La vacuna está reduciendo duración de las hospitalizaciones: el peak UCI ya se alcanzó y desescalada es la más rápida de toda la pandemia

UCI Hospital El Carmen (6577430)

Luego de que a inicios de marzo se alcanzara el peak, la ocupación de las unidades de alta complejidad ha caído un 30%. Expertos apuntan a que la estadía de las personas inmunizadas es más breve, y a un mejor manejo de los pacientes por parte del personal de salud.


En la primera ola de Covid-19 la estadía promedio de los pacientes en las UCI bordeaba las dos semanas. Hoy, en cambio, este rango no supera los 10 días. ¿La razón? Los efectos de la vacuna, coinciden distintos expertos, y su capacidad para atenuar los estados más graves de la enfermedad.

Así lo están constatando distintos prestadores de salud, públicos y privados, que están viviendo la desescalada asistencial más rápida de toda la pandemia, tras el rebrote de casos provocado por la variante ómicron a inicios de este año.

Como en el resto del mundo, el nuevo linaje provocó un aumento explosivo de infecciones. De hecho, este año se alcanzaron registros históricos: el 11 de febrero el Ministerio de Salud informó 38.466 casos, el récord de transmisiones diarias. Y al día siguiente comenzó el descenso, que se sostiene hasta ahora, con 8.025 contagios reportados en la última jornada.

Como consecuencia, el requerimiento de camas críticas también creció, con un ascenso marcado desde fines de enero, que alcanzó su peak el 3 de marzo, con 1.107 pacientes internados en las UCI de todo el país.

Y lo nuevo vino desde ahí. Una vez estabilizada la demanda asistencial, el descenso ha sido notoriamente brusco y ayer los cupos utilizados llegaron a 774 en la red. Es decir, en tres semanas disminuyó un 30% el requerimiento de las unidades de máxima complejidad.

Una caída rápida, además, si se compara con las olas anteriores. Para la primera, el peak de pacientes en una unidad compleja fue el 28 de junio, con 2.129 camas ocupadas, y tres semanas después eran 1.724, lo que implica una reducción del 17%. Luego, en el peor momento de 2021 se contabilizaron 3.406 personas graves, y 21 días después eran 2.979, una caída del 12%.

En los establecimientos de salud explican que la diferencia entre las olas es notoria. Así lo señala el coordinador de la Unidad de Paciente Crítico del Hospital Barros Luco, Luis Castillo: “Hay una disminución significativa y muy rápida. En sólo siete días hubo una reducción por sobre el 20%, lo que implica una caída violenta. Yo creo que si esto sigue así, la próxima semana deberíamos tener 500 pacientes en UCI a nivel nacional”.

Los especialistas sostienen que este cambio en la velocidad en la caída de la curva es consecuencia de distintos factores. Uno de ellos es el linaje del virus, pues la alta contagiosidad de ómicron ha cambiado el comportamiento de la pandemia.

En ese contexto, Gabriel Cavada, epidemiólogo y académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, sostiene que “es más rápido, porque cuando una epidemia tiene una mayor probabilidad de contagio, como es ómicron, se espera que rápidamente al virus se le acaben los susceptibles, entonces se llega rápidamente al peak y baja rápidamente también”.

Efecto vacuna

Sin embargo, los expertos apuntan que la razón principal de la abrupta caída en la ocupación de camas UCI es consecuencia del proceso de vacunación contra el Covid-19.

El jefe de la Unidad de Paciente Crítico de la Clínica Indisa, Sebastián Ugarte, explica que, por una parte, ómicron es menos letal que otras cepas del coronavirus que han circulado, a lo que se suma los beneficios de la inmunización.

Hay una disminución rápida en pacientes, que tiene que ver más con el porcentaje de población vacunada que con la cepa misma. Vemos que los pacientes que están vacunados y que llegan a la UCI tienen una evolución más rápida y requieren menos tiempo en ventilación mecánica, por lo que salen antes de la UCI”.

Castillo, también excoordinador de la Unidad de Paciente Crítico del Hospital Barros Luco, afirma que durante la primera ola los pacientes con coronavirus permanecían 14,8 días, en promedio, en las UCI y que ahora la media de la estadía es de 10,3.

“Esto tiene relación con la variante, porque ómicron afecta más los bronquios que a los pulmones. Segundo, hay más conocimiento por parte de los equipos médicos y se actúa rápido”.

El proceso de inoculación masiva el país comenzó el 3 de febrero de 2021 y desde entonces gran parte de la población chilena se ha vacunado. De acuerdo a la última actualización del Minsal, 16.771.562 personas ya tienen su esquema basal de dos dosis, lo que implica un 91% de cobertura. Mientras, 16.771.562 chilenos ya recibieron el refuerzo, a la vez que ya se inició la distribución de la cuarta dosis.

Mabel Aylwin, infectóloga de Clínica Universidad de los Andes, coincide que los altos niveles de vacunación fueron fundamentales para enfrentar ómicron, pues afirma que, en las olas anteriores, con un tercio de los casos positivos, la cantidad de pacientes era el triple.

“Hay varios factores para explicar la disminución, pero uno muy importante es la inmunización. No habríamos podido tener está tremenda ola de ómicron y hacer una vida casi normal si no fuera por la tasa de vacunación que tenemos”

La inmunización triple también marca una diferencia en las hospitalizaciones en UCI y en la mortalidad. La tasa de ingreso a una unidad crítica es de 4,5 por cada 100 mil habitantes sin protección contra el virus. En quienes tienen su esquema completo, en tanto, esta cifra desciende a 1,2, mientras que en la población con el refuerzo quienes requieren una cama crítica son apenas 0,4 por cada 100 mil habitantes.

En la tasa de mortalidad la inoculación también tiene resultados positivos. Según las cifras, la incidencia en el grupo con la vacuna de refuerzo es 1, mientras que con dos dosis sube 3,7 y en el caso de los no vacunados aumenta a 4,9.

En este contexto, Castillo detalla que los pacientes inmunizados que llegan tienen otros antecedentes médicos: “En general son enfermos sobre los 60 años. La mitad de los pacientes son no vacunados y los otros con esquema completo tienen una carga muy significativa de alguna enfermedad, pero la inmunización ha permitido protegerlos de cuadros muy graves”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.