Ideas para evitar los regalos sexistas

Ilustración: César Mejías.

Aunque es un día para celebrar, también es una oportunidad para reflexionar en los estereotipos que hay detrás de ciertos juguetes o productos. ¿Es posible hacer obsequios sin distinción de género? ¿Cuánto puede afectar un regalo en el desarrollo de niñas y niños? Dos activistas en el tema lo explican y dan sus sugerencias.




En el mismo nombre de la celebración, el Día del Niño ya comienza con un conflicto. ¿Dónde quedan las niñas ahí? Normativamente, sabemos que el masculino se usa para referirse a todos los géneros en la lengua española, pero simbólicamente es otro signo más de los sesgos culturales que aún arrastramos, y que desde el lenguaje y la infancia comienzan a marcar ciertos estereotipos.

“Cambiarle el nombre y llamarlo Día de la Niñez puede ser una muy buena opción para enfrentarnos de una manera más inclusiva a esta fecha”, sugiere Emilia Vergara, cofundadora y directora ejecutiva de Niñas Valientes, fundación que trabaja por una educación no sexista.

Pero no solo en cómo llamamos a esta festividad existe un conflicto respecto al género, sino también en los regalos que reciben las niñas y niños, momento que para la mayoría es parte central de esta celebración. Por muy buenas que sean las intenciones al entregar un obsequio, en muchos juguetes puede esconderse un estereotipo que, según quienes abogan por reducir brechas de género en la infancia, terminará reproduciendo estas desigualdades entre hombres y mujeres.

Regalarle una muñeca a la sobrina o un camión al nieto puede parecer inocuo, pero hay bastante evidencia de cómo el juego, y los objetos con los que se juega, es capaz de perpetuar los roles que como sociedad estamos tratando de diluir. Por ejemplo, según un estudio de la Universidad de Vigo, en España, las niñas de 5 y 6 años creen que los niños no pueden jugar con muñecas, mientras que los niños de la misma edad piensan que ellas no pueden divertirse con autos.

La oferta del mercado también lleva a que las niñas jueguen más a cuidar o realizar labores domésticas —de acuerdo a datos recopilados por Niñas Valientes, el 72% de los juguetes ofrecidos a ellas en Argentina son de tareas del hogar y cuidado personal—, mientras los niños, a través de productos como vehículos, bloques de construcción o incluso armas de plástico, tienen más chances inventar, crear y competir.

Estas distinciones parece que vinieran desde siempre, pero lo cierto es que se han acentuado en los últimos 50 años. Elizabeth Sweet, socióloga de la Universidad de California, comparó catálogos de juguetes de distintas épocas, y encontró que en 1975, un folleto de la multitienda Sears tenía solo un 2% de los productos distinguidos por género de forma clara, mientras que en 2012, el 100% de los juguetes de la tienda online de Disney eran “para niños o niñas”.

“Desacoplar los juguetes del género amplía el rango de opciones disponibles”, escribió Sweet. “Y abre la posibilidad de que niñas y niños puedan explorar y desarrollar sus diversos intereses y habilidades”.

Eso mismo cree Macarena Abarca, coordinadora de STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) de la Fundación Tremendas. “Recomiendo regalar no pensando en lo que debería gustarle según su género o edad, sino pensar en las habilidades que se pueden crear o potenciar con el regalo”.

Pero entonces, ¿qué juguetes o regalos serían no sexistas? “Un juguete en sí mismo no es sexista”, explica Vergara, “sino que la forma en la que lo entendemos, en la que se los aproximamos a las niñas y niños, y las expectativas que les ponemos a ellos”. Lo que sí existen son productos sin género, y son esos los que se pueden privilegiar para regalar este día.

Construcción

“Los Lego son muy buenos”, dice Abarca. “Siempre voy a recomendarlos, porque es algo tan simple pero que permite crear cosas impresionantes”. Si bien la marca tiene distintas categoría que insinúan ciertos géneros —Lego City, la línea dedicada a vehículos y edificios, tiene un empaque azul, mientras las cajas de Lego Friends, enfocada en panoramas sociales y de belleza, son moradas—, también tiene un montón de productos neutros, en especial los bloques que incentivan el juego libre.

Set de ladrillos básicos Lego Classic (300 piezas)


Para Emilia Vergara, una gran idea es regalar “juegos que no impliquen siempre competencia, sino también colaboración. Ahí rompemos con estructuras sociales muy arraigadas”. Bloques como los Plus-Plus, muy sugeridos por expertos en este artículo, no traen otra invitación más que la de usar la imaginación.

Mini basic Plus-Plus 220 piezas


Juegos de mesa

“Cualquier juego que involucre la interacción con los demás puede ser un buen regalo”, dice la cofundadora de Niñas Valientes. Nada mejor, entonces, que los juegos de mesa: además de ser entretenidos, promueven habilidades sociales y el respeto de reglas, y solo pueden tener éxito si compartimos el momento con los demás. Acá hay una lista de títulos ideales para jugar con niñas y niños, pero Juguemos + cerca es uno muy recomendado, ya que el rango de edad es amplio —está pensado para mayores de 2 años— y funciona como gran punto de entrada para conocer las dinámicas de los juegos de mesa.

Juguemos + cerca


Otro que siempre se repite en los listados de juegos sugeridos es Dobble, un sencillo y rápido título en el que hay que hay que descubrir la figura que se repite entre las cartas que cada jugador tiene. Ideal para el rango entre 4 y 6 años, “también es muy divertido para los adultos”, según nos sugirió la psicóloga infantil Valeska Woldarsky.

Dobble


Científicos

Una brecha que aún persiste, aunque se ha ido corrigiendo en los últimos años, es la de participación de mujeres en la actividad científica. Un problema que para muchas comienza en la infancia, cuando quedan apartadas de juegos o dinámicas por ser consideradas “para hombres”. Hasta hace poco —y todavía—, lo común era ver en las cajas y empaques de los juguetes relacionados con las ciencias a niños mirando por un microscopio o con una bata de investigador, pero no a niñas.

“Los regalos científicos pueden lanzar la curiosidad de las niñas, y hacerles ver el mundo de otra manera”, dice Macarena Abarca. Con este acercamiento, además, es más posible que se imaginen a sí mismas, como también a otras mujeres, realizando estos trabajos y profesiones que siguen dominadas por los hombres.

Para que la experiencia científica sea plena y no frustrante, conviene fijarse bien en el producto y que realmente funcione cuando se lo arme o se lo pruebe. Eso está asegurado con la marca 4M y su serie Kidz Labs, especializada en kits y juguetes STEM, los que además no tienen un género inducido en sus empaques.

Robot energizado con sal 4M Kidz Labs


Juego ciencia magnética 4M Kidz Labs


Para Emilia Vergara, esto no se trata de no regalarles nunca más autos a los niños ni muñecas a las niñas, sino de que “entiendan que ése no es un gusto propio ni exclusivo de hombres o mujeres, que a su amiga o compañera también le pueden gustar los camiones o a su primo las Barbies. Así ayudamos a que no asocien el juguete con el género, sino solo con la felicidad y el bienestar que éste le trae”.


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 4 de agosto de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.