Berkhoff, libre tras formalización por atentado contra la autoridad

El simpatizante de la causa mapuche fue detenido por Carabineros durante la noche del miércoles, tras evadir un control policial.

En libertad quedó Emilio Berkhoff (31) -simpatizante de la causa mapuche- tras ser formalizado por el delito de atentado contra la autoridad, luego de que fuera detenido por Carabineros durante la noche del miércoles, tras evadir un control policial. El Juzgado de Garantía de Lebu, en la Región del Biobío, determinó dejarlo con la medida cautelar de firma mensual mientras se realiza la investigación, que se desarrollará durante tres meses.

El hecho que derivó en su detención se produjo luego de que personal de Carabineros lo sorprendiera en un vehículo que transitaba contra el tránsito. Tras ello, intentó eludir el control policial, huyendo del lugar intentando atropellar a un uniformado.

Así lo detalló el coronel Darío Sandoval, prefecto de Carabineros de Arauco, quien precisó que “el vehículo iba contra el sentido del tránsito y tras ser controlado por Carabineros intentó huir y en tres oportunidades trató de embestir al funcionario policial, que vestía su uniforme”.

El joven se movilizaba en un automóvil junto a otras dos personas y tras el intento de fuga se inició una persecución que terminó con su arresto, mientras que sus acompañantes se dieron a la fuga, siendo detenidos minutos más tarde.

En poder de los individuos que acompañaban a Emilio Berkhoff se encontraron 10 papelillos de clorhidrato de cocaína y pasta base. Además, al interior del auto se halló un machete.

La Corte de Apelaciones de Concepción le había otorgado la libertad condicional, en octubre de 2017, tras ser condenado a cinco años por porte ilegal de armas, beneficio que podría verse afectado si tras la investigación por el último hecho es condenado.

Ese año, a Berkhoff, quien estudiaba Antropología, se le atribuyó cercanía a la Coordinadora Arauco Malleco (CAM). Antes, en julio de 2015, huyó tras la sentencia en su contra por porte ilegal de armas y munición, y se entregó un año después, en julio de 2016. Desde ese momento, permanecía en la cárcel de Lebu, hasta su libertad condicional.

Su abogada de ese entonces, María Cristina Melgarejo, defensora penal penitenciaria, afirmó que “dado que se cumplían todos los requisitos que la ley exige para la libertad condicional, se le terminó concediendo a Emilio”.

Seguir leyendo