Supuesto "ecoterrorista" guardó silencio ante citación a declarar de fiscalía

Bombazo

El Labocar levantó evidencias desde el lugar del atentado. Foto: ATON

Hasta la Fiscalía Sur llegó Camilo Gajardo Escalona (28) durante la tarde de este jueves. Estuvo cerca de dos horas y solo manifestó su derecho a guardar silencio ante los investigadores.




Hasta la Fiscalía Sur llegó esta tarde Camilo Gajardo Escalona (28), el imputado por la colocación de seis artefactos explosivos en Santiago, entre 2017 y este año. El Ministerio Público lo citó a declarar para que explicara cómo ocurrieron los hechos.

A Gajardo, a quien se le atribuye ser el supuesto "ecoterrorista" que se adjudicó los ataques, se le formalizó el 9 de agosto por seis hechos y 12 delitos, de los cuales nueve se enmarcan bajo la Ley Antiterrorista, entre ellos el atentado explosivo al expresidente de Codelco, Óscar Landerretche, al presidente de Metro, Louis de Grange, y la explosión en un paradero del Transantiago, en Vicuña Mackenna.

Sin embargo, Gajardo, al presentarse ante los fiscales solo manifestó una cosa: usaría su derecho a guardar silencio. De esta manera, el Ministerio Público no pudo consultarles por la evidencia que el grupo especializado antibombas del OS-9 de Carabineros encontró en su casa, en Puente Alto, ni menos sobre si tuvo o no participación en los atentados.

El que no haya declarado no llama la atención en este tipo de causas. Ello, pues nunca los sospechosos de colocación de artefactos explosivos declaran ante los investigadores. Así ocurrió con Juan Flores, condenado por el atentado en Escuela Militar, en 2014; y con Kevin Garrido y Joaquín García, condenados por la colocación de una bomba en la Escuela de Gendarmería.

De esta manera, para quienes conocen este tipo de causas, se marca un patrón de los sospechosos en este tipo de casos. Sin embargo, tanto la Fiscalía Sur como el equipo del OS-9 continúan con las pesquisas para lograr reunir más pruebas sobre estos hechos, y avanzar en una eventual condena del imputado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.