“La patria justa y buena”: Presidente Boric inaugura estatua en homenaje a Patricio Aylwin frente a La Moneda

El acto se llevó a cabo en la Plaza de la Ciudadanía y contó con la presencia de los exjefes de Estado Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, autoridades de gobierno, timoneles de partidos políticos y parlamentarios oficialistas y de oposición.


En la Plaza de la Ciudadanía, frente al Palacio de La Moneda, se realizó la ceremonia de inauguración de la estatua en homenaje al expresidente Patricio Aylwin Azócar (1918-2016).

Una figura acompañada por la leyenda “La patria justa y buena” -que hace alusión al histórico discurso que pronunció en el Estadio Nacional tras asumir el cargo-, que busca conmemorar a quien gobernó entre 1990 y 1994 y dio inicio al periodo de la transición a la democracia.

El acto fue encabezado por el Presidente Gabriel Boric y contó con la presencia de los exjefes de Estado, Ricardo Lagos y Sebastián Piñera, autoridades de gobierno, timoneles de partidos políticos y parlamentarios oficialistas y de oposición.

“Es una actividad significativa e importante”, dijo Lagos en su llegada a la Plaza de la Ciudadanía. El otrora Presidente, previo al inicio de la ceremonia, manifestó que Aylwin “merece el homenaje que se le va a hacer” y aseguró que fue “un hombre fundamental en un momento difícil para Chile”.

“En ese momento hubo claridad para pensar en el fututo, en el largo plazo, y eso fue lo que permitió recuperar la democracia que habíamos perdido. Esos ejemplos hacen bien al país, porque refleja que en momentos duros y difíciles encontramos un camino de diálogo y eso es lo que encarna a Patricio Aylwin”, agregó.

La ceremonia comenzó con un discurso de Miguel Aylwin, hijo del expresidente, en el que destacó -además del carácter republicano del acto- el rol que tuvo Aylwin en la transición a la democracia y en la búsqueda de la verdad y justicia ante las violaciones a los derechos humanos.

Patricio Aylwin fue, sin duda, un protagonista de la historia política durante las últimas décadas del siglo XX, que junto a otras figuras de su generación, entre los que destacan el Presidente Ricardo Lagos, y con el apoyo del pueblo de Chile, encabezaron el movimiento político que permitió la recuperación de la democracia”, expresó.

“Le tocó gobernar en un periodo de mucha incertidumbre, deudas históricas y legítimas expectativas, con quien fuera el dictador por 17 años ejerciendo como comandante en jefe del Ejército, que contaba aún con el respaldo de importantes sectores de la población, con la necesidad de buscar la paz y la reconciliación de un pueblo profundamente herido, buscando la verdad y la justicia para las violaciones a los derechos humanos”, continuó diciendo.

El presidente de la Democracia Cristiana (DC), Alberto Undurraga -partido en el que militó Aylwin- también tuvo palabras para el homenaje al otrora jefe de Estado.

Volvemos a sentir próxima la figura y el semblante inconfundible de un hombre grande, justo y bueno. Nos llegan los ecos de las gestas compartidas, de los encuentros fraternos, de los momentos decisivos de nuestra historia donde Patricio Aylwin fue la voz vibrante y recuperada del Chile libre (...). La democracia tiene sus héroes y Patricio Aylwin es uno de ellos. Fue un político integral, un estadista y es un referente compartido por todos los humanistas cristianos”, comentó el timonel falangista.

La autocrítica de Boric por reparos a la transición y su llamado a dejar las “trincheras”

Minutos antes de la develación del monumento conmemorativo, el Presidente Boric realizó un discurso en el que reconoció la “firmeza” de las convicciones de Aylwin y reivindicó su legado.

“Es difícil para mí el poder pararme acá, mirar la estatua de don Patricio y pensar el tremendo desafío que significa estar a la altura de su sobriedad y dignidad republicana, de la cual trato todos los días de aprender”, expresó el Mandatario.

“Nos reunimos en la Plaza de la Ciudadanía para rendir homenaje a un hombre, profesor, político, padre, abuelo, en quien reconocemos la firmeza de su convicción al servicio de un solo interés (...) el bien superior de Chile”, complementó.

