10 realidades sobre el dolor de espalda baja

Lumbalgia o dolor de espalda baja es uno de los padecimientos más frecuentes en la mujer.




Es una realidad que existen padecimientos más frecuentes en las mujeres debido a múltiples factores, desde características biológicas hasta socioculturales, relacionadas con el tipo de tareas y actividades que las mujeres hoy por hoy tienen a su cargo. La lumbalgia es uno de ellos y se debe principalmente a debilidad o distensión muscular.

Y aquí compartimos 10 realidades del dolor de espalda baja conocido como Lumbalgia. Quizás desconocías alguno de ellos:

Género. Si bien, estudios indican que el género no es una variable predictiva de la lumbalgia, su prevalencia es mayor en mujeres (53.6 %) que en hombres (46.3 %). La principal causa es la degeneración discal que aumenta con la edad y comienza en la tercera década de la vida femenina, afectando la capacidad de carga de la columna.

Edad. El dolor de espalda es más común a medida que envejeces, a partir de los 30 o 40 años. En las personas mayores el dolor lumbar se asocia a una mayor limitación de la actividad.

Fortalecimiento muscular. Los músculos débiles y no utilizados de la espalda y el abdomen pueden provocar dolor de espalda.

Sobrepeso. El exceso de peso corporal representa una sobrecarga para la espalda.

Enfermedades. Algunos tipos de artritis y cáncer pueden contribuir al dolor de espalda.

Levantar objetos de forma inadecuada. Cuando usas la espalda en lugar de las piernas puedes tener dolor de espalda.

Trastornos psicológicos. Las personas propensas a la depresión y la ansiedad parecen tener un mayor riesgo de padecer dolor de espalda.

Tabaquismo Los fumadores tienen tasas más elevadas de dolor de espalda. Esto puede ocurrir porque fumar provoca más tos, lo que a su vez puede causar una hernia de disco. Fumar también reduce el flujo de sangre hacia la columna vertebral y aumenta el riesgo de osteoporosis.

Oficio/profesión. Desempeñar ocupaciones rutinarias y manuales, tener un trabajo con gran carga física de trabajo, se asocia con el dolor lumbar incapacitante después de un año.

Tipo de dolor. La lumbalgia es considerada un tipo de dolor mixto. Se le llama así al dolor que afecta al músculo y al sistema nervioso, provocando síntomas como ardor, hormigueo, punzadas y entumecimiento, así como también trastornos del sueño, ansiedad, depresión, quemazón, sensación de frío, descargas eléctricas y piquetes.

Aunque las pruebas clínicas no pueden identificar con exactitud el tejido que origina la mayoría de los dolores lumbares, hay varias estructuras inervadas que han demostrado producir dolor al ser estimuladas. Por ello, para malestares como la lumbalgia, un analgésico común no siempre resulta efectivo; sin embargo, una combinación de diclofenaco, que reduce la inflamación y el dolor, junto con las vitaminas B (B1, B6 y B12) que actúan sobre el sistema nervioso, puede ser una buena opción pues esta unión actúa sobre el origen del problema y provee alivio, aún en el caso de dolor mixto.

Dicha combinación está indicada como auxiliar en el alivio del dolor e inflamación de músculos, articulaciones y el sistema nervioso causados por, procesos quirúrgicos, golpes, caídas, torceduras además de aquellos causados por contracturas musculares.

Una mujer con la mayoría de los signos de alarma alrededor de estas molestias o padecimientos debe contactar al médico y definir el tratamiento adecuado en busca de llevar una vida plena, saludable, sin riesgos y que puedan alcanzar su desarrollo personal y profesional al máximo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.