Twitter no buscó una venta. Ahora Elon Musk no quiere comprar. Comienza un extraño drama legal

Elon Musk en la gala del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York en mayo. FOTO: Andrew Kelly/ REUTERS

Al tratar de poner fin a su acuerdo de adquisición de 44.000 millones de dólares, el líder de Tesla prepara el terreno para lo que podría convertirse en una de las batallas judiciales más extrañas de la historia de las adquisiciones de empresas.


El enfrentamiento de Elon Musk con Twitter Inc. ha sentado las bases de lo que podría convertirse en una de las batallas judiciales más inusuales en la historia de las adquisiciones de empresas: un objetivo de adquisición despreciado que nunca buscó ser comprado y que potencialmente trata de obligar al comprador que se negó a cerrar el trato.

En poco más de tres meses, Musk persiguió agresivamente una adquisición a la que Twitter se resistió primero, luego prevaleció y renegó, mientras utilizaba la propia plataforma para ridiculizar a Twitter y a sus líderes y dejar caer pistas sobre sus intenciones cambiantes.

Con el intento de Musk de poner fin a su adquisición de US$ 44.000 millones, Twitter anunció que planea emprender acciones legales. En un comunicado el viernes, indicó que presentará una demanda en el Tribunal de Cancillería de Delaware argumentando que Musk debe cerrar el acuerdo pactado.

El viernes en la noche, el empresario presentó documentos diciendo que quería salirse, apuntando a Twitter en varios frentes y diciendo que la compañía violó el acuerdo de fusión. Acusó a Twitter de ocultar datos para verificar los hechos sobre el negocio y que sus declaraciones sobre la cantidad de spam en la plataforma representan declaraciones materiales a los reguladores. También argumentó que la empresa estaba realizando cambios críticos en el funcionamiento ordinario del negocio sin su consentimiento, como la imposición de una congelación de la contratación y los despidos.

Los expertos en derecho corporativo dicen que Twitter parece estar en una base legal más sólida que Musk. La presentación no proporcionó pruebas para respaldar su afirmación de que la estimación era inexacta o un cálculo alternativo. “Esto ni siquiera está en el ámbito”, dijo Zohar Goshen, profesor de derecho transaccional en la Escuela de Derecho de Columbia, añadiendo que el impacto en el valor de una empresa tiene que ser tan dramático que su valor se reduciría a la mitad, por ejemplo.

Los despidos y la congelación de las contrataciones en las empresas tecnológicas también se han convertido en algo habitual en las últimas semanas. La empresa matriz de Facebook, Meta Platforms Inc., ha recortado las contrataciones y Tesla Inc. de Musk está recortando personal.

La pregunta sigue siendo si es realmente posible obligar al excéntrico multimillonario -conocido por evitar las normas incluso cuando le trae problemas legales- a comprar una empresa que no quiere poseer.

“¿Qué van a hacer si hay una sentencia y él dice: ‘Bueno, sigo sin comprarla’?”, preguntó Goshen. “Realmente no tienen herramientas para obligarlo a seguir adelante. No se mete a la gente en la cárcel porque no compre algo”, comentó.

Ha habido algunos ejemplos de compradores que se han visto obligados a llevar a cabo sus compras en virtud de la cláusula de “cumplimiento específico” que aceptó Musk, pero la mayoría eran acuerdos pequeños. Nunca se ha probado a tan gran escala el concepto de que un tribunal obligue a un comprador a completar un acuerdo.

La mayoría de los enfrentamientos legales sobre acuerdos agriados terminan en resoluciones que implican una reducción del precio o un pago único. Musk acordó pagar una tasa de cancelación inversa de US$ 1.000 millones a Twitter en caso de que el acuerdo fallara, lo que se produciría en ciertos casos, como si la financiación de su deuda fracasara o los reguladores intentaran bloquear el acuerdo. Ninguno de los dos casos se ha producido.

El enfrentamiento encara a varios bufetes de abogados. Twitter ha contratado recientemente a Wachtell, Lipton y Rosen & Katz, según personas familiarizadas con el asunto, mientras que Musk cuenta con Skadden, Arps, Slate y Meagher & Flom LLP. La red social ya ha estado trabajando con Simpson Thacher & Bartlett LLP y Wilson Sonsini, mientras que el equipo del empresario también incluye abogados de Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan.

