Los nudos y los pasos de Boric para designar a sus subsecretarios

(AP Photo/Esteban Felix)

El equipo presidencial les ha consultado a algunos de los futuros ministros su parecer respecto de nombres que podrían acompañarlo en la “segunda línea” de su gobierno. Además, durante el fin de semana se intensificaron los contactos a posibles subsecretarios para ver su disponibilidad. Sin embargo, el puzzle para nominar a esas autoridades está cruzado por la compleja tarea de lograr un equilibrio en la distribución de fuerzas entre los partidos que sustentan la futura administración.


Horas después de que el presidente electo, Gabriel Boric, diera a conocer el viernes pasado los nombres de los 24 ministros que lo acompañarán en el debut de su gobierno, Revolución Democrática citó a un consejo para evaluar la situación en la que quedaba el partido con ese gabinete. En la colectividad estimaban que su presencia ministerial había quedado disminuida frente a otras fuerzas, pese a que dos de sus militantes fueron designados como secretarios de Estado y que entraron al comité político de la mano de Giorgio Jackson (Segpres).

“Tuvimos dos ministros y uno era obvio”, transmitían algunos dirigentes de esa colectividad.

La molestia no se contuvo en las filas del partido de la mano derecha del presidente electo, sino que se expandió a otros sectores de Apruebo Dignidad. Y el análisis fue similar al que se produjo en RD: que con la designación de los 39 subsecretarios que trabajarán junto a los futuros ministros se tendría que “equilibrar” la distribución de fuerzas en el Ejecutivo.

Esa disyuntiva, sostienen en el bloque y en el equipo de Boric, ha sido una de las principales complejidades que ha tenido que ir resolviendo el mandatario electo para nominar a esas autoridades. Puzzle cuya solución se enredó aún más luego de la incomodidad que se instaló en algunos sectores de la coalición con la alta representación que lograron los partidos del bloque socialdemócrata en el gabinete.

Cada una de esas tiendas tuvo un ministro, mientras que el PS logró que dos de sus militantes -Carlos Montes (Vivienda) y Maya Fernández (Defensa)- y otros dos independientes cercanos a la colectividad -Mario Marcel (Hacienda) y Antonia Urrejola (Relaciones Exteriores)- se instalaran en La Moneda.

Además, en la coalición no dejó de llamar la atención la generosidad que tuvo el futuro mandatario con su propia colectividad, Convergencia Social. Su partido entró al comité político de la mano de Antonia Orellana (Mujer y Equidad de Género) y otros cuatro de sus militantes fueron designados como ministros.

Por eso, dicen en la coalición, el equipo presidencial aún no ha informado a las colectividades del día en que darán a conocer esos nombres, pese a que han transmitido que sería esta semana. En el comando de Boric, no obstante, aseguran que el anuncio no pasaría más allá de este martes o miércoles.

El tema, de todas formas, será una de las materias que se abordarán en el tradicional comité político de los partidos de Apruebo Dignidad con el futuro gobierno. Hasta el cierre de esta edición, los presidentes del bloque socialdemócrata no estaban contemplados para ese encuentro.

En todo caso, el presidente electo ya ha dado varios pasos para la designación de esos 39 nombres. Según aseguran algunos de los futuros ministros, durante los últimos días -y en medio del proceso de selección de los secretarios de Estado- el equipo presidencial se contactó con algunos de los miembros del gabinete de Boric. En esas conversaciones, desde el comando les consultaron a las autoridades su parecer respecto de algunas de las figuras que manejaban para sus respectivas carteras.

Además, en los últimos días se han intensificado los llamados para consultar la disponibilidad de posibles subsecretarios. Según cuenta uno de los que ya han sido contactados, desde el equipo presidencial les transmitieron que la designación de sus cargos se haría a principios de esta semana. Asimismo, se les solicitó a los partidos del bloque socialdemócrata que entregaran sus nóminas, como Apruebo Dignidad ya había hecho hace semanas.

En ese sentido, al interior de la coalición de gobierno han sonado algunos nombres para esos cargos, como el PPD Eduardo Vergara para la Subsecretaría de Prevención del Delito y el diputado Miguel Crispi (RD) -quien fue una de las cartas de RD para ser ministro Segpres- para la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere).

En otras carteras como Salud se han nombrado a las figuras de Matías Goyenechea (CS) para Redes Asistenciales o el RD Cristóbal Cuadrado y la epidemióloga Ximena Aguilera para Salud Pública. Asimismo, en Justicia también se han barajado los nombres de la dirigenta social Haydée Oberreuter para Derechos Humanos y el abogado constitucionalista Jaime Gajardo (PC) para la Subsecretaría de Justicia.

Las primeras definiciones de Siches

“Yo voy a tener el deber de garantizar que efectivamente no tengamos más víctimas, no tengamos baleos a camioneros y no sigamos viendo hechos de violencia que no nos ayudan a construir este objetivo, donde nuestro gobierno va a tener una perspectiva política que es clara””.

Esa fue una de las definiciones que la mañana del domingo marcó la futura ministra del Interior, Izkia Siches. Quien se convertirá en la primera mujer en la historia en ocupar ese cargo, comentó algunas de las principales materias que tendrá que abordar, como el conflicto en La Araucanía y las manifestaciones en Plaza Baquedano

“En La Araucanía hay sectores reducidos que pareciera que les beneficia el conflicto”, sostuvo. Y si no entregó más detalles, lamentó que algunas “personas no estén disponibles para poder innovar en soluciones diferentes y que no tengan voluntad de diálogo”, dijo en entrevista con Canal 13.

Asimismo, la doctora volvió a insistir con la postura del futuro gobierno de no extender el estado de excepción en esa región. “Militarizar la zona no ha logrado el objetivo de reducir la violencia, sino que lo ha incrementado”, aseguró.

Por su parte, al ser consultada por la forma en que se podría resolver la situación de desmanes en el marco de protestas en el centro de Santiago, Siches aseguró que su objetivo sería “proteger a quienes vivan en ese sector” e hizo un llamado a los movimientos sociales a tener “empatía” al manifestarse “por demandas que son necesarias”.

Por otro lado, Siches manifestó que en el gobierno de Boric no se apoyarán nuevos retiros. En esa línea, aseguró que el presidente electo “ha manifestado que obviamente se requiere un análisis, pero no puede salir del bolsillo de los trabajadores el responder a la crisis económica”.

Al respecto, añadió que “va a ser un desafío, y creemos en un escenario en que tanto Mario Marcel como Nicolás Grau, en un equipo conjunto, con sus respectivas subsecretarías, puedan hacer un trabajo para reactivar la economía, para mejorar y buscar soluciones financieras, por ejemplo, si requiriéramos nuevamente más inyección, pero la solución de los retiros evidentemente no ha tenido no solamente el respaldo de Mario Marcel, sino también del presidente electo”.

Y consultada respecto de si el gobierno apoyará una medida de retiro de fondos en el Congreso, Siches agregó que “no lo va a apoyar, pero evidentemente eso no es una decisión que dependa solamente del Ejecutivo, y ahí esperamos que los parlamentarios también podamos dialogar, a diferencia de lo que ocurrió en el pasado, de fórmulas que apoyen a las familias en la medida en que estas se requieran”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.