La lucha del Sename por abrir una nueva residencia en el Biobío

SenameWEB

Vecinos rechazan apertura de la casa ubicada cerca del parque Ecuador, ya que, dicen, no cumpliría con la infraestructura necesaria.




"Hay mucho prejuicio respecto al perfil de estos niños y jóvenes. Hay mucho desconocimiento, por lo que no es sorprendente ver preocupación y hasta rechazo de algunas personas respecto a la instalación de una residencial familiar en sus barrios". De esta manera la directora del Servicio Nacional de Menores (Sename) del Biobío, Ximena Morgan, se refirió al pronunciamiento de la Junta de Vecinos Parque Ecuador Sur de Concepción que envió cartas a distintas autoridades para evitar que una residencia para jóvenes se instale en calle Chacabuco.

Se trata del Centro Nuevo Amanecer, el cual acoge a 23 adolescentes derivados por Juzgados de Familia y que se mudarán a dos nuevas residencias ubicadas en el centro de Concepción. Esto, en el marco de la política de gobierno de cerrar los Centros de Reparación Especializada de Administración Directa (Cread).

"Se eligió ese lugar por ser céntrico y nos permite acceder a distintos grupos socioculturales donde los jóvenes pueden desarrollar sus talentos y destrezas. Es un lugar muy codiciado en Concepción porque que está próximo a muchas redes de desarrollo y de oportunidades", asegura Morgan.

Entre sus argumentos el grupo de vecinos liderado por su presidenta, Inés Flores, afirma que el sector no es el más idóneo debido a la presencia de botillerías, puntos de prostitución y venta de droga.

"Esta residencia se iba a instalar en el barrio universitario y los vecinos juntaron firmas para que no lo hicieran y ahora se van a calle Chacabuco. Aquí hay muchos problemas que van a afectar la rehabilitación de estos niños. El parque Ecuador, por ejemplo, es un lugar con mucha delincuencia y venta de drogas. Además, a una cuadra de esta residencia tenemos el histórico problema de prostitución, por lo que pedimos que se reubique la residencia en otro lugar", dijo Flores. Las residencias familiares son casas de aproximadamente 400 metros cuadrados, uno de los requisitos principales para albergar un máximo de 15 jóvenes por casa.

Los vecinos también alegan que la nueva propiedad arrendada a un particular, no reúne las condiciones adecuadas en su diseño para una residencia familiar, ya que anteriormente era un centro cultural, y cuenta con una sala de cine, un ascensor, capilla y confesionario. Así, el próximo 2 de octubre se realizará una mesa de trabajo donde participarán autoridades y vecinos para conocer en detalle el proyecto de residencias familiares de Sename, las cuales ya están en proceso de remodelación.

Comenta