La descentralización va por dentro

Autor: La Tercera

El Kiosco Roca, el emblemático local de Punta Arenas designado mejor picada de Chile en 2012, trepa por Chile. Ya tiene locales en Concepción, Santiago, Valparaíso y Viña desde donde trata de imponer la extraña combinación que lo ha hecho famoso en sus tierras.

Algunos llevan la bandera de Magallanes bordada en sus chaquetas o mochilas o la tienen colgada en los balcones de sus casas o dormitorios y todos hablan de ese lugar lejano y con horario propio, como si fuese un edén perdido entre el hielo y el frío. También hablan con entusiasmo de una picada que se encuentra en Punta Arenas. No es, según ellos, cualquier picada, sino la primera y mejor –por así decirlo- de Chile donde sirven una combinación improbable: choripanes y leche con plátano.

Y ahora, la picada típica magallánica trepa por Chile.

Primero llegó a Valparaíso, siguió el local de Viña del Mar, luego Santiago a fines de abril y en la segunda semana de mayo abrió en Concepción. La clave de la expansión ha sido mantener la carta tan fiel –y acotada- como siempre: choripán, choriqueso y leche con plátano. Hay que aclarar que por choripán no estamos hablando del que se conoce en la zona centro-sur de Chile, con una longaniza a la parrilla adentro de una marraqueta. No, ellos tienen el suyo propio con una pasta de chorizo, más suave, en una hallulla crocante y con un poco de mayonesa casera. Por tamaño y contundencia, uno no es ninguno.

La historia dice así: el local comenzó en 1932, pero no se llamaba Kiosko Roca (www.kioskoroca.cl) ni tampoco quedaba en la Calle Roca 875. Funcionaba en la Plaza de Armas de Punta Arenas. No fue hasta 1947 cuando se cambiaron a su locación actual y adoptó el nombre que los hace conocidos. En esa época, además de los clásicos sándwiches de chorizo, vendían completos y cervezas, además de leche con frutilla, la que fue reemplazada el año 78 -porque no es fácil conseguir frutillas en Punta Arenas- por la actual leche con plátano. Tras muchos dueños, en 1967 pasó a manos de la familia Harambour, que mantiene el local hasta hoy con la misma fórmula y, como agregado, la pasión por Universidad de Chile, el equipo de fútbol que decora cada rincón del local.

En 2016, Paula Abello, la siguiente en el linaje Harambour, tomó la administración del kiosco y empezó a envasar los choripanes y los convirtió en un artículo “para llevar”, pues notó que muchos magallánicos de visita en sus tierras se los querían llevar a su destino en otras regiones. La idea produjo interés pero chocó con la barrera del envío, pues “ninguna empresa de correos me dejaba mandar por encomienda los choripanes envasados”, explica. Acto seguido, pensó en cómo sacar el negocio de la región, buscó en Google cómo convertir el local en una franquicia hasta dar con el portal Franquicias Chile, en el cual aparece hoy día con un valor estimado de inversión que parte en los 59 millones de pesos.

imagen-_msm4927

La idea ha tenido buenos resultados: los primeros días tras su apertura en Valparaíso –local que como era de esperar tienen en su Facebook fotos de Gabriel Boric comiendo allí- tuvieron un boom tal que quedaron brevemente sin stock. Algo similar ocurrió en el de Santiago, donde inauguró este mes, y ha tenido buena clientela.

Pero sacar el kiosco de la región no resulta sencillo. Partiendo porque su combinación de choripán no tradicional y leche con plátano levanta más de una ceja. “Obviamente que la mezcla sorprende al principio. Pero el magallánico tiene este gusto adquirido desde hace muchísimos años, entonces en un principio son ellos nuestro primer público, el resto va por curiosidad del producto y por lo nombrado de la marca”, explica Abello.

El kiosco no es la primera picada que tiende a hacer el camino de ir de la región a la capital, pero sí es pionera en volverse franquicia. Como explica Abello, “Tratamos de que nuestro kiosko sea como la embajada de la región al resto del país, es así que la decoración de los locales tiene las fotos de Magallanes y nuestro uniforme es la bandera de la región. ¿Regionalistas?, absolutamente. Siempre decimos que nosotros somos la república independiente de Magallanes”.

Seguir leyendo