Cuech pide que nueva Constitución garantice la educación superior “a través de una provisión gratuita”

imagen-ennio-vivaldi-8557

Ennio Vivaldi, presidente del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (Cuech).

Presentado por el presidente del Consorcio de Universidades Estatales de Chile (Cuech), Ennio Vivaldi, documento elaborado por la entidad invita a romper con la "lógica mercantilista" de la educación superior pública y relevar en la nueva Carta Magna el rol que cumplen las casas de estudio estatales, solicitando que sean "financiadas mayoritaria o completamente mediante aportes basales provenientes del Estado”.




Durante un webinar transmitido esta jornada por Youtube y Facebook, el presidente del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (Cuech), Ennio Vivaldi, presentó un documento elaborado por la entidad denominado “Universidades del Estado y la nueva Constitución” el que aboga por que en la nueva Carta Magna se garantice el derecho a la educación superior, con la provisión gratuita de educación en instituciones estatales de nivel técnico y universitario.

Cabe destacar que la Constitución de 1980 asegura el derecho a la educación, garantizando el acceso gratuito a la educación parvularia, básica y media, pero respecto de la educación superior, solo indica que corresponderá al Estado fomentar el desarrollo de la educación en todos sus niveles.

En el documento del Cuech se destaca que, en la nueva Constitución que se comenzará a discutir este 4 de julio por la Convención Constitucional, “es fundamental la superación del estado subsidiario a partir del cual se han desarrollado políticas públicas que tienden a ser funcionales al mercado, privilegiando la competencia, la privatización y la desregulación del sistema de educación superior”.

Agrega que, “así, será vital generar un nuevo contrato social entre el Estado y sus instituciones, que permita dar respuesta y efectivo cumplimiento al derecho a una educación superior de calidad para todas y todos los habitantes de este país”.

“Es necesario garantizar explícitamente el derecho a la educación superior en la nueva Constitución, siguiendo así ejemplos de países como Portugal, Noruega o Suecia. Para hacerse efectivo, este derecho debe materializarse a través de la provisión gratuita de educación en un conjunto de instituciones estatales de nivel técnico y universitario, reconocidas también en el texto constitucional y financiadas mayoritaria o completamente mediante aportes basales provenientes del Estado”, añade el texto del Cuech.

En este sentido, se indica que la idea es reconocer y apoyar a estas entidades en su rol público, asegurando su adecuado financiamiento “reconociendo las diversas ubicaciones geográficas y las importantes particularidades que las diferencian entre sí”.

“No se busca desconocer o negar el carácter mixto del sistema educacional chileno (...) sin embargo es fundamental relevar explícitamente el rol que cumplen las casas de estudio estatales y otorgarles un tratamiento acorde y distintivo, reconociendo su naturaleza pública y asegurando su provisión gratuita”, añade.

Al respecto, el documento indica que el Cuech hace una invitación a " romper con una lógica mercantilista donde las universidades públicas han debido luchar constantemente por el reconocimiento y financiamiento estatal, superando el trato al que han sido sometidas por décadas como instituciones privadas sin dueño. Esto requiere un nuevo acuerdo social, que las reconozca y considere como parte del mismo Estado, con un propósito ajeno a intereses corporativos, pluralista y promotor del bien común”.

“Estamos atentas y disponibles para contribuir en la formulación más adecuada para incorporar la garantía efectiva del derecho a la educación en todos sus niveles, sin discriminación alguna y que fomente el respeto por la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos”, destaca el texto.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.