La historia de los corgis de la Reina Isabel II

Autor: La Tercera

Esta raza de perro ha formado parte de la familia real británica desde que la reina Isabel II tenía 7 años. Durante su reinado, ha tenido más de 30 perros de esta raza, todos descendientes de Susan, un corgi que le regalaron a los 18 años.

La fascinación de la Reina Isabel de Inglaterra por sus corgis no es algo nuevo: Esta raza de perro ha acompañado a la familia real desde 1933. Durante su reinado, la reina ha tenido más de 30 perros de esta raza.

Los “corgis reales” han ganado fama en el mundo y han sido representados en muchas formas. Para el Jubileo de Oro de Isabel II, la moneda que se creó para la fecha se muestra a la reina Isabel junto a uno de sus perros.

jubilee-queen-elizabeth

La historia del vínculo de la reina con los corgis se remonta a cuando tenía 7 años. Tras encariñarse con los corgis de los hijos de Marquess of Bath, el Rey Jorge VI compró a Dooki en 1933. Debido a que el perro era tan consentido, lo comenzaron a llamar “Duque”, nombre que después derivó a Dooki.

Con Dookie, la madre de la Reina Isabel II, Isabel I introdujo un disciplinado régimen para los corgis que fueron llegando a la familia. Cada uno debía tener su propia canasta para dormir alzada del suelo para evitar corrientes de aire. Las comidas son servidas a cada perro en su propio plato y con una dieta aprobada por expertos veterinarios. Galletas de carne para perro son dadas con el desayuno, mientras que la cena consiste en comida de perro con salsa de carne.

Crackers (diciembre de 1939 – noviembre de 1953) fue uno de los corgis compañeros de Isabel I hasta que ambos se retiraron al Castillo de Mey en Escocia. En 1944 le regalaron a Isabel II un corgi llamado Susan por su cumpleaños número 18. Susan estuvo con Isabel II durante su luna de miel en 1947 y hasta ahora, todos los corgis que ha tenido la reina han sido descendencia de ella.

corgi4-isabel-ii

Hoy en día los corgis de la Reina residen en la Habitación de los Corgis en el Palacio de Buckingham, en donde ella misma los cuida.

En el año 2007, la Reina Isabel II tenía cinco corgis (Monty, Emma, Linnet, Willow y Holly), cinco cocker spaniels (Bisto Oxo, Flash, Spick y Span), y cuatro dorgis (cruza entre un dachshund y un corgi), Cider, Berry, Vulcan y Candy.

Willow y Holly hicieron una aparición durante un skit en donde James Bond (Daniel Craig) llegaba al Palacio de Buckingham para escoltar a la reina a la ceremonia de apertura de las Olimpiadas de Verano del 2012.

En julio del 2015 la reina dejó de cruzar a sus corgis, pues según sus palabras, no quería dejar ningún cachorro o perro joven solo en el caso de que ella falleciera.

 

Seguir leyendo