Oppo Reno 7: un cumplidor smartphone de gama media

Ha sido lento el desembarco de esta marca china, una de las últimas en llegar a nuestro país, pero a poco vamos conociendo sus modelos. Como este interesante y compacto gama media, de interesante precio, que pasa la prueba en todas las categorías e incluso sobresale en algunas.




Oppo ha sido una de las últimas marcas chinas en arribar a nuestro país. Parte de BBK, un conglomerado chino gigante que también es dueño de Vivo, RealMe y OnePlus, la empresa fue fundada por Tony Chen en 2004. Desde entonces, se ha expandido por más de 50 países y el 2016 se transformó en el fabricante chino más vendido de su país, cosa que repitió el 2019. Actualmente, dentro del mercado global, son las cuarta marca más vendida en el mundo, con casi un 10% de participación y solo detrás de Samsung, Apple y Xiaomi.

Vertiginoso crecimiento el de Oppo, que ha ido a la par con los distintos modelos que ha lanzado en mercados selectos, especialmente los referidos a gama alta y a accesorios, que van desde lentes de realidad aumentada a pulseras inteligentes y audífonos inalámbricos.

Con una mezcla muy refinada de elegancia y diseño —incluyendo aparatos como el Find X5 Pro o el plegable Find N, que aún no están disponibles en Chile—, han cautivado al público y a la crítica. Por otro lado, Oppo se puede jactar de tener el cargador más poderoso jamás fabricado, capaz de cargar un celular de 0 a 100% en apenas 15 minutos.

Hasta este año, los modelos de Oppo eran relativamente escasos, pero tras el desembarco de la marca en la región y el lanzamiento del interesante Oppo Reno 7, las cosas próximamente deberían cambiar. Ojalá así sea. Mientras, revisemos este interesante gama media.

Especificaciones:

  • Dimensiones: 160 x 73.2 x 7.5 mm aprox.
  • Peso: 175 grs.
  • Pantalla: AMOLED 6.43″ (2400 x 1080) @ 90 Hz
  • Procesador: MediaTek 900 (8 núcleos) @ 2.4 GHz
  • Memoria: 6GB RAM (+ 5GB ampliables por SO)
  • Almacenamiento: 256 GB (ampliables con microSD)
  • Batería: 4500 mAh (con carga reversible)
  • Cámara trasera: Principal: 64MP, f/1.7; FOV 79°; lente 6P; AF Microscópica: 2MP, f/3.3; FOV 65°; lente 3P+IR; FFProfundidad: 2MP, f/2.4; FOV 89°; lente 3P+IR, FF
  • Cámara frontal: 32MP, f/2.4; FOV 85°; lente 5P
  • Conectividad: 5G / Wi-Fi 6 / Bluetooth 5.2 / NFC
  • Sistema operativo: Android 11 (ColorOS 12.1)

Liviano y con buena distribución de botones

No hay mayores sorpresas al desenfundar de la caja del Oppo Reno 7. Al abrir su característico empaque de color verde y negro encontramos el teléfono, una nueva generación tras el debut del Reno6 Lite, que la marca presentó discretamente el año pasado en nuestro país y que, para ser sinceros, no presenta grandes cambios respecto al modelo anterior.

Primera impresión: es liviano (175 gramos) y no tan grande (poco más de 6.4 pulgadas), un tamaño sumamente agradable ya que permite tener una amplia pantalla sin mucho esfuerzo por abarcar todo el aparato con una sola mano. Curiosamente, el agujero de la cámara frontal, en vez de al medio, que es lo habitual, se encuentra en la esquina superior izquierda. Fuera de eso, tenemos un cargador con su cable USB-C, la obligatoria funda transparente de silicona y las guías de seguridad e inicio rápido.

De bordes redondeados, la pantalla AMOLED tiene una buena tasa de refresco de 90 Hz y su aspecto es discreto y hasta algo elegante. Notamos, eso sí, que la base de la pantalla era inusualmente gruesa.

El modelo reseñado tiene un bonito color “azul aurora” (también disponible en “negro cósmico”) en la parte reversa, que cambia levemente de tonalidad al momento de enfrentarlo a la luz gracias a un acabado láser. Es atractivo al ojo y posee un agradable detalle: su superficie no deja posibilidad de mancharlo con las huellas de los dedos.

En la parte superior izquierda tenemos un discreto módulo fotográfico, y más abajo está el logo de la marca engravado. A los costados, dos novedades o —más bien— viejas características que se mantienen: en el costado izquierdo, casi al medio, nos encontramos con los botones de volumen. Un poco más arriba tenemos el puerto para la tarjeta SIM y para la microSD (bienvenida sea). Mientras, en el costado derecho, sólo está el botón de encendido. Ese cambio es sumamente cómodo y hace cuestionarse por qué la mayoría de los fabricantes Android opta por tener ambos botones en el costado derecho. Será tema de gustos.

El otro detallito, y que de seguro mucha gente celebrará, es que acá aún tenemos un conector de audio jack 3.5″ en la parte inferior. Por lo tanto, es posible enchufarle al Reno 7 cualquier tipo de audífonos o incluso pasarlo a un equipo de música. A su lado está la entrada para un conector USB-C y el único altavoz que posee.

