Víctimas de Karadima valoraron diálogos personales con el Papa

Autor: Carlos Reyes

Hamilton, Cruz y Murillo ayer, en un balcón del Vaticano.

Hoy, Hamilton, Cruz y Murillo participaron del Angelus dominical desde un balcón del Vaticano.


Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, las víctimas de abuso por parte del ex párroco de El Bosque Fernando Karadima, participaron la mañana de ayer del Angelus dominical realizado por el Papa Francisco en la Santa Sede.

Los tres se ubicaron en un balcón del palacio apostólico, emplazado a pocos metros de la Capilla Sixtina, para presenciar la actividad, siendo vistos por los asistentes a la Plaza San Pedro.

Durante la tarde, Juan Carlos Cruz se reunió por más de dos horas y media con Francisco, concluyendo, de esta manera, las reuniones personales que el Papa se comprometió a tener con las víctimas de Karadima.

“Estoy conmovido. Me escuchó con gran respeto, cariño y cercanía, como un padre. Profundizamos en muchos temas. Hoy tengo más esperanza en el futuro de nuestra Iglesia. A pesar de que la tarea es enorme”, declaró tras la cita a través de su cuenta de Twitter.

Su valoración positiva del diálogo con el Sumo Pontífice se sumó a las palabras que días previos hicieron James Hamilton y José Andrés Murillo en el mismo tono. “Solo espero que sea útil. Que ayude a cambiar lo que sea necesario para que el mundo sea un lugar que cuide, sane acompañe y no que maltrate”, sostuvo Murillo el viernes pasado, mientras que Hamilton escribió el sábado que su reunión fue “sincera, acogedora y enormemente constructiva”.

Días finales

Para hoy está previsto que se efectúe la última actividad que los tres tendrán junto a Francisco, la que al igual que las anteriores tendrá un carácter reservado.

Hasta el momento no se conocen detalles de las conversaciones que han sostenido de forma individual con el Pontífice, pero se espera que estas dudas sean respondidas el miércoles, cuando los tres realicen una conferencia de prensa para hacer un balance de la cita con el Papa.

Otra de las incógnitas es lo que pase en estas dos semanas previo al encuentro que los obispos chilenos tendrán con el Sumo Pontífice en Roma.

La cita, que se espera se realice a mitad de mayo, se da luego de que el Papa los invitara para dialogar respecto de las conclusiones del informe realizado por el arzobispo Charles Scicluna, quien recopiló información sobre el obispo de Osorno, Juan Barros. Este sacerdote ha sido acusado de presunto encubridor de Karadima.

Seguir leyendo