Tres apps para ordenar tus finanzas

ordenando app

Ilustración: César Mejías.

Cotizar remedios, organizar el menú, las compras de supermercado y tener claro cuánto hemos gastados son algunas de las funciones de estas aplicaciones para ayudarnos a llegar a fin de mes.


Ordenar las platas no es tarea fácil. Muchas veces con las tarjetas de crédito, las apps de comida y supermercado y los gastos que no teníamos considerados cuesta saber cuánto hemos gastado. Y aunque en la práctica la fórmula es simple: no comprar más de lo que ganamos, el día a día y los "eventos" no planificados hacen que el dinero, a veces, o muchas veces, escasee.

Una de mis metas para el próximo año es tener más control sobre mis finanzas y no llevarme a fin de mes la sorpresa de que no me queda plata o que el gasto en la tarjeta fue excesivo. Y no hablo de grandes lujos: cuentas, supermercado y remedios, lo básico de una familia. Me puse a investigar y con estas aplicaciones espero planificar mejor. Ojalá el nuevo año me acompañe.

Lo primero: planifica

Llevar un registro (en papel o Excel) es algo que todos sabemos hay que hacer, pero pocos materializamos. Para el economista y profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Los Andes, Andrés García, calcular y entender la estructura de gastos mensuales es muy importante para poder gestionarlos de mejor forma. Eso sí, hay que distinguir entre los gastos recurrentes (arriendo y cuentas), los poco frecuentes pero ciertos (contribuciones y matrículas), y aquellos que surgen de forma inesperada.

"Si, por ejemplo, sé que en marzo debo pagar el permiso de circulación entonces podría planificar ese gasto dividiéndolo en 12 meses y separando ese monto mes a mes como si fuera un pago regular en lugar de un gasto extraordinario. De ese modo, cuando llegue marzo ya no necesitaré endeudarme y no solo eso, sino que además terminaré gastando menos porque ya no pagaré intereses ni comisiones", explica.

Ahora, hablemos de aplicaciones.

[caption id="attachment_934455" align="alignnone" width="3000"]

Ilustración: César Mejías.[/caption]

1. Para ahorrar en comida

Las aplicaciones de compras, nos han simplificado la vida. El problema, en mi caso, al menos, es que no planifico y solo pido. Gasto de más y mi huella de carbono se eleva con cada pedido. La aplicación ComoQuiero, desarrollada en Chile, permite elegir un menú, obtener la receta sobre cómo prepararlo y además, realizar el pedido al supermercado comprando lo justo y organizando los delivery, concentrados solo en uno. "Entre un 20% y 30% mensual", es lo que dicen se puede ahorrar.

2. Una app para consolidar tus gastos

La aplicación española Fintonic permite agrupar todas las cuentas: bancos, tarjetas de créditos y préstamos y así tener el panorama global de cuánto dinero tenemos disponible. Envía alertas sobre gastos, movimientos duplicados y cargos por comisión y categoriza los egresos, a través de gráficos, para saber en qué gastamos de más o qué porcentaje de nuestro presupuesto se va a restoranes, por ejemplo. Una de sus alertas que no queremos recibir es: "saldo bajo en cuenta". ¿A quién no le ha pasado? Es gratuita, pero hay que ingresar las claves de las entidades financieras que uno quiera consolidar. García, además, recomienda Toshl Finanzas, Spendee, Monefy y Mint.

3. Cotiza tus remedios

Otro ítem importante en el bolsillo son los remedios. El 75% de los chilenos consume algún medicamento (según la encuesta sobre Acceso de Medicamentos del Instituto de Políticas Públicas de la U. San Sebastián). Por lo mismo, saber dónde comprarlos y cómo aprovechar las ofertas es significativo. Para controlar este gasto, YAPP es una aplicación chilena gratuita para cotizar precios de medicamentos a lo largo de todo Chile. ¿Cómo funciona? Primero, geolocaliza al usuario, muestra las farmacias más cercanas y entrega un listado desde el precio más barato al más caro. Si uno se crea un perfil, incluso, la aplicación permite calcular los beneficios y descuentos que se aplican y muestra el recorrido para llegar al local seleccionado.

Comenta