Muy personalizable

Para el estándar de gran parte de los smartphones con Android, el Reno7 es un refrescante cambio en cuanto a tamaño y peso. Levantarlo de dónde esté o meterlo al bolsillo marca un cambio considerable en la experiencia, especialmente para quienes estén acostumbrados a modelos más voluminosos. Aquí el peso apenas se siente.

Por otro lado, los desbloqueos a partir del reconocimiento facial o el lector biométrico incrustado en la parte inferior de la pantalla son lo suficientemente rápidos como para no darse cuenta de que el celular ya se encuentra desbloqueado y listo para ser usado. Solo un detalle: definitivamente es más cómodo y menos engorroso utilizar el lector biométrico en el botón de encendido que en la pantalla.

Otra novedad es que el botón incluye una minúscula y alargada luz LED, la que se enciende cuando hay notificaciones por leer. Eso previene de tomar y desbloquear el celular cuando no haya necesidad de hacerlo.

En cuanto a su sistema operativo, ColorOS 12 es la versión propietaria que presenta el dispositivo sobre Android 11. Es muy amistosa, especialmente porque permite un grado de personalización que no siempre se encuentra en estos aparatos de manera nativa. Se pueden ajustar desde la forma de los íconos y la temperatura de los colores hasta el modo oscuro y la elección de distintas tipografías para el sistema. Siempre hay múltiples posibilidades y opciones que permiten renovar la experiencia de uso. Se sabe: mientras más único pueda ser nuestro celular, mejor nos sentiremos con él.

Las posibilidades alcanzan incluso la modalidad always on, cada vez más popular entre los dispositivos. Ahí es posible incluir, mientras el smartphone no está siendo utilizado, diversas animaciones, datos y tipos de notificaciones, incluyendo la silueta de una persona que se puede extraer desde una fotografía.

Hay algo de bloatware —software que viene pre-instalado pero que no siempre es deseado— en las apps nativas del sistema, incluyendo plataformas populares como Facebook, TikTok o la suite con las herramientas de Google, pero también unas raras apps de videos y otras herramientas que prestamente fueron desterradas del celular.

Bajo el capó nos encontramos con un procesador MediaTek 900 5G y una memoria de 8 GB (expandibles hasta 12 GB). El almacenamiento, por su parte, es de 256 GB pero ampliables a través de una tarjeta microSD. Para el rango está bastante bien y, de hecho, durante el periodo de prueba el Reno7 no presentó ningún tipo de contratiempo en su uso diario. ¿En qué consistió? Redes sociales, envío de correos, ver series de tv por streaming y hasta algo de videojuegos. Descartamos, eso sí, títulos de alta intensidad gráfica, como el Genshin Impact, Diablo Immortal, Asphalt 9 o Call of Duty. No es un teléfono para gamers, por lo que hay que resignarse a jugarlos en bajas condiciones de performance.

Batería suficiente y muchas opciones para jugar con las cámaras

La batería del Reno 7 no es ningún monstruo. Alcanza los 4500 mAh, quizá algo bajo hoy en día para la gama media, cuyo estándar está en los 5000 mAh. Sin embargo, la batería llegó a durar casi hasta dos días con un uso moderado. Lo bueno es que el modelo viene con un cargador de 65 watts (con tecnología propietaria SuperVOOC), que permite que el teléfono se cargue al 100% en poco más de media hora, lo que garantiza que el celular rápidamente tenga energía en muy poco tiempo.

Por su parte, la cámara fotográfica es bastante decente. Los lentes tienen generosas especificaciones, como un rango dinámico alto (HDR) que puede activarse automáticamente y funciones de imagen que permiten una amplia gama de posibilidades de retoque. Entre las opciones están retratos bokeh, cámara lenta, selfies de alta resolución, mejora de rostros, escenas con inteligencia artificial, filtros y stickers hasta muchas otras posibilidades. Por su parte, la grabación de video alcanza hasta 4K de resolución y a 30 cuadros por segundo en su lente trasero (y 1080p en la frontal).

Para filmar están los clásicos modos panorámico y time-lapse, pero también tiene ultra HD, escaneo de textos y un novedoso estilo de vista dual, donde se pueden tener ambas cámaras —frontal y trasera— activas simultáneamente.

No tuve problemas con los tres lentes de la cámara en condiciones normales de luz diurna. Pero claro, en ciertos ambientes, especialmente nocturnos o con poca luz ambiental —como días muy nublados—, los resultados sean algo menos vívidos de lo deseado, al menos comparado con cámaras de aparatos de gama alta. Pero en general, buen desempeño fotográfico.

Veredicto Práctico

De atractivas impresiones para un gama media, el Reno7 es una muy buena alternativa, con conexión 5G lista para su uso. Cubre un amplio espectro de necesidades y su desempeño (como también su precio, especialmente el modelo de 128 GB) lo pone dentro de los más atractivos modelos de su rango en el mercado.

Destacan el tamaño, el diseño y el rendimiento del teléfono, para uso cotidiano y crear buenas piezas fotográficas y audiovisuales sin mayor esfuerzo. Es un digno aparato. Pero estamos ansiosos de que los hermanos mayores de la marca hagan su arribo a nuestras tierras.

Nota: ⭐⭐⭐⭐★


Más reseñas tech en Testeo Práctico


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 9 de agosto de 2022. Los valores y su disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.