Calidad en la educación superior en tiempos de incertidumbre



Por Diego Durán, presidente de la Red de Universidades G9 / Rector de la Universidad Católica del Maule

Desde marzo, el distanciamiento físico impuesto por la crisis sanitaria ha requerido que las instituciones de educación superior reprogramen sus actividades de pregrado y postgrado y reasignen recursos que, junto con resguardar la continuidad de sus funciones, cuiden a sus comunidades frente al Covid-19 y preserven la calidad de la docencia y gestión institucional.

Las universidades que conforman la Red G9 han debido optar y priorizar por las actividades docentes que se pueden realizar en modalidad remota. A su vez, han fortalecido las aulas virtuales, tanto para la labor académica como para el monitoreo de desempeño y necesidades de los estudiantes, y se ha dado continuidad a los procesos de autoevaluación y planes de mejora, en especial respecto de las carreras cuya acreditación está por vencer.

Un escenario en el que, entre otros aspectos, se debe intentar responder a la agenda contingente y, al mismo tiempo, no dejar de lado los compromisos de los planes de mejoramiento institucional. Aun así, la pandemia puede constituir una oportunidad de aprendizaje para todo el sistema de aseguramiento de la calidad, aludiendo a que el uso de herramientas virtuales permite potenciar la educación superior y genera nuevas posibilidades.

Para las instituciones de la Red G9, la preocupación por la calidad en sus diversos procesos se refleja en el promedio de 5,7 años de acreditación institucional de las universidades integrantes, superior al 5,0 del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas.

Creemos que debemos trabajar para resguardar la calidad, en medio del estado de incertidumbre actual, enfrentando los nuevos desafíos que han surgido para el sistema de educación superior en su conjunto y lo que significa un sistema mixto de educación, manteniendo la rigurosidad para el logro de los resultados de aprendizaje comprometidos.

Los rectores de la Red G9 hemos presentado una serie de propuestas para contribuir a impulsar acciones desde la Comisión Nacional de Acreditación (CNA). Una de las soluciones ya está en marcha y ha provenido de la misma CNA, en términos de flexibilidad, extensión y ajustes de los procesos de acreditación.

Es de importancia la reflexión que hemos realizado junto a la CNA y otras autoridades respecto a la adecuación de los criterios de evaluación al contexto actual y de la necesaria valoración de los procesos de autorregulación. Por esta razón, hemos organizado durante octubre un ciclo de seminarios virtuales denominado “Calidad en tiempos de incertidumbre”, con el objetivo de ampliar la comprensión de los diferentes actores del sistema de educación superior respecto de los actuales desafíos para el aseguramiento de la calidad, y ofrecer un espacio para compartir experiencias y buenas prácticas institucionales en torno a los sistemas internos de gestión y aseguramiento de la calidad.

Como G9, manifestamos la necesidad de vinculación e integración de los distintos ministerios y organismos involucrados en el tema de aseguramiento de la calidad, con el objetivo de que los acuerdos que se generen tengan un efecto positivo respecto a las exigencias hacia las instituciones de educación superior.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.