Seguidamente, el jefe de Estado realizó una reflexión sobre la visión crítica de su generación respecto del periodo de la transición a la democracia. Un mensaje que estuvo acompañado de una autocrítica y un llamado a todos los sectores políticos a salir de las trincheras.

“Quisiera aportar una breve reflexión al debate sobre lo posible en política, respondiendo la interpelación que hace mítica la frase ‘la medida de lo posible’: pertenece a los pueblos, a las mayorías y sus límites se encuentran allí, donde se alojan las principales preocupaciones y anhelos de todos”, señaló.

El Presidente enfatizó que “lo posible es por lo que hay que dejar todo nuestro esfuerzo, nuestro empeño, es lo que se define colectivamente” y reconoció que “no es el desgano como algunos malamente lo pudimos haberlo interpretado anteriormente”.

“Requiere de gobernantes dispuestos a la escucha, al diálogo y al entendimiento que trascienda al oficialismo y abarque a todos los sectores políticos y sociales”, remarcó.

Así, continuando con su alocución, llamó a dejar atrás las trincheras y a construir acuerdos, e hizo una mención a las reformas impulsadas por su gobierno.

“He dicho, y reitero tomando esa enseñanza, que quiero ser el Presidente de todos los chilenos y chilenas y para el cumplimiento de este designio republicano, que es el mayor desafío político que tenemos. Es necesario salir de las propias trincheras, y aprovecho esta instancia para invitar a todos y a todas a hacer lo mismo. Al oficialismo, a la oposición, a la ciudadanía, a los sectores empresariales”, puntualizó Boric.

“Tenemos por delante la tarea común, como la tuvo en su momento con otros desafíos el Presidente Aylwin, de construir un Chile donde quepan todas y todos, de eso se trata la reforma tributaria, la reforma de pensiones y la reforma a la salud”, complementó.

El Presidente también manifestó que “nuestro mandato no es solo empujar las reformas, sino también lograr que se aprueben y, para ello, hay que construir puentes y eso requiere dialogar y tener la valentía de dialogar con quienes piensan distinto a uno, tejer acuerdos, restablecer las confianzas”.

“Esa es la tremenda magnitud del desafío y la política debe estar a la altura”, remarcó el jefe de Estado.

También señaló que “hoy, a diferencia de los años 90, enfrentamos desafíos distintos, problemas que también son complejos, con una sociedad desigual, insatisfecha que nos exige más de nosotros mismos. El descrédito de la democracia, la tentación de liderazgos facilistas que afirman que las soluciones pasan por dejar de lado la política y ofrecen, en cambio, un caudillismo simplista, promueven caminos que llevan a callejones sin salida. Lo hemos visto en el escenario internacional y no estamos exentos de esas desviaciones”.

Finalmente, remarcó que “más de tres décadas después del discurso que reinauguró nuestra democracia en ese acto del 11 de marzo de 1990, al igual que el Presidente Patricio Aylwin, abogo por un Chile de todos los chilenos y chilenas, para todos los chilenos y chilenas”.

Seguimos en conjunto buscando esa patria justa y buena para todos los habitantes de nuestra patria. Ese país que él (Aylwin) buscó con generosidad, responsablemente durante toda su vida la que justamente homenajeamos”, sentenció Boric.

De un proyecto de ley a una estatua frente a La Moneda

Fue en enero de 2017 cuando el Congreso aprobó el proyecto de ley que permitiría erigir un monumento en memoria del expresidente Aylwin. La propuesta fue ingresada al Parlamento 14 días después del fallecimiento del exmandatario, ocurrido el 19 de abril de 2016.

La creación del monumento se llevó a cabo gracias a una comisión especial de ocho integrantes ad honorem, que fue creada para dicha tarea.

Entre las alternativas para erigir el homenaje del exjefe de Estado estaba la Plaza de la Constitución o la Plaza de la Ciudadanía, la que finalmente fue elegida.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Eleanor Woods, de 12 años, creo una mochila alimentada con energía solar y un dinamo, que es capaz de filtrar eficientemente el aire.