Emisiones de bonos corporativos denominados en dólares marcan récord en lo que va de 2020: Moody’s

FILE PHOTO: Federal Reserve Chair Jerome Powell testifies during a House Financial Services Committee hearing on oversight of the Treasury Department's and Federal Reserve's coronavirus disease (COVID-19) pandemic response on Capitol Hill in Washington, U.S., September 22, 2020. REUTERS/Joshua Roberts/Pool/File Photo

"La disponibilidad de crédito de grado especulativo a un costo razonable facilitó fusiones, adquisiciones y ventas de activos que ayudaron a estabilizar, si no mejorar, la calidad crediticia”, explica la agencia crediticia.




La inédita inyección de liquidez por parte de la Reserva Federal no sólo estabilizó el mercado bonos, también impulsó las emisiones de deuda con grado de inversión a niveles récord. Así se desprende de un análisis de Moody’s, donde la clasificadora de riesgo estima que la oferta de crédito de alto rendimiento podría superar a los registrado en 2019.

Moody’s analizó el desempeño de bonos corporativos emitidos en dólares en lo que va del año, lo cual reveló que en septiembre la oferta de crédito con grado de inversión (investment grade) alcanzó el récord de US$192.000 millones.

Esto, tras superar el máximo histórico de US$186.000 millones en emisiones de bonos IG en septiembre del año pasado.

A su vez, el balance de emisiones de crédito corporativo con grado de inversión entre enero al cierre de septiembre marca niveles históricos. En los nueves meses la oferta alcanza los US$1.752 billones, lo que se compara con el récord de US$1.509 billones registrados en 2017.

Mayor riesgo

Una de las principales preocupaciones de la Fed en marzo era mantener el acceso a financiamiento para las compañías más riesgosas. Esto, luego de la caía de 84% en emisiones de bonos de alto rendimiento (high yield) registrada en marzo frente al mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, el análisis de la oferta de crédito high yield también trae noticias positivas para el mercado y para la compañías.

“Mediante ofertas de nuevos bonos, los emisores de alto rendimiento pudieron refinanciar la deuda pendiente a vencimientos más largos y tasas de interés más bajas. Además, la disponibilidad de crédito de grado especulativo a un costo razonable facilitó fusiones, adquisiciones y ventas de activos que ayudaron a estabilizar, si no mejorar, la calidad crediticia”, explica Moody’s.

Los datos de Moody indican que marzo ha sido el único mes en el que la emisión de bonos de alto rendimiento retrocedió respecto al año anterior. Sin embargo, descontando el desplome de marzo, la oferta de crédito HY denominados en dólares a septiembre, se disparó 57% frente al mismo periodo del año anterior.

“A su vez, es probable que las ofertas de bonos corporativos HY denominados en dólares estadounidenses durante todo el año 2020 superