Ford y GM reducen la producción en medio de la escasez de chips

En esta foto se muestra la planta de ensamblaje de General Motors en Grand River, el 2 de septiembre de 2021 en Lansing, Michigan. GM ha tenido que cerrar temporalmente la mayoría de sus plantas norteamericanas debido a la escasez de chips semiconductores. Bill Pugliano / Getty Images / AFP

Los fabricantes de autos están paralizando las plantas que producen camionetas y reduciendo turnos por falta de componentes clave.


Ford Motor Co. y General Motors Co. están reduciendo aún más la producción en lo que es uno de los últimos ejemplos de cómo la escasez de chips de computador continúa afectando a los fabricantes de autos.

GM dijo el jueves que paralizará sus dos principales plantas de camionetas, en Silao, México e Indiana. Ambas producen camionetas GMC Sierra y Chevrolet Silverado. La compañía también suspenderá la producción en otras tres fábricas durante un par de semanas, lo que significa que no habrá producción de varios modelos de SUV (o vehículo utilitario deportivo) , incluida la Chevy Traverse.

Ford está reduciendo la producción de camionetas en sus tres plantas de camionetas a partir de la próxima semana. La compañía afirmó el miércoles que detendrá la producción de la F-150 en su fábrica de Kansas City, Missouri, y operará un turno de trabajo en lugar de tres en su planta de F-150 en Dearborn, Michigan. Su planta de camiones de Kentucky, que fabrica los SUV Ford Expedition y Lincoln Navigator y las camionetas Super Duty, operarán con dos equipos de trabajo en lugar de tres.

La escasez mundial de chips ha reducido la producción de la mayoría de los fabricantes de automóviles desde principios de año. Los semiconductores son fundamentales para los vehículos, ya que se utilizan en todo, desde motores y airbags hasta pantallas touch.

GM anteriormente había logrado evitar interrupciones en sus rentables líneas de camionetas y SUV. Durante la primera mitad del año, la compañía redujo la producción de aproximadamente 325.000 vehículos en América del Norte debido a la escasez de chips, pero menos de 10.000 de ellos fueron camionetas grandes o SUV grandes, según estima la firma de investigación AutoForecast Solutions.

Sin embargo, en las últimas semanas, la compañía ha tenido que dejar inactivas varias fábricas que hacen camionetas grandes, lo que marca los primeros recortes significativos de GM en la producción de camionetas desde que comenzó la escasez de chips a principios de este año.

La compañía advirtió el mes pasado que la escasez podría afectar sus ganancias del segundo semestre.

Ford se ha visto especialmente afectada por la escasez de chips de computador que ha reducido la fabricación mundial de autos desde enero. Los ejecutivos de la empresa han señalado las consecuencias de un incendio sufrido por un importante fabricante de chips en Japón en marzo, que agravó el problema para muchos de los proveedores del fabricante de automóviles.

Ford dijo en abril que espera que la escasez de semiconductores cause pérdidas de producción de alrededor de 1,1 millones de vehículos este año, lo que supondría un impacto final de alrededor de US$ 2.500 millones.

Si bien la pandemia por Covid-19 y la escasez de chips, relacionada a ella, interrumpieron los programas de producción, la crisis también ha generado beneficios inesperados para los fabricantes de autos, incluyendo precios récord por la escasez de suministros para vehículos. Los compradores de autos regresaron en números casi récord este año, atraídos por las continuas bajas tasas de interés, los abultados ahorros familiares y el repunte de la demanda reprimida de la pandemia, afirmaron distribuidores y analistas.

Sin embargo, las limitaciones de producción están mermando la disponibilidad de vehículos para los clientes, una tendencia que está afectando las ventas.

Wards Intelligence estima que las ventas de vehículos en Estados Unidos el mes pasado cayeron un 14% con respecto al año anterior. Excluyendo algunos de los meses más difíciles de la pandemia en 2020, Wards afirmó que agosto mostró el ritmo de ventas más bajo para la industria en una década. Ford informó a principios de esta semana que las ventas minoristas el mes pasado aumentaron un 6,5% en comparación con julio.

Los reguladores también están monitoreando la industria automotriz en busca de abusos del mercado. El principal organismo de control del mercado de China afirmó el mes pasado que está investigando a los distribuidores de chips para autos porque sospecha que están aumentando los precios durante la escasez mundial de chips.

—Mike Colias contribuyó a este artículo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.