Cruch por llamado de secundarios a rechazar la PSU: "No es responsable hoy día platearse que esto se pueda sustituir por un sistema improvisado"

ALDO-VALLE

Según indicó el rector Aldo Valle, han considerado recursos logísticos extraordinarios adicionales que tienen que ver con diferir el inicio de una prueba si se produce algún hecho que genere bullicio, y también locales alternativos si los hechos fuesen de mayor magnitud.




Esta mañana, el rector de la Universidad de Valparaíso y vicepresidente del Cruch, Aldo Valle, se refirió en Hablemos en Off de Radio Duna acerca de la rendición de la PSU programada para el próximo 6 y 7 de enero, específicamente sobre el llamado que han hecho agrupaciones de secundarios para realizar movilizaciones en los locales de rendición y así evitar que se pueda realizar.

Según han indicado desde la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios de Chile (ACES), están solicitando que la prueba sea suspendida debido a la actual crisis social que se vive en el país.

"Los secundarios en esta coyuntura hemos estado en la calle, somos los que levantamos las movilizaciones que hoy día han ocurrido en nuestro país, y es por lo mismo que no hemos estado estudiando. La gran mayoría se ha estado movilizando en la calle y ahora pretenden que demos la PSU, que tenemos compañeros que están presos, compañeros que han perdido sus ojos, compañeras que han sido violadas, compañeros muertos, familiares que les faltan sus hijos, entonces quieren imponer una normalidad que hoy no existe", indicó el día de ayer Ayelén Salgado, vocera del movimiento.

Varios han sido los llamados, desde manifestaciones en los locales de rendición, no asistir a dar la prueba o incluso marcar todas las respuestas pensando que así se podrá dejar la prueba nula.

Al respecto, el rector Valle indicó desde el punto de vista estadístico, no hay una regla que diga "la prueba no va", y por tanto aquellos que asistan y den la PSU, ésta "va a valer". Es decir, si el estudiante decide marcar todas las respuestas, ésta no quedará nula, sino que el sistema lo leerá y determinará el puntaje acorde.

Si es que existen estudiantes que se vieron imposibilitados de dar el examen, indica, analizarán sus casos. Para eso se reunirán el  9 de enero, dos días después de rendición.

"Y ahí vamos a evaluar, si hubiesen porcentajes, si habrán otros recursos, pero en definitiva, todas las pruebas van a ser válidas", expresó. "Quienes hayan dado la prueba en condiciones de normalidad, van a ser válidas".

Con respecto a la posibilidad de omitir la PSU y considerar solo el NEM y el ranking como método de postulación, Valle indicó que era imposible, pues se produce "un empate masivo".

"Nosotros tenemos una obligación pública contraída a inicios del 2019 con cada una de los que se inscribieron en el proceso de admisión 2020. Ese compromiso publico que tiene el Cruch, el Demre, desde luego nosotros solo podemos honrarlo, llamar a los estudiantes a que asistan al reconocimiento de salas", expresó.

"A mi me parece muy difícil por lo mismo que a alguien se le pase por la cabeza que no se hará esta prueba", agregó. "Esta prueba se va a hacer y se va a tomar en la forma comprometida en el año 2019". Al respecto, agregó que "no es responsable hoy día platearse que esto se pueda sustituir por un sistema improvisado o pretender algún retroceso que le haría muy mal a la educación chilena".

En el caso de que existan interrupciones, indicó, tienen previsto medidas para asegurar que aquellos que van a tomar la prueba, lo puedan hacer.

"Nosotros desde luego estamos empeñados en primer lugar que no haya aquí victimas, finamente, personas que padezcan un impedimento forzado, la acción nuestra consiste en garantizar que las personas puedan rendir estas pruebas".

"Hemos considerado recursos logísticos extraordinarios adicionales que tienen que ver con, por ejemplo, el poder diferir el inicio de una prueba si se produce algún hecho que genere bullicio, una perturbación ambiental que obviamente dificulte la calma que se necesita, y también locales alternativos si los hechos fuesen aun de mayor magnitud", sostuvo, indicando que no querían que ningún estudiante se sintiera "con incertidumbre o inseguridad".

Comenta