El acuerdo limita a US$ 1.000 millones la cantidad que Twitter podría demandar por daños y perjuicios, lo que significa que sus únicas opciones son demandar el cumplimiento específico para obligarlo a cumplir, o un máximo de US$ 1.000 millones. Un representante de Musk no hizo comentarios al respecto.

El enfrentamiento deja a Twitter en una posición precaria, dado que sus perspectivas como empresa independiente son desalentadoras, en parte debido a un mercado de la publicidad digital en plena agitación. Las acciones de Twitter cerraron el viernes a US$ 36,81, un 32% por debajo del precio de US$ 54,20 por acción que Musk aceptó pagar.

Ante las críticas de Musk y el debilitamiento del mercado publicitario, el director ejecutivo de Twitter, Parag Agrawal, ha tratado de prepararse para un período difícil, ya sea bajo la propiedad de Musk o no. En mayo, anunció la congelación de la contratación y el ajuste del cinturón, diciendo que estaba tomando medidas durante la adquisición porque las condiciones económicas habían empeorado y Twitter no podía asumir que el acuerdo con Musk se cerraría. Esta última semana, recortó el personal de contratación.

Los inversores parecen desconcertados por el último giro, lo que hizo que las acciones de Twitter bajaran un 4,81% en las operaciones posteriores al viernes tras la revelación de Musk.

El director general de Twitter, Parag Agrawal, a la izquierda, en la conferencia de Allen & Co. en Sun Valley este mes. FOTO: BRENDAN MCDERMID/ REUTERS

El juego de Musk

La aventura de Musk en Twitter comenzó con la compra no anunciada de US$ 22,8 millones en acciones de Twitter el 31 de enero. Siguió comprando en febrero y marzo, hasta alcanzar una participación de aproximadamente el 9% por US$ 2.600 millones y convertirse en el mayor inversor individual.

Se ha dedicado a atacar públicamente a Twitter, haciendo una encuesta entre sus seguidores sobre si se adhiere a los principios de la libertad de expresión, y ha jugado públicamente con la idea de crear un rival. Cuando su participación se hizo pública el 4 de abril, Musk llevaba nueve días hablando en secreto con Twitter.

Inicialmente se puso en contacto con Jack Dorsey, cofundador de la empresa y amigo de Musk, y luego habló con Egon Durban, codirector general de la empresa de capital privado Silver Lake, otro conocido, según una presentación pública sobre el acuerdo.

Las discusiones comenzaron de forma agradable, con Musk diciendo que podría querer unirse a la junta. Pero el 9 de abril, horas antes de ocupar el puesto en el consejo que Twitter había acordado darle, se retiró. Cuatro días después, hizo una oferta de adquisición no solicitada a US$ 54,20 por acción y la hizo pública al día siguiente.

En un principio, Twitter pareció negarse a aceptar la oferta, pero acabó cediendo, en parte porque los directivos llegaron a la conclusión de que no había nadie que tuviera el interés o la capacidad de comprar la empresa al precio que Musk ofrecía. El multimillonario aceptó renunciar a una due diligence detallada del negocio de Twitter.

Incluso cuando la transacción se estaba concretando, el accionista expresaba su preocupación por un panorama económico y empresarial cada vez más sombrío. A finales de marzo, Tesla tuvo que cerrar temporalmente su planta de automóviles en Shanghái, la más grande de la empresa, ya que China aplicó restricciones por la pandemia, lo que hizo que las acciones bajaran constantemente. Y, en una llamada de ganancias del 20 de abril, Musk habló de las crecientes presiones inflacionarias.

El 13 de mayo, el empresario sorprendió a muchas personas involucradas en el acuerdo con un tweet antes del amanecer diciendo que el trato estaba “temporalmente en espera”. Más tarde añadió que seguía comprometido a llevarlo a cabo. Citó preguntas sobre la estimación de Twitter de que menos del 5% de sus usuarios diarios monetizables son spam o cuentas falsas.

Las cuentas falsas son ciertamente una preocupación para las empresas de redes sociales. Pero Musk había sido consciente durante mucho tiempo de las cuentas falsas en Twitter -tuiteó sobre ello al menos desde 2018- y la estimación de Twitter no había cambiado en años. Musk comentó en varias ocasiones que parte de su objetivo como propietario sería, como dijo en un tuit del 21 de abril, “¡derrotar a los bots de spam o morir en el intento!”

