Camila Vallejo: "Tengo mil veces más coincidencias con el Frente Amplio que con la Concertación"

CAMILA VALLEJO

FOTO: DEDVI MISSENE

La parlamentaria aborda cómo espera que se enfrenten los próximos desafíos electorales. Si bien está por una amplia unidad de la centroizquierda, si tuviese que elegir su cercanía es más con el FA, conglomerado con que el Partido Comunista tiene altas coincidencias. Además, respecto al debate por el rol de Michelle Bachelet por Venezuela, Vallejo asegura que la exmandataria ha estado a la altura de su cargo.




El avance del proyecto de 40 horas y la distancia que tomó con las declaraciones del alcalde Daniel Jadue -quien cuestionó duramente a la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, por informe que elaboró sobre la situación en Venezuela- le dieron a la diputada comunista Camila Vallejo un alto protagonismo durante esta semana.

La que es considerada por muchos como la líder de las nuevas generaciones comunistas, cree que la exmandataria "ha estado a la altura". Además, sostiene que ante el informe sobre la situación venezolana, lo primero que hay que hacer es condenar las violaciones a los DD.HH. en dicho país y luego enfatizar en elementos que faltan.

Asegura que no hay una crisis generacional en el PC, que la oposición hoy "no está en su mejor momento" y que si la hacen prefiere al Frente Amplio por sobre los partidos de la ex Concertación.

El alcalde Jadue pidió disculpas por sus dichos contra la expresidenta Bachelet. ¿Eso soluciona el conflicto que ha envuelto a su partido en las últimas semanas?

En parte sí, porque de alguna forma el mismo Daniel asume un error y a partir de eso pide disculpas. La política necesita mucho eso, de que cuando uno comete una equivocación, inmediatamente asumirla. Ahora hay que pasar al tema de fondo, que es la situación de vulneración y violaciones de derechos humanos que se constatan en el informe, que son hechos graves, que se tienen que investigar, sea en Venezuela o en cualquier país. Después, las cuestiones que obviamente faltan y esperamos que estén contempladas en el informe final, porque este es un pre-informe.

Usted ha aclarado que informe de la alta comisionada fue lapidario. ¿Se debe poner el foco en lo que faltó en el informe o en la constatación de violaciones a los DD.HH?

La condena a la violación de los DD.HH es incuestionable. Hay que partir de la base de eso. Si hay caso de tortura, de ejecución extrajudicial, es grave, se tiene que investigar. Pero tampoco corresponde uno callar ante cuestiones que de no ser constatadas en el informe, puedan agudizar la crisis. Hay que hacer un mayor énfasis en nuestra opinión respecto a las sanciones unilaterales económicas porque genera efectos en la vulneración de derechos fundamentales. Es un tema complejo que debiese estar profundizado, y tengo confianza que se va a recoger todos los testimonios y las recomendaciones de los relatores de la ONU.

¿Cómo evalúa usted el rol como comisionada de la expresidenta Bachelet?

Ha estado a la altura del mandato que le dieron y de la responsabilidad que tiene, a pesar de todas las presiones de distintos lados. Ha hecho lo que corresponde que haga una Alta Comisionada, por algo la nombraron.

¿Cómo enfrentar la discusión interna sobre Venezuela? Entendiendo que hay matices entre los militantes.

No hay que dramatizar con los enfoques distintos que podamos tener, opiniones distintas. Nosotros no somos robot, no somos máquinas, somos seres humanos, tenemos formas de pensar. En este caso, claro, se han expresado más públicamente, pero eso no quiere decir que sea un drama o una crisis interna. Son cosas que nosotros es bueno que discutamos y sigamos discutiendo. Es algo que nosotros tenemos que procesar de mejor forma internamente.

¿Se debe dar una discusión más profunda al interior del partido?

La discusión que hemos dado sobre Venezuela hay que seguir dándola por cierto, pero no es lo único que discutimos porque nosotros también tenemos una apuesta para Chile que es distinta. Somos el PC de Chile y tenemos un proceso propio, queremos construir una sociedad distinta y en eso no se nos puede pasar la vida discutiendo sobre Venezuela porque nuestra tarea para Chile es otra cosa. Por eso es tan importante desdramatizar la situación y abocarnos a poder discutir profundamente. En eso hemos estado y hay que seguir en esa línea.

¿Reformulación del Partido Comunista?

Karol Cariola planteó que debe haber un proceso de transformación en el PC. ¿Comparte su planteamiento?

