Subsidio, ¿solo para mujeres?

Personal del registro civil entrega documentos, durante que Carabineros de la 51 Comisaria en conjunto con el Registro Civil y juntos están con una oficina móvil y reten movil entregando clave única para facilitar tramites electrónicos de salvo conductos para trabajadores y dejases, donde Lo Valledor seguirá en funcionamiento parcial para mayoristas antes dude entrar en cuarentena por la comuna de Pedro Aguirre Cerda por COVID-19. FOTOS: JOSE FRANCISCO ZUÑIGA/AGENCIAUNO

Más que por un subsidio exclusivo, la solución al problema pasa más bien por lograr un marco de apoyo comprehensivo a la trabajadora, que complemente la ayuda monetaria y permita incorporarla considerando las distintas dimensiones que conciernen a su decisión laboral.



Es innegable el aumento de la participación femenina en el mercado laboral de las últimas décadas. Si bien no completamente, este avance ha permitido cerrar brechas históricas con respecto al empleo masculino y, con ello, contribuir enormemente al progreso social del país, tanto en términos de crecimiento y pobreza, como de desigualdad y movilidad social. Sin embargo, hoy, este logro está en peligro.

Como ya se ha discutido ampliamente, la crisis actual ha significado un golpe laboral más fuerte para las mujeres, puesto que ellas tienen mayor presencia en los sectores más afectados, como comercio y servicios. Además, hay que tener en cuenta que ellas, en su mayoría, asumen labores domésticas de manera desproporcional respecto a su contraparte masculina, por lo que el cierre de establecimientos educacionales y de cuidado infantil supone una carga adicional altamente incompatible con su actividad laboral. Esto, se vuelve especialmente preocupante si se tiene en cuenta que, del 40% de los hogares con jefas de hogar, el 73% son monoparentales.

En este contexto, se está fraguando el próximo programa de subsidios laborales del gobierno, el cual contemplaría un monto diferenciado para hombres y mujeres, y que complementará los programas de Subsidio al Empleo Joven y Bono al Trabajo de la Mujer, siendo este último exclusivo para ellas. A pesar de lo anterior, hay preocupación sobre la posibilidad de que los recursos comprometidos beneficien desproporcionadamente a hombres. Esto, debido a su mayor participación en el mercado laboral, a lo que se suma el hecho de que los sectores que se espera encabecen la reactivación tienen también una mayor presencia masculina. Adicionalmente, la gran inversión en infraestructura tendería más bien al beneficio de ellos. ¿Basta esto para justificar el excluir a los hombres de los subsidios, como lo ha propuesto recientemente Espacio Público en un programa dominical de TV abierta?

Ciertamente, esta medida sería una manera de evitar el problema de focalización recién descrito. Además, si los fondos se quisieran destinar especialmente a uno de los sectores más afectados, le ahorraría al Estado una serie de recursos burocráticos designados a asegurar esto. Pero, ¿qué otras implicancias hay? Si bien la asociación entre vulnerabilidad y trabajo femenino es correcta, la propuesta falla en reconocer que esta no es absoluta. Es innegable la existencia de hombres que se han visto igualmente afectados, los cuales también tienen presencia importante en los sectores golpeados. Por ello, un subsidio exclusivo para mujeres tiene un fuerte componente de arbitrariedad y supone llevar una premisa al extremo.

La implementación de la ayuda estatal ha dejado que desear en muchos casos, pero no por ello se ha de abandonar la pretensión de incorporar cierto grado de sofisticación en el diseño de políticas públicas. Así, más que por un subsidio exclusivo, la solución al problema pasa más bien por lograr un marco de apoyo comprehensivo a la trabajadora, que complemente la ayuda monetaria y permita incorporarla considerando las distintas dimensiones que conciernen a su decisión laboral. De lo contrario estaríamos, una vez más, fallando en entregar una ayuda integral a quienes más lo necesitan.

-El autor es investigador de Horizontal.

Comenta

Imperdibles