Marcela Sabat, senadora de Renovación Nacional: “La violencia está generando muchos vuelcos en el plebiscito”

Marcela Sabat anuncia que el próximo año competirá para mantener su cupo en la RM Poniente. Foto: Dedvi Missene

Confirma que votará Apruebo en el plebiscito, pero advierte sobre un clima de “amenazas y funas” que puede afectar la jornada del 25 de octubre.




“Mantengo mi postura por el Apruebo a una nueva Constitución”, afirma Marcela Sabat, quien el martes pasado juró como senadora en reemplazo del actual canciller Andrés Allamand. Sin embargo, la exdiputada advierte con preocupación que el clima de violencia que se está viviendo en el país está cambiando muchos del Apruebo al Rechazo no solo en sectores de la centroderecha.

Por ello, dice que en los meses que vienen “será muy importante avanzar de forma más decidida en garantizar las condiciones para la realización del plebiscito”.

“Este será un debate muy encendido, habrá críticas muy ácidas, se producirá un ambiente de polarización con menos tolerancia a las diferencias; pero lo que no puede pasar es que se tomen decisiones en base al miedo. Lo que no puede pasar es que las personas participen en un proceso constituyente amenazados e incluso temiendo por su integridad”.

¿A qué se refiere puntualmente?

Me refiero a las funas, me refiero a las amenazas, me refiero al temor que hoy pueden sentir legítimamente muchos dirigentes políticos cuando emiten su opinión. Hoy prácticamente no hay ningún político que no esté amenazado de muerte por pensar como piensa, y eso en un contexto democrático, no puede existir. Quizá ese debería ser el primer nudo a desatar en vísperas del plebiscito. No podemos llegar al punto que nosotros -parlamentarios y políticos- tengamos que cambiar nuestras convicciones, porque estamos sujetos al miedo o a la inseguridad cuando estamos en un Estado de derecho, eso no debiera ocurrir.

¿Se refiere a las personas que han cambiado su voto como el ministro Jaime Bellolio y varios dirigentes de Evópoli?

Creo que la violencia que ha existido en el último tiempo está generando muchos vuelcos en el plebiscito y espero que el miedo no sea un elemento que vaya a poner en peligro la votación o que vaya a cuestionar una convicción que es muy legítima, que es creer que Chile necesita un nuevo pacto social. A mí eso es lo que más me preocupa, que como gobierno podamos garantizar que la inseguridad no se tome un proceso de convicciones.

En su mensaje presidencial, Piñera llamó a “no tolerar la impunidad que otorga el anonimato de las redes sociales”.

Va en la misma línea de lo que esperamos todos: si se relativiza o se contextualiza la violencia como medio de presión, que no es lo mismo que la crítica por Twitter, el proceso perderá su potencial objetivo que es la regeneración de la convivencia democrática en nuestro país. Eso es lo que más me preocupa, que entendamos que en un Estado de derecho, tenemos derecho, valga la redundancia, a tener visiones políticas distintas frente al proceso constituyente.

Carlos Larraín dijo que el próximo presidente de RN debiera ser alguien que esté por el Rechazo.

Don Carlos tiene una apreciación legítima al interior del partido, al igual que muchísimos militantes; pero también estamos los que creemos que eso debe decidirlo en forma soberana la democracia interna, los militantes, voto a voto.

¿Está de acuerdo o no con adelantar las elecciones en RN?

No, creo que no es oportuno tensionar hoy al partido.

“Mis diferencias con Allamand son notorias”

¿Cómo fueron sus primeros días como senadora?

Si bien era una casa conocida, claramente el modo de trabajo es distinto. Ayer (jueves) participé de una muy buena sesión en la Comisión de Mujeres, avanzamos de forma distinta a como se avanza en la Cámara de Diputados. Hay un tono y un clima distinto.

¿Tiene en mente algún proyecto de ley para debutar?

Sí, uno que no alcancé a presentar en la Cámara que busca garantizar el acompañamiento de niños, niñas y adolescentes cuando están hospitalizados. Ya lo conversé con otras senadoras para que lo apoyemos transversalmente. También, como lo dije al momento de mi nominación, vamos a presentar junto a senadores de RN un proyecto que estipula una fórmula distinta para nominar a senadores o diputados, en caso de renuncias. Este consiste en participación ciudadana, pero manteniendo que sea el mismo partido político quien lo elige.

El próximo año se reeligen los senadores de la RM, ¿usted postulará para mantenerse en su cargo?

Esa es la lógica que se me planteó desde Renovación Nacional cuando me denominaron, lo que yo agradezco a mi partido porque primero que todo fue transversal y sin cuestionamientos, y porque se tomó en cuenta que yo había sido la diputada mujer más votada de la Cámara y la que llevaba más períodos. Entendiendo aquello, ir como candidata debiese ser la lógica de las próximas elecciones.

Usted no pertenece al mismo sector de Allamand en el partido, ¿eso le hizo ruido a la hora de aceptar la nominación?

Mis diferencias con Andrés Allamand son notorias, pero se enmarcan dentro de las históricas diferencias que han convivido en mi partido. Las desdramatizo.

¿Qué costos le ha traído al interior de Chile Vamos estar a favor de leyes que el gobierno se ha opuesto, como la extensión del posnatal y el retiro del 10%, entre otras?

Se sufre un costo interno, pero finalmente lo más positivo es que logramos entregar a las chilenas y chilenos respuestas claras ante esta crisis. El último cambio de gabinete marcó un punto de inflexión en la relación del gobierno con los parlamentarios de Chile Vamos. Antes del ajuste hubo una cierta descoordinación que no permitió que trabajáramos estos proyectos ciudadanos con unidad, entendiendo que nuestras bases, quizás transversalmente, ven que es la ciudadanía la que está pidiendo a gritos respuestas estatales necesarias a la crisis que estamos viviendo. De aquí en adelante el gobierno quiere funcionar y avanzar con los parlamentarios.

¿Cómo avizora el panorama presidencial ahora que Allamand está en Cancillería; Desbordes en Defensa (ambos no pueden participar en política activa) y Ossandón será formalizado?

Los dos nuevos ministros priorizaron lo importante, que es la conducción del gobierno, el país… El naipe presidencial se va a reordenar de una forma dinámica y rápida. Todo lo que viene, incluido el plebiscito, va a generar nuevas cartas presidenciales. Falta que pase mucha agua bajo el puente.

Comenta