Expectativas de una fuerte alza en la tasa de interés y proyecciones de inflación de hasta 5,5% para 2021, presionan al Banco Central

El IPC sube más de lo esperado en diciembre por el alza del calzado, los muebles y los juguetes

Para la Reunión de Política Monetaria de este martes no hay dos lecturas: el ente rector subirá la tasa de interés, pero el debate está puesto en la magnitud, donde algunos agentes apuestan hasta por 75 puntos base. Por el lado de los precios, las ayudas estatales y los retiros de los fondos de pensiones llevaron al mercado a elevar las previsiones para el año.




La Reunión de Política Monetaria (RPM) de este martes será una de las más complejas de los últimos años. El Banco Central (BC) deberá continuar su proceso de normalización del estímulo monetario. Eso ya está internalizado por el mercado, sin embargo, el debate ahora está radicado en la magnitud del incremento de la tasa de interés. Esta se ubica actualmente en 0,75%. Si bien los consensos de las últimas encuestas apuntaban a un ajuste al alza de 25 puntos base en el presente mes, a decir de los propios economistas y operadores financieros, ha ido creciendo la opción de que el aumento sea de 50 puntos base, e incluso hay quienes apuestan por una subida de hasta 75 puntos base.

De concretarse esta última proyección, sería la primera vez desde 2001 -en que se nominalizó la tasa rectora-que el instituto emisor eleve la Tasa de Política Monetaria (TPM) en esa proporción. Antes, para la crisis asiática en 1998, el BC también aplicó un fuerte incremento. De ser así, también afectaría el ritmo de incremento hacia adelante y en cuánto se ubicaría el tipo de interés a fin de año. Todo este nuevo escenario de ajuste lo siguen de cerca los asesores económicos de los candidatos presidenciales.

Las ayudas fiscales para hacer frente a la crisis económica que ha dejado el Covid-19 totalizan este año US$ 21.935 millones. Esto, sumado a los US$ 50 mil millones de los tres giros de los fondos de pensiones, han originado un boom histórico en el consumo. Las ventas del comercio anotaron en julio un alza del 117,2%. Esta excesiva liquidez es la que el BC quiere comenzar a controlar, antes que la inflación se desborde.

En la parte alta de las expectativas de alza de tasas se ubica LarrainVial, quienes en un informe a sus clientes alertó los posibles efectos de desestabilización financiera que están provocando los retiros y la abundante liquidez. “Sin necesidad de que se concrete un cuarto retiro y en aras de frenar las expectativas de inflación, en su reunión de mañana (martes) el BC subiría su TPM en 75 puntos base, desde 0,75% a 1,50%, y otros 50 puntos base adicionales en la reunión de octubre, llevándola a 2,0%. Sería el inicio de la escalada de la TPM, que llegaría a 5% durante 2022, concentrados en la primera mitad”, señaló.

De esta manera, LarrainVial no sólo se ubica en la parte superior de las previsiones para este año, sino que también para el próximo, ya que hasta ahora nadie esperaba que la tasa de interés finalizara el 2022 en 5%.

Un cambio más abajo se ubica Morgan Stanley. El banco estadounidense espera que el ente rector suba la tasa de interés en 50 puntos base, a 1,25%. Otro gigante financiero estadounidense, Goldman Sachs, también piensa que existe una alta probabilidad que el consejo liderado por Mario Marcel lleve la tasa a 1,25%. “El Banco Central se ha quedado atrás de la curva y hay claras señales de que la economía se está sobrecalentando”, dijo el economista de la entidad, Alberto Ramos, en un informe.

“Desde el punto de vista de la gestión de la demanda interna, no vemos una razón de peso para mantener la postura monetaria tan acomodaticia y permanecer en una senda de normalización política muy gradual”, agregó en ese informe, que replicó la agencia Bloomberg. El experto estima la TPM en 2,25% para fines de 2021, y entre 3,75% y 4% a fines de 2022.