El bombazo del 13 de mayo desencadenó semanas de idas y vueltas públicas y privadas entre Musk, Agrawal y los abogados y asesores de ambas partes, según la presentación del viernes. Después de que Agrawal tuiteara el 16 de mayo una explicación de la contabilidad del spam de la empresa, Musk respondió con un emoji de caca, y luego siguió con una pregunta: “¿Cómo saben los anunciantes lo que reciben por su dinero? Esto es fundamental para la salud financiera de Twitter”.

Musk tuiteó sobre los recientes acontecimientos, sugiriendo que si Twitter lo demanda, la empresa tendría que revelar la información sobre los bots que buscaba en los tribunales.

Cuando se le preguntó en Twitter el 26 de mayo sobre las perspectivas de una recesión, Musk dijo que esperaba una que podría durar de 12 a 18 meses. Mientras tanto, el 24 de mayo las acciones de Tesla habían alcanzado su punto más bajo desde junio de 2021, con un descenso de casi el 50% desde su máximo histórico en noviembre. La caída había eliminado más de US$ 100.000 millones del patrimonio neto de Musk, debilitando un activo clave que estaba utilizando para ayudar a financiar el acuerdo de Twitter.

Mientras buscaba financiamiento, el empresario vendió US$ 8.500 millones en acciones de Tesla en tres días. Después, declaró que planeaba no vender más acciones. Sigue siendo el mayor inversor del fabricante de automóviles, con una participación de alrededor del 16%, y planeaba pedir un préstamo contra su participación. Su plan de financiación original para Twitter incluía US$ 12.500 millones de préstamos de margen respaldados por las acciones de Tesla que posee. Pero el precio de las acciones de Tesla siguió cayendo, lo que aumentó el número de acciones que Musk tendría que cumplir como garantía.

La fábrica de Tesla de Shanghái en junio. FOTO: QILAI SHEN/ BLOOMBERG NEWS

Alrededor de un mes después del acuerdo -con las acciones de Tesla ahora bajando un 37% desde que Musk aceptó comprar Twitter- el accionista presentó un plan de financiación que eliminaba los préstamos de margen. En su lugar, prometió más financiamiento de capital. Los detalles de la subvención dejaron preguntas sobre cómo Musk llegaría a los aproximadamente US$ 14.000 millones que todavía tenía que asegurar él mismo o a través de inversores externos.

Los problemas de Twitter

El 21 de abril, el rival de Twitter, Snap Inc., había asustado a los inversores con unos resultados decepcionantes y una cruda advertencia de problemas en el mercado de la publicidad digital. Poco después, Twitter retiró todos los objetivos y perspectivas proporcionados anteriormente con sus ganancias del primer trimestre, y no produjo ninguna orientación de cara al futuro.

El 12 de mayo, Agrawal, de Twitter, comunicó al personal que la empresa iba a imponer una congelación de las contrataciones y a recortar los gastos.

Aunque algunos empleados de Twitter se mostraron optimistas ante la posibilidad de que Musk diera un nuevo impulso a la empresa, muchos otros se mostraron desconcertados sobre su futuro y molestos por el incesante acoso público de Musk, según ha informado The Wall Street Journal.

En el mes siguiente a la firma del acuerdo, los ejecutivos realizaron más de una docena de reuniones en toda la empresa y en todas las divisiones para abordar las preguntas de los empleados. Un alto ejecutivo de Twitter, en una nota interna de mayo, lo llamó un “impuesto al caos”.

El viernes, cuando Musk dijo que pretendía abandonar el acuerdo, un ejecutivo de Twitter instó a los empleados a abstenerse de comentar el asunto, citando las acciones legales previstas, según un mensaje visto por The Wall Street Journal. Ese mensaje se compartió con personas ajenas a la empresa en una hora.

La sede de Twitter en San Francisco en abril. FOTO: LAURA MORTON/ THE WALL STREET JOURNAL

Al día siguiente Musk se dirigió a los asistentes en la reunión anual de Allen & Co. de los medios de comunicación y los líderes de la tecnología en Sun Valley, Idaho, evitando en su mayor parte hablar de Twitter. Centró sus comentarios en explicar cómo se forman sus opiniones y lo que hace en las conclusiones a las que llega.

En un momento dado, preguntó a su público cuántos pensaban que el número de cuentas falsas en Twitter era inferior al 5%, aseguró un asistente, y la gente parecía dudar en levantar la mano.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.