Cuarto retiro y el apoyo electoral: una ilusión

Los ministros SEGPRES y SEGEGOB votan simbólicamente

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO




Por Sebastián izquierdo y Clemente Larraín, investigadores del Centro de Estudios Públicos

Muchos creemos que el apoyo parlamentario a un cuarto retiro del 10% de las cuentas previsionales se explicó principalmente por motivos electorales. Los parlamentarios percibieron la popularidad de esta medida y supusieron que rechazarla les traería costos, por lo que decidieron ignorar o relativizar la evidencia de su impacto en la inflación, desigualdad y en las mismas pensiones. La lógica detrás de este razonamiento supone que, como el proyecto de ley se votaba poco tiempo antes de los recientes comicios, quienes lo rechazaban habrían arriesgado su reelección o su paso al Senado. Muchos lo admitieron sin vergüenza y presionaron para que se aprobara antes del 21 de noviembre. Conocidos los resultados electorales, nos preguntamos: ¿existió una relación entre la votación del cuarto retiro y el posterior desempeño electoral? Analizamos los datos y estos indican que no es posible atribuir beneficios o costos electorales a partir del apoyo o rechazo a este proyecto. Revisemos.

Todos los actuales parlamentarios de “Apruebo Dignidad” y “Nuevo Pacto Social” que buscaron permanecer en el Congreso votaron a favor del cuarto retiro, por lo que no es posible estimar efecto alguno. En cambio, de los diputados y senadores de “Chile Podemos +” que volvieron a postular, un 47% votó en contra, mientras el resto votó a favor o se abstuvo. De esta forma, comparamos sus desempeños electorales para evaluar alguna relación entre el apoyo, rechazo o abstención sobre esta medida y el efecto electoral, centrándonos en aquellos distritos y circunscripciones donde se postularon al menos dos candidaturas de la misma lista con posiciones disímiles.

Por una parte, en cinco regiones se presentaron candidatos al Senado con distintas posturas sobre el cuarto retiro dentro de “Chile Podemos +”. Entre aquellos que votaron en contra, un 83% fue electo, mientras que solo un 25% de los que votaron a favor y un 33% de los que se abstuvieron fueron elegidos. En síntesis, los candidatos oficialistas al Senado que rechazaron la medida no tuvieron un peor desempeño que sus otros compañeros de lista.

Por otro lado, en ocho distritos se presentaron a la reelección diputados oficialistas con diferentes votaciones sobre el cuarto retiro. Si bien, por una parte, quienes votaron en contra tuvieron un peor desempeño electoral en relación a la elección de hace cuatro años, pues perdieron 2,7 puntos más en promedio con respecto a quienes aprobaron y 3,8 puntos en promedio con respecto a quienes se abstuvieron, fueron reelectos en mayor proporción. Así, en términos de escaños, dos tercios de los diputados que rechazaron el cuarto retiro lograron reelegirse, en comparación con la mitad de los que estaban a favor o se abstuvieron dentro de su mismo pacto. En definitiva, no hay evidencia para afirmar que el rechazo a la medida tuvo un costo electoral sustantivo.

El proyecto se volverá a votar hoy en la Cámara. Los parlamentarios todavía podrían sentirse amenazados ante su popular apoyo, aunque ya no existen incentivos electorales al corto plazo y el desempeño electoral depende de factores complejos que no conocemos del todo. Lo que sí sabemos, es que la evidencia muestra una sobrevaloración de la importancia electoral de los retiros, mientras que las pensiones son aún más bajas y la inflación y las tasas crediticias aumentan. Ya es tiempo de que los parlamentarios dejen de ignorar los enormes costos que un cuarto retiro tiene para el presente y futuro de los chilenos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.