Ocho niños menores de un año han fallecido por Covid-19 en Chile

Los niños pequeños pueden tener una respuesta inflamatoria grave al Covid-19.

Se había sindicado como un grupo etario de muy bajo riesgo, pero el reporte del Minsal muestra que la evolución del coronavirus en lactantes sí tiene desenlaces fatales.




El pasado miércoles 3 de junio, el seremi (s) de Salud de Valparaíso, Jaime Jamett, comunicó en su informe diario que, entre las personas fallecidas, había una menor de un año. “Los decesos que hoy reporto corresponden a un hombre de 53 años, un hombre de 77 años, un hombre de 63 años y a una mujer, lamentablemente, una lactante, de 10 meses”, señaló la autoridad.

Según detalló Jamett, se trataba de una lactante de 10 meses que llegó al Hospital San Agustín de La Ligua con un paro cardiorrespiratorio y sospecha de coronavirus. Solo tras su muerte se conoció el resultado del test PCR: positivo para Covid-19.

Ese caso, junto a otro en Curicó, registrado el 10 de junio, engrosan la lista de lactantes fallecidos por la pandemia. Según los datos entregados por el Departamento de Estadísticas e Información en Salud (Deis), y con corte al 18 de junio, son ocho los casos en el país, entre confirmados y sospechosos, de un total de 7.153 decesos por el virus.

El pediatra de la U. Católica, y expresidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, Humberto Soriano, recalca que, afortunadamente, la cifra hasta ahora es baja, pero no menos relevante en cuanto a criterios de precaución. Soriano detalla que hay tres factores que complican las enfermedades en los lactantes, a diferencia de los niños por sobre el año.

“El tracto respiratorio de un lactante es más delgado. Es importante mantener la nariz destapada con suero y con succionador nasal en menores con afecciones respiratorias importantes. Por otro lado, los bebés bajo el año no tienen toda su inmunidad desarrollada y es por eso que los vacunamos. Y en todo sentido, los lactantes son más frágiles, precisan de más cuidados”, explica.

En tanto, el jefe de la UTI pediátrica de Clínica Las Condes, Roberto Dalmazzo, explica que ha habido una percepción de bajo riesgo en el contagio de niños, pero que algunos sí tienen una mala evolución del virus. El riesgo, explica, estaría en factores genéticos.

“La gran mayoría de los niños hace un cuadro leve. Y uno que otro reacciona con respuestas inflamatorias entre una o dos semanas después de la infección. Al igual que el Síndrome de Kawasaki -que se ha descrito como un efecto del coronavirus en lactantes- hay grupos de niños que tienen una constitución genética que hace que tengan este tipo de respuestas”, comenta.

Dalmazzo enfatiza que este cuadro grave detectado en niños pequeños corresponde a “una inflamación de los vasos sanguíneos, en particular de las arterias coronarias. La muerte es por un infarto”, detalla.

Según el Deis, en 2019, entre marzo y junio, fallecieron 10 lactantes por afecciones respiratorias. Y aunque no se conoce con precisión la causa, el virus más común en este grupo etario es el sincicial.

Marcela Potin, infectóloga pediátrica, de la Red Christus UC, afirma que “el Sars CoV-2 ha reemplazado los otros virus que producen mortalidad en niños. Las muertes acumuladas son todas por un solo virus. Es comparable a un año normal en que hay varios virus circulando, pero esta vez hay solo uno”.

De acuerdo al reporte del Deis, de los ocho casos de lactantes fallecidos, tres están confirmados y cinco son “sospechosos”. Sin embargo, para la exjefa del departamento, la médica estadística Danuta Rajs, “en el Covid-19 es mínima la variación de muertes que no terminan siendo confirmadas. Hay una manera errónea de comunicarlo: estos no son casos sospechosos, sino que muertes por Covid-19 sin el virus identificado, o sea, sin el examen”, explica.

Primeros fallecimientos

Al menos cinco fallecimientos por coronavirus ocurrieron antes del 21 de marzo, fecha en la que se reportó, oficialmente, el primer deceso por el virus en el país, según el reporte del Minsal.

La primera muerte oficial no estuvo exenta de polémicas, a propósito de la confirmación a través de Twitter, por parte del exministro de Salud, Jaime Mañalich, y por imprecisiones en la historia clínica sobre cómo se contagió la mujer de 83 años.

Sin embargo, no sería esta la primera víctima fatal, tras la certificación posterior que hace el organismo estadístico de los datos informados en los certificados de defunción. Rajs explica que estas correcciones pueden ocurrir por dos factores.

“En la codificación, aunque no necesariamente diga ‘Covid-19′ o ‘Sars-CoV-2, basta con que el médico haya puesto algo que lo sugiera y la codificadora deducirá mediante su razonamiento lógico complejo que corresponde a Covid-19, eso es lo que predomina. Aunque no diga de manera explícita, hay otras causas en este momento que dan cuenta de que es coronavirus”, dice.

Bajo este mismo criterio, el primer deceso por la pandemia en el país habría ocurrido cinco días antes, el 16 de marzo.

De la misma forma, la corrección de la fecha de los primeros fallecidos puede corresponder a muertes inscritas de manera posterior, pero con una defunción de días atrás, añade Rajs.

Cabe destacar que la codificación se realiza mediante la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10), que es el estándar internacional que sigue el organismo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.