Expectativas de consumo suben a su nivel más alto desde mediados de 2019

Comercio, automotoras e inmobiliarias se preparan para el tercer retiro del 10% y anticipan fuerte alza de sus ventas

Así lo refleja la última encuesta Cadem, donde un 45% de los consultados califica la situación económica de los consumidores como 'muy buena' y 'buena'. Si bien todavía hay una mayoría que tiene una visión negativa (47%), la brecha entre ambas perspectivas es de sólo dos puntos.




El tercer retiro del 10% de los fondos de pensiones, sumado a las nuevas ayudas del Estado como el bono clase media, el de transportistas y ahora el Ingreso Familiar de Emergencia ampliado a todos los inscritos del Registro Social de Hogares, han impulsado las expectativas de los consumidores.

Así lo refleja la última encuesta Cadem correspondiente a la primera semana de junio, donde un 45% de los consultados califica la situación económica de los consumidores para comprar bienes y servicios como ‘muy buena’ y ‘buena’, en lo que constituye su mayor nivel desde mediados de 2019 y previo al estallido social de octubre de ese año. Si bien todavía hay una mayoría que tiene una visión negativa (47%), la brecha entre ambas perspectivas es ahora de sólo 2 puntos, cuando hace solo unas seis semanas era de 40 puntos.

En el desglose, la encuesta muestra que desde el 22 de abril la visión positiva subió en 19 puntos y la mejor perspectiva la tienen los hombres, con 47%.

Asimismo, los jóvenes entre 18-34 años son los más optimistas sobre el cunsumo, registrando 52%, mientras que entre 35 y 54 la percepción positiva se ubica en 47%. Entre la población de mayor edad esta expectativa disminuye a 35%.

Por estrato socioeconómico, el sector alto encabeza la percepción positiva con 47%, seguido por el medio con 46% y el bajo con 41%. Y por regiones, en la Metropolitana lideran las expectativas positivas con 46%.

El gerente de Asuntos Públicos y Estudios Cuantitativos de Cadem, Roberto Izikson, explica que “la acumulación de los tres retiros y el nuevo IFE han entregado mucha liquidez a las personas. Esto se suma al pase de movilidad que ha permitido mayor movilidad para el consumo”.

Izikson pone otro elemento en el análisis: “Las fechas como el Cyberday también son claves. El consumidor está esperando muchas veces el mejor momento para comprar, en búsqueda de mejores precios. Las decisiones de compra se han vuelto más racionales y menos de ocasión”.

El gerente de Asuntos Corporativos de Cadem argumenta además que hay un efecto relevante en el mercado automotriz, “que a pesar de que está casi 30% más caro, sigue aumentando. Los consumidores perciben que es un mercado que puede seguir subiendo producto de la situación internacional y la falta de stock”.

Con respecto a si esta racha alcista seguirá, Izikson afirma que “dependerá de si aumentan las cuarentenas, medidas restrictivas y de la inflación. Además, probablemente, la gente podría volver a poner un freno, esperando nuevas fechas emblemáticas de descuentos y ofertas”.

Tomás Flores, economista de Libertad y Desarrollo (Lyd) acota que “a pesar de que la economía ha sufrido una sustancial recesión, con casi dos millones de empleos perdidos, se ha observado un incremento significativo del consumo de familias, sustentado por el apoyo del gobierno así como por el retiro de los fondos previsionales”.

Para Flores, “es probable que en los próximos meses veamos una moderación en la expansión del consumo, en la medida que se diluye el uso de los fondos transferidos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.