Leí lo plantado por la compañera, estoy muy de acuerdo con lo que ella señala en la línea de que es una transformación permanente y es seguir reafirmando lo que hemos sido siempre. Nosotros hemos sido siempre un partido de complejas y largas discusiones. Nunca hemos tenido temor al debate. La renovación de ideas no tiene que ver con cuestionarnos si somos comunistas o no. Somos comunistas. Tiene que ver con cómo planteamos de mejor manera lo que entendemos de justicia social, de igualdad, de democracia, cómo creemos que es posible en nuestro país construir una sociedad sin abusos, sin opresión. Eso es algo que se discute, pero que hay que mostrarlo más.

¿Cuán profunda debe ser esa transformación permanente? ¿El PC debe reformularse, ser menos dogmático?

No sé si tiene que ver con dogma, tiene que ver con cómo nosotros entendemos que el partido es una herramienta, y la herramienta tiene que funcionar bien, para que pueda cumplir con el objetivo para la cual está diseñada. Eso implica, por ejemplo, cómo hacemos más dinámicas las discusiones, como hacemos más rápidos los procesos de toma de decisiones.

¿Existen diferencias generacionales dentro del partido?

No tiene que ver con una disputa generacional, sino que con la profundización del diálogo intergeneracional que nosotros hemos tenido, que creo que hay que profundizarlo mucho más. Yo entré joven al partido, post dictadura, para mí la experiencia en el partido ha sido maravillosa porque he aprendido muchísimo de los viejos, de su experiencia. Nosotros que no vivimos muchos de los procesos que vivieron ellos y se produce un diálogo muy interesarte intergeneracional. El tema generacional no tiene que ver con una disputa, un remplazo de una generación por otra, sino que como este partido logra mejores síntesis de los procesos de diálogos intergeneracional.

Se complementan.

Obviamente. Hay un aporte tremendamente importante que nosotros hacemos y podemos hacer aún más. Al partido, a su mensaje, a su idea de futuro. Y es nuestra labora también.

¿Sería presidenta del PC una vez que Guillier Teillier termine su mandato?

Me gusta aportar como militante en lo que pueda al partido, pero no es mi pretensión. Nuestro partido funciona de manera distinta, por lo tanto no se trata de hacerse de candidaturas. Pero yo militante hasta el fin y todo este tiempo que he militado, como dirigente estudiantil y como parlamentaria, he tratado de dar lo mejor de mi como comunista, como estudiante, como parlamentaria, como madre.

Igual existe una disposición…

En la función que sea estoy disponible como militante, pero no tiene que ver con candidaturas presidenciales, ni nada del partido.

¿Usted se considera disidente dentro del PC?

No se trata de disidencia, se trata de diversidad.

Estrategia opositora y lejanía DC

Quienes más cuestionaron al PC estas semanas fueron sus aliados. ¿Qué relación ve usted que tiene hoy su partido con el PS, PPD, PR y DC?

Sin lugar a dudas, no es el mejor momento de la oposición. Hemos tenido diferencias evidentes con la DC y la línea que ellos han adoptado. Nosotros hemos estado tratando de hacer esfuerzos de unidad y por eso también tenemos La Unidad por el Cambio, que no se acaba ahí. Nosotros queremos que se vaya ampliando, pero es implica un trabajo permanente y no solamente del punto de vista electoral.

¿Qué tan profunda debe ser la unidad?

Obviamente las elecciones municipales van a ser muy determinantes, muy importantes, pero a mí me gustaría visualizar que pensemos en una alianza programática de largo aliento. Que podamos mirar hacía una unidad de 10, 15, 20 años, que implique una propuesta de cambio. Si queremos transformar realmente Chile, no se aborda en cuatro años, entonces, la construcción de una apuesta de transformación profunda implica pensar en 10, 15, 20 años. Lo electoral es el ejercicio democrático de quiénes son los liderazgos que conducen ese proceso, pero tiene que haber una hoja de ruta más estratégica.

En muy pocos proyectos existe un apoyo transversal opositor. ¿Entonces cómo se puede dar una construcción de unidad amplia?

Justamente tener una mirada cortoplacista dificulta mucho más el generar unidad. Ahora bien, es cierto que la DC está trazando otra ruta que no necesariamente es con la oposición y con las aspiraciones de transformar el modelo de sociedad. Nosotros no nos podemos desvivir pidiendo y rogando unidad, por eso también implica el desafío de seguir construyendo con quienes estén disponibles a construir.

Pese a la estrategia de la DC, ¿quiere compartir una hoja de ruta con ese partido?

No es solo la DC la que está en el escenario, está el Frente Amplio, la FRVS el PRO, el PPD, el PS y el PR. O sea, no toda la oposición se reduce a la DC, hay una diversidad tremenda.

Pero particularmente con la DC.

