Mañalich apuesta por sumar especialistas extranjeros a la red

Foto: Agenciauno

El ministro valoró que el Senado aprobara normativa que permite a estosmédicos ejercer por dos años sin acreditar especialización. Según el senador Girardi, esto beneficiaría a 1.400 profesionales.




El ministro de Salud, Jaime Mañalich, agradeció el apoyo del Senado a una iniciativa de ley apoyada por el Ejecutivo, la que habilita a médicos especialistas extranjeros trabajar en el sector público sin necesidad de acreditar su especialidad ante la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (Conacem).

Actualmente, para que un médico especialista trabaje en el sector público necesita que la universidad que lo formó acredite su especialidad ante la Superintendencia de Salud o conseguir la certificación ante la Conacem. Eso implica que los facultativos presenten sus antecedentes ante un comité de expertos que los evalúa, haciendo un examen práctico y teórico.

Sin embargo, la Conacem planteó reparos a la iniciativa. El presidente de la entidad, Lorenzo Naranjo, señaló ante la Comisión de Salud del Senado que habilitar especialidades en Chile es extremadamente delicado: “Atenta contra la calidad de la medicina. Con Venezuela tenemos un problema, tienen especialistas sin reconocimiento universitario. Nosotros hacemos un esfuerzo en reconocer al menos a los que pertenecen al Colegio Médico, pero un 50% de estos no tiene formación universitaria”.

El académico de salud pública de la Universidad de Santiago Claudio Castillo considera que este proyecto de ley, en el contexto actual, no es necesario: “El decreto que fijó la emergencia sanitaria establece criterios de excepcionalidad que permite contratar este tipo de médicos. Por lo tanto, en el marco en que estamos no se necesita regular esta autorización legal, puesto que hay una autorización en el marco de la emergencia”. Castillo, además, considera que fuera del escenario de la pandemia es “del todo justo que un médico extranjero acredite en Chile ante la comisión que corresponde sus credenciales técnicas para ejercer una especialidad”.

El Colegio Médico, por su parte, rechaza el proyecto. En una declaración pública divulgada a inicios de junio, señalan que no son partidarios “de eliminar la exigencia de estándares mínimos para el ejercicio de la medicina”, ya que “es necesario certificar los conocimientos de todos los médicos que se dispongan a atender pacientes en nuestro país, sean de la nacionalidad que sean”.

Los comentarios de Conacem hicieron que la disposición se aprobara, agregando ciertos requisitos. “Salvaguardamos el espacio de solo dos años, que sea exclusivo para centros públicos y que aquí no se considere el que hayan reprobado Conacem, son requisitos básicos con el cumplimiento de planes de estudios adecuados”, dijo el martes la senadora DC Carolina Goic.

El senador PPD Guido Girardi, en tanto, agregó que junto con aprobar el proyecto se debe “garantizar recursos en el presupuesto”. Según comentó a los senadores, se les dijo que esto permitiría contratar cerca de 1.400 médicos.

En el Senado hubo un voto en contra, del senador RD Ignacio Latorre, quien manifestó que bajar los estándares de calidad “genera una gran brecha en la salud pública, porque será en el sector privado donde estarán los especialistas acreditados”.

Comenta