Bencinas suben a su nivel más alto desde 2014 y proyectan que gasolina de 93 octanos llegará a los $900 en julio

bencinas

Informe de Hermann Consultores prevé que los mayores precios del petróleo sumado a la reciente trayectoria alcista del dólar repercutirán en los valores de los combustibles. De concretarse, esta previsión marcaría un récord histórico.




Una verdadera racha alcista es la que está teniendo el precio de las bencinas. La última vez que bajó de precio fue la semana del 23 de noviembre. La siguiente, el 31 de noviembre aumentó y nunca más dejó de subir. Ya van 26 semanas de alzas consecutivas y por ello, los precios, en todos sus octanajes se encuentran en niveles máximos desde noviembre de 2014.

Así, a partir de hoy, en la Región Metropolitana, la bencina de 93 octanos se cotizará en $862, mientras que la de 95 lo hará en $889 y la de 97 octanos en $916.

Pero esta trayectoria no parará aquí, sino que todavía quedan varias semanas de incrementos, al menos siete semanas. Esta senda llevará a que el precio de las gasolinas de 93 octanos alcance los $900 promedio a mediados de julio en la Región Metropolitana, siendo récord desde que hay registros.

Jorge Hermann, académico de la Universidad de Chile y director de Hermann Consultores, explica que esta proyección se sustenta en las sostenidas alzas que ha tenido el precio del petróleo, el dólar y la gasolina internacional.

“Las bencinas han experimentado un alza de $150 entre noviembre del año pasado y mayo de este año. La principal razón del incremento se debe a un mayor precio del petróleo que subió desde US$50 a US$68 en ese mismo período”. Para Hermann, “la principal razón del alza del petróleo se debe a la recuperación económica que se está dando en algunos países desarrollados que se ve reflejado en el mayor consumo de commodities”.

A su vez, el economista sostuvo que para las próximas semanas se sumará el factor del precio del dólar, que luego de las elecciones de los Convencionales Constitucionales subió $30 cerrando ayer en $729.

Por lo tanto, en base a la tendencia alcista del petróleo y el dólar al alza “es probable que la gasolina de 93 alcance los $900 a mediados de julio. Ese nivel comparado a precios de hoy es el más alto desde 2014”, pero en términos nominales, es récord histórico.

04 FEBRERO de 2016/SANTIAGO Trabajadores atienen en bomba de bencina en el centro de Santiago. Esto por una nueva baja en las bencinas en la jornada de hoy. FOTO:PABLO ROJAS MADARIAGA/AGENCIAUNO

El factor Mepco

Y cómo está operando el Mecanismo de Estabilización de los Precios de los Combustibles (Mepco) Hermann explica que “hoy el Mepco está disminuyendo el impuesto específico en $30 para la bencina de 93 y $40 en la de 97 octanos, es decir, la gasolina podría estar $30 y $40 por sobre lo que se está viendo hoy en las gasolineras”.

El objetivo del Mepco es evitar las alzas y bajas bruscas para la gasolina y el diésel y, por ello, a través de un impuesto variable el Fisco hace que las fluctuaciones no sean superiores a $6 por litro por semana.

Así, cuando los principales parámetros que inciden en el precio de los combustibles en Chile -valor del petróleo y tipo de cambio-se mueven al alza, el Estado, a través de este impuesto variable, entrega un subsidio disminuyendo dicho impuesto para amortiguar el incremento de los precios, dejando de recaudar. A la inversa, cuando los precios se mueven a la baja y van más allá de $6,2 por litro, el Fisco sube el impuesto variable para estabilizarlos, con lo cual recauda más recursos para sus arcas.

Moción parlamentaria

Ante este escenario de alza sostenida, los parlamentarios de Chile Vamos Álvaro Carter, Sandra Amar, y los UDI, Rolando Rentería, y Osvaldo Urrutia presentaron una moción que busca reducir a la mitad el impuesto específico mientras dure la emergencia sanitaria.

De acuerdo al texto, “el presente proyecto tiene por objeto rebajar un 50% el impuesto específico al combustible en caso de Estado de Excepción constitucional o alguna calamidad pública que afecte o comprometa gravemente el empleo e ingresos de la ciudadanía, rebaja la cual se mantendrá hasta que cese el acontecimiento que lo motivó, así como también sus consecuencias”.

El diputado Carter sostuvo que de aprobarse esta iniciativa los consumidores verán reflejado una rebaja de un 20% en el precio que pagan al consumir bencinas.

Por otro lado, el reciente estudio de sobre exenciones de la OCDE y el FMI aconsejan en la dirección contraria, indicando que, al menos, el gravamen del diésel debería subir para igualarlo al de las gasolinas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.