el ministro del Interior de Perú, Carlos Morán, desmintió que la camioneta estuviera destinada para realizar algún tipo de espionaje y que el expresidente solo busca “victimizarse”.

“No tenemos nada que ocultar”, dijo. “Me sigue sorprendiendo esa actitud de victimizarse ante la opinión pública”.

Luego, durante una sesión extraordinaria de las comisiones de Defensa e Inteligencia del Congreso, el ministro Morán aseguró que se instaló esa camioneta para monitorear imágenes ante posibles conflictos y que fue adquirida y utilizada para la visita del papa Francisco en Perú, en enero de este año.

“Lo que ha hecho esta unidad no ha sido escucha telefónica. (…) La función de este equipo era monitorear en tiempo real la presencia de muchedumbre. Se utiliza en conflictos sociales”, señaló el ministro peruano.

Y continuó: “¿Quiénes estaban dentro del vehículo? Personal identificado de la Unidad de Procesamiento del Área de Conflictos Sociales, que se encargaba de monitorear e identificar posibles personajes que podían alterar el orden público o atacar la vivienda de García o su integridad”.

Alan García está siendo investigado por presuntos favorecimientos a la empresa Odebrecht para la licitación del Metro 1 de Lima mientras era presidente de Perú, así como también por supuestos sobornos por parte de la misma empresa brasileña, de quien habría recibido 100.000 dólares por una conferencia que dictó en 2012.

Seguir leyendo