Bueno, lamento mucho cada vez que la DC se desmarca del resto de la oposición, pero nadie puede forzarlos a  hacer una cosa que ellos están determinados a no hacer. Cuando pasa de que uno propone cuestiones, como el proyecto de 40 horas, y a la DC le parece un buen proyecto, bienvenido sean. Cuando hay buenas ideas, y ellos se quieren sumar, nosotros no les vamos a cerrar las puertas, pero tampoco lo vamos a forzar a que trabajen con nosotros si ellos tienen un camino distinto.

La DC fue duramente cuestionada por sus negociaciones con el gobierno. Pese a eso, en pensiones el PPD y el PS hicieron lo mismo. ¿Comparte esa estrategia?

No la comparto, eso nos debilita, mucho. Además, es equivocado pretender que van a obtener cuestiones importantes negociando cada uno por su lado con el Gobierno. Yo lo traslado a la situación sindical. Cuando hay muchos sindicatos, todos negociando por su parte, no van a sacar buenas cosas en la negociación con el empleador. Por eso la negociación colectiva, unitaria, es mucho más fuerte. Lo mismo pasa aquí en el Congreso. Si somos oposición tenemos que actuar ojalá lo más unido posible.

Y del PS, ¿lo esperaba?

Fue una especie de acción desesperada, y no es sostenible en el tiempo. Respecto a la DC, creo que cuando una bancada quiere negociar, tiene que decirlo, pero lo peor que puede pasar es cuando alguien se muestra disponible a actuar en unidad, trabaja en principio en esa línea, pero luego sin previo aviso sale con otra acción. No puede pasar que digamos A y hagamos Z, eso debilita la construcción de confianzas.

¿Ese quiebre de confianza con la DC es irreparable?

Espero que no.

¿Cómo buscarán incidir en los proyectos sin estar presente en las negociaciones?

La mejor manera de influir en las reformas y en las propuestas de Gobierno es que todos trabajemos de manera unida. Pero tampoco es que nosotros no conversemos con el Gobierno. Cada vez que tenemos propuestas que son transversales, nosotros vamos. Como por ejemplo Ley Gabriela o el proyecto sin consentimiento es violación. No es que nosotros estemos inhibidos, en aquellos temas que somos capaces de proponer con respaldo de mayorías y no solo de la oposición. Cuando se trata de peleas sumamente ideológicas con el Gobierno, pero que tienen efecto en las personas, como previsional, si no negociamos todos juntos lo que saquemos de ahí va ser una burla.

¿Se excluyó al PC en las negociaciones por pensiones?

Ninguno convocó al otro, ahí cada uno salió por la suya. Negociando por separado. Nosotros seguiremos haciendo el esfuerzo de hacer construcciones colectivas.

Ustedes se coordinaron con el Frente Amplio y los regionalistas. Están bien cercanos con el FA…

Desde que entramos hemos tenido coordinaciones permanentes con el FA y tenemos muchas coincidencias. Se da bastante natural ese trabajo colectivo con no solo el Frente Amplio, sino que también con la FRVS y el PRO, y en otras oportunidades también con el PS, el PPD. Pero lo del Frente Amplio no es nuevo y siempre hemos dicho que estamos total y absolutamente disponibles a seguir trabajando en conjuntos, independientemente de las alianzas electorales.

¿Siente más cercanía a la ex Concertación o al Frente Amplio?

La ex Concertación nunca.

Pero los partidos que formaron la Concertación.

La Nueva Mayoría no existe y obviamente si me lo ponen en plano de Concertación o Frente Amplio, digo tengo mil veces más coincidencias con el Frente Amplio que con la Concertación. Siempre fuimos críticos del proyecto concertacionista y sentimos, y vimos, como se enfocó a administrar y en algunos casos incluso a profundizar el modelo neoliberal. Hicimos todos los esfuerzos y creo que logramos avanzar en cambiar esa lógica con la Nueva Mayoría, avances que hoy tenemos que defender del gobierno de derecha, junto con el mismo Frente Amplio estamos defendiendo avances del gobierno anterior.

La articulación de la oposición se ve lejana. El Frente Amplio tiene una coalición ya formada. ¿El PC debería mirar hacia allá?

Nosotros invitamos a todos, los hemos invitados, algunos no quieren (ríe). Pero se lo hemos señalado al PS, hemos ya logrado una unidad con los regionalistas verdes y el PRO. Pero también se lo hemos señalado al Frente Amplio. Hemos mirado hacia allá, y no solo hemos mirado al Frente Amplio, hemos conversado con ellos.

Pero más allá de invitar, sino que ustedes sumarse a un proyecto que ya está construido. ¿No se analiza esa opción?

Es que creo que el desafío es ser capaces de construir todo un proyecto.

Algo nuevo.

Efectivamente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.