Nuevo Consejo del Banco Central

Similar es la visión de Santander, que tiene como escenario más probable que en la RPM de este martes el BC aumente la tasa de interés en 50 puntos base, para ubicarla en 1,25%, y que realice incrementos adicionales en las próximas reuniones de este año, para así finalizar el ejercicio con una TPM entre 1,75% y 2%. No obstante, no descartan que “el consejo decida ponerse delante de la curva y suba la TPM de manera más intensa (...), en 75 puntos base”, en la presente instancia.

Desde Credicorp Capital, el economista senior, Samuel Carrasco, menciona que “las cifras económicas recientes han evidenciado sorpresas al alza en actividad, inflación y en las finanzas públicas, junto con una relevante depreciación del peso. La magnitud de las sorpresas no ha sido menor y posiblemente se requerirá de una acción de política monetaria más agresiva”. Por esta razón asevera que “esperamos un alza de 50 puntos base en la reunión del martes, para cerrar el año en 2,25% y 3,5% en diciembre de 2022”.

El Grupo de Política Monetaria (GPM) también recomendó al BC subir la tasa de interés en 50 puntos bases. Esto principamente por las mayores presiones inflacionarias y las expectativas para el 2022 se han desanclado de la meta, situándose en 3,3%.

La última vez que el Banco Central aplicó un alza de tasas de dicha magnitud fue en marzo de 2011, cuando la subió de 3,5% a 4%. Y eso fue parte de un gran proceso de endurecimiento monetario ya que, en abril de ese mismo año, se subió desde 4% a 4,5%, y en mayo de 4,5% a 5%.

Y el IPC por las nubes

La agresiva alza de tasas tendría como objetivo primario contener las crecientes presiones inflacionarias. El IPC de 0,8% en julio alertó al mercado, quienes poco a poco comenzaron a subir sus previsiones para el año.

LarrainVial nuevamente se pone a la cabeza de las expectativas: “La inflación subyacente seguiría acelerándose en reacción a la inyección de liquidez derivada de las ayudas fiscales y de los masivos retiros de fondos de pensiones, fenómeno que se exacerbaría si es que el Congreso aprueba un cuarto retiro de fondos de pensiones. Reiteramos que el IPC terminaría en al menos 5,5% en 2021, con amenazas de que la inflación sea aún más elevada en 2022”. De concretarse esta proyección, sería el registro más alto desde noviembre de 2014, cuando los precios se empinaron sobre 6%.

En su análisis enfatizan que “la economía chilena y los mercados financieros continúan transitando en medio de un desorden institucional, donde hay un régimen parlamentario de facto y el Ejecutivo casi no existe. En medio de esta travesía por un “campo minado”, la economía chilena seguiría acelerándose en función de la reapertura de la economía y de la inyección de liquidez derivada de las ayudas fiscales a los hogares”.

Jorge Hermann, de Hermann Consultores, también espera un IPC anual sobre 5%. En su argumentación dice que “las presiones inflacionarias son latentes por dos motivos: el primero, alza en materias primas, cuellos de botella logísticos, alto dólar, aumento de salarios; y el segundo, exceso de demanda por masiva expansión monetaria y fiscal (incluyendo retiros de AFPs)”. Por esta razón, prevé que “los precios seguirán subiendo en los próximos meses, con la sequía como presión al alza hacia fines de año. El IPC anual rondará el 5,3%, y el IPC sin alimentos y energía se ubicará en torno al 4,5%”. Morgan Stanley no se queda atrás y elevó su expectativa de inflación para Chile en 2021 a 5,2%.

En BICE Inversiones, en tanto, esperan un registro anual de 4,8%, impulsado por los mayores estímulos fiscales, mientras que en BCI indican que su escenario contempla “inflación en 4,4% para 2021 y de 3,2% para 2022, aunque los riesgos son marcadamente al alza”.

Un poco más atrás se sitúa Claudia Sotz, economista jefa de Tanner, quien detalla que su proyección de Inflación es 4,6% para este año y 3,8% para 2022.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.