Las mascarillas llegaron para quedarse: 10 consejos para comprarlas, usarlas y protegerse de la variante Delta

Ilustración: César Mejías.

Pasan los meses y seguimos con las caras cubiertas. ¿Cuál es el mejor modelo para protegernos en la vida diaria? ¿Qué significan las siglas KN95 o FFP2? Dos especialistas en salud resuelven las dudas más comunes sobre su utilización y protección.




Por el momento, si queremos salir de nuestras casas no solo debemos acordarnos de sacar las llaves o los documentos: también están ellas, la barrera que nos protege de contraer el virus que se ha expandido desde hace más de un año por casi todos los rincones del mundo. Sí, estamos hablando de las mascarillas, el insumo médico que se ha vuelto de primera necesidad en medio de la pandemia de covid-19.

A estas alturas del partido, mascarillas han aparecido de diversos tipos, desde las clásicas de tres pliegues celestes, opciones en 3D, otras reutilizables, algunas con partículas de cobre y hasta con la cara de Chayanne. Pero así como existen varias clases, su misma eficacia es diferente.

Un buen resultado ante el uso de cualquier tipo de protección facial recae principalmente en que esta permanezca bien ajustada al rostro, donde el objetivo principal es que no pueda escapar ni entrar ningún tipo de partícula que podría contener el coronavirus.

De acuerdo a los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, las mascarillas deben cubrir totalmente la nariz y boca, ajustarse muy bien a las mejillas sin dejar ningún espacio, y deben ser manipuladas desde las tiras que van detrás de la oreja, evitando tocar la mascarilla en sí para no contaminarla.

¿Cómo sé que tan efectiva puede llegar a ser mi mascarilla? Tres profesionales de la salud nos explican cuáles son las cosas que debemos tomar en cuenta antes de llegar y usar una mascarilla, considerando que durante esta última temporada la variante Delta ha ido cobrando más fuerza.

1. KN95 = N95 = FPP2

¿Qué significan todas estas siglas que algunas protecciones traen consigo? Parecen el nombre de un fusil automático o de un tratado de comercio multilateral, pero en realidad “se refieren a las distintas normativas del filtrado de la mascarilla”, apunta Camila Carvajal, enfermera y académica de la Red Salud UC Christus. Esto quiere decir que la KN5 es el nombre de la certificación china, la N95 de la estadounidense y la última corresponde a los estándares europeos.

“La FFP2 tiene una eficacia de filtración del 92%, y la KN95 puede tener una eficacia de entre el 95 y el 99%”, agrega la enfermera. “Todas las comparaciones que podemos hacer entre las mascarillas por su tipo de filtrado tienen que ver con ciertas características y pruebas que van pasando para pasar su certificación”.

Como lo explicamos anteriormente, mientras la mascarilla cumpla el objetivo de hermetizar la zona de la nariz, las mejillas y la boca, el usuario puede sentirse seguro. “Mientras más chequeada y más chequeo tenga, mejor porcentaje de protección tiene”, detalla.

“Para asegurarse de que el producto que se está comprando realmente tenga esos niveles de protección, “lo ideal es adquirirlas en el comercio seguro y acreditado”, sugiere Carolina Calderón, enfermera MQ de Clínica Alemana. Si las obtenemos de la calle o de manera informal, no hay cómo saber si realmente pasaron por el proceso de certificación y por lo tanto pueden no ser tan efectivas.

2. KN95 (y sus homólogas) son las más seguras ante aglomeraciones

“En un ambiente de alta aglomeración de personas, lo recomendable es utilizar la KN95”, explica Pilar Gambra, infectóloga de Clínica Santa María y miembro del Comité Covid de la Sociedad Chilena de Infectología. Por ejemplo, en hospitales, en espacios de atención directa con pacientes o clientes, en el transporte público o el comercio.

Joseph G. Allen, director del programa Healthy Buildings de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard, escribió una columna para el diario The Washington Post donde decía que ojalá toda la población tuviese acceso a este tipo de mascarillas, ya que son las más seguras.


Caja 10 mascarillas certificadas KN95 desechables Huweikang


Allen asegura que este tipo de mascarilla “entrega una disminución a la exposición del virus de hasta 99%, a diferencia de mascarillas que protegen un 70% y que combinadas pueden aumentar a un 91% su nivel de protección”.

3. Prevención por la variante Delta

“El tipo de mascarilla a usar va dependiendo del escenario en que uno se encuentra”, analiza Caravajal, enfermera de Red Salud UC CHRISTUS. Como ya se están abriendo las fronteras para los vacunados, “tenemos a varias personas viajando en espacios como aviones y buses; a ellos les recomendaría que se usasen mascarillas KN95 N95 o superiores”.

“Nos estamos enfrentando a nuevas variantes del virus, como la delta, que es 2,5 veces más contagiosa que la variante original alpha”, dice. “Si bien aquí tenemos muy poquita circulación de delta, vemos que en los países europeos tienen cerca de un 80%”. Según explica la académica, a veces mirar a Europa funciona como un escenario que podría llegar a ocurrir. Por esto mismo “nosotros tenemos que pensar que ante esta variante usemos medidas de protección que sean mejores, con una buena filtración y protección”.

4. Recuerda su duración (y que no se humedezca)

Una de las cosas que ya deberíamos tener internalizada es que las mascarillas no son eternas y, aunque sean reutilizables, de igual forma no las puedes usar para siempre.

En el caso de las mascarillas desechables, Gambra advierte que “lo ideal es que se usen hasta que se humedezcan con la respiración, y eso suele ocurrir en unas horas con las quirúrgicas y durante un turno de 8 horas con las KN95”. O sea, no deberíamos tenerla por más de una jornada de uso continuo.

El problema grave de una mascarilla humedecida es que se transforma inmediatamente en un instrumento inseguro, puesto a que la barrera, en lugar de repeler a las partículas, hace todo lo contrario. Para estos casos es recomendable llevar al menos dos mascarillas de recambio, sobre todo si son días largos en los que no vuelves pronto a casa.

Mascarilla de 3 pliegues desechable 50 Unidades


“En ambientes clínicos, la mascarilla se elimina, pero si hablamos de ambientes comunitarios o sociales, la puedes volver a usar, completando entre 4 a 6 horas de uso continuo”, comenta Carvajal. Es decir, “si yo la uso 20 minutos un día, y la dejo en un lugar seco y limpio, que no se contamine, la puedo volver a usar al día siguiente”.

Caso distinto sería una persona que “está con mascarilla y está cantando o dando un discurso”, describe la enfermera. Ese implemento se humedecerá rápidamente y tendrá que ser reemplazado.

5. Mascarillas reutilizables: lo que debes saber antes de usarlas

“Las mascarillas reutilizables son recomendables para actividades de muy bajo riesgo, como ir al parque o zonas con ambientes abiertos”, sugiere Carvajal. También explica que su uso puede ser combinado con una mascarilla de tres pliegues.

“Se puede, solo que la primera capa debe ser la de tres pliegues y sobre esta va la reutilizable. Así mejoras la filtración y va a cerrar mejor”, especifica. “Es una buena solución para quienes encuentren que la mascarilla de tres pliegues les queda suelta en la cara”.

Gambra opina lo contrario. “No es apropiado. Además, se ajustan mal a la cara, dejando espacios abiertos”. Por eso sugiere “usar mascarillas quirúrgicas desechables y KN95, dependiendo del grado de exposición, así como también solicitar certificados de calidad en las mascarillas reutilizables”.

“Hay de distintas calidades. Siempre hay que preferir las que no tengan costuras por delante, porque siempre una costura puede ser una zona de un potencial filtrado”, detalla la especialista, y hace un llamado a “preferir ojalá las más lisas y que tengan más de una capa”.

“Las mascarillas de tela por sí solas no son recomendables, porque no tiene los filtros necesarios para protegernos”, dice Calderón. Sin embargo, en caso de que no se puede acceder a las otras mascarillas, “es mejor usar una de tela que a no usar nada”.

6. ¿Cómo lavamos una mascarilla reutilizable?

“Está un poco estudiado que los virus, en general, mueren con una temperatura inicial de 60 grados”, contaba Solange Astudillo, enfermera de Clínica Indisa, en un artículo sobre mascarillas reutilizables.

“Ojalá pudiésemos hacerlo a mano, sin restregar rigurosamente, pero sí por algunos minutos con algún jabón o detergente hipoalergénico”, comentaba Astudillo. Se debe tener en cuenta que “es una tela que va a estar en nuestra cara. Soluciones más abrasivas pueden causarnos alguna irritación”.

“También se pueden meter a la lavadora”, agrega Carvajal, puesto a que “el virus tiene esta capa de lípidos, una capa grasa, que cuando tú la lavas con agua y con jabón se desarma y muere”.

7. Mascarillas para cada ocasión

Si bien la enfermera dijo que las mascarillas reutilizables pueden usarse en actividades con bajo índice de contagio, en situaciones como ir a la oficina, a un colegio o cualquier lugar donde se ocasionen aglomeraciones, “la recomendación es usar una mascarilla que brinde la mayor protección, como la de tres pliegues o la KN95”.

La profesional hace énfasis en que la mascarilla que usemos debe contar con alguna certificación. “Las que no dicen nada sobre su vida útil, no la tienen. Si compro una mascarilla que no está certificada porque me gusta el diseño, tengo que saber que estoy comprando la mascarilla por la razón equivocada”, apunta. “La idea es que cumpla la función por la que la estoy comprando”.

Si estás comprando una mascarilla solo porque te gustó el estampado o el color, aquí lo prudente para ti y quienes se crucen en tu camino es que uses la técnica de doble mascarilla: de esta forma te cuidas tú y el resto.

8. ¿Se pueden dejar en percheros y manillas?

¿Les ha pasado que han visitado a algún familiar o amigo que tenga en sus manillas algunas mascarillas colgadas? ¿O lo han hecho ustedes mismos en algún perchero?

La enfermera dice que “mientras esto sea individual, y tengas claro que esa es tu mascarilla y no esté contaminada, no hay problema. Lo importante es que se respete la distancia con las mascarillas de otras personas”. Ya lo sabes: una mascarilla por manilla en una puerta que ojalá no pasen tocando, y que mantengan entre ellas la distancia social.

9. ¿Qué hago si voy a un restaurante?

“Primero que todo, debemos aprender a retirarnos la mascarilla: debemos tomarlas desde las amarras y no desde adelante, ya que esa es la zona contaminada”, narra Calderón. Luego, lo que ella sugiere es “utilizar una bolsa de papel para guardarlas”.

“Al guardarlas con bolsas de plástico se pueden humedecer”, explica. En el caso de que no se cuente con una bolsa de papel, “es mejor guardarla en una plástica que dejarla encima de la mesa o expuesta en la cartera sin ninguna protección”.

Ante esta misma pregunta, la infectóloga recomienda llevar más de una mascarilla para poder descartarlas. “En estos casos lo ideal es eliminarla y sacar una nueva”, apunta.

10. Úsala bien

Probablemente te ha ocurrido que vas caminando en la calle y miras a personas que tienen la mascarilla mal puesta, cubriendo la papada o bajo la nariz. Puedes llegar incluso a sentir escalofríos porque no están usando esta herramienta como se debe. Calderón recalca que es de suma importancia cumplir con la normativa de uso y además “debemos asegurarnos que la mascarilla quede ajustadas a nuestra piel”.

“Es tan importante mantener la distancia social necesaria como usar mascarilla, tanto en la calle como en los lugares de trabajo; también evitar almorzar a menos de dos metros del resto, idealmente en lugares abiertos o con ventilación”, advierte.


*Los precios de estos productos están actualizados al 29 de julio de 2021. Sus valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.