Gobierno: jóvenes entre 18 y 30 años son los mayores infractores del confinamiento

Las fiscalizaciones de las medidas sanitarias han aumentado en las últimas semanas. Foto: Andrés Pérez

La subsecretaria de la Niñez, Carol Bown, sostuvo que han registrado un aumento de fiestas clandestinas en las áreas con toque de queda o cuarentena.




Los quebrantamientos de cuarentenas y el toque de queda son una de las preocupaciones de las autoridades. En ese sentido, la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown, explicó que “hay cifras que nos muestran que los mayores vulneradores del toque de queda y de las cuarentenas son los jóvenes entre 18 y 30 años. Por otra parte, nuestras encuestas nos muestran que un alto número de ellos cree que los jóvenes ‘no se contagian’”.

Actualmente, la cuarentena en la Región Metropolitana rige para 38 comunas de la región y el toque de queda a nivel nacional. Según explicó el gobierno, la primera medida se mantiene ante el creciente aumento de casos positivos por coronavirus durante las últimas semanas.

Bown añadió que “hemos visto un aumento de fiestas clandestinas y grupos que parecen no entender la gravedad de la pandemia que nos afecta como país. El llamado a los jóvenes es a cuidarse y respetar lo que se les pide, no solo por ellos, sino por quienes están cerca de ellos, porque somos parte de una comunidad”.

La subsecretaria agregó que “si bien puede ser que para los jóvenes sea menos riesgoso contagiarse, si contagian a otra persona, a un ser querido, a un cercano, puede generar consecuencias que nunca se van a perdonar. Cuidarse no es solo por uno, es por solidaridad, por sentido de comunidad”.

Uno de los casos emblemáticos de las infracciones sanitarias protagonizadas por jóvenes fue una masiva fiesta clandestina en Maipú, el 2 de mayo.

El organizador de este evento fue formalizado y la Fiscalía Occidente está en la búsqueda de los participantes de la fiesta.

Un caso similar, pero con menos masividad, ocurrió el fin de semana pasado en Santiago Centro, donde Carabineros detuvo a 29 personas que participaban de una fiesta en un departamento en calle Copiapó. Todos fueron arrestados por infringir el artículo que regula la salud pública.

Las fiscalizaciones, por lo mismo, han aumentado. Según datos del Ministerio de Salud, el 26 de mayo se realizaron 1.019 controles para el cumplimiento de las cuarentenas, aumentando las fiscalizaciones en un 4,1% durante las últimas semanas.

Además, para las cuarentenas preventivas, el martes se hicieron 10.981 fiscalizaciones y 135.934 controles sanitarios a nivel nacional.

El Ministerio de Salud, en coordinación con las seremis de cada región y Carabineros, controla, además de las cuarentenas, el uso de mascarillas en la vía pública, en el transporte público, y también las salidas desde las regiones con restricciones. En general, todas las fiscalizaciones se han incrementado en un 8%, diariamente.

Por su parte, Carabineros ha detenido a 10.741 personas por delitos o faltas asociadas a la contingencia. De estas, una mitad ha sido arrestada por incumplir el toque de queda, y la otra mitad por poner en riesgo la salud pública.

El gobierno, en tanto, pidió el martes al Senado apurar la tramitación del proyecto que endurece las sanciones a quienes no cumplen las medidas sanitarias en cuarentena. El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, advirtió que se necesita esta legislación para lograr sanciones más elevadas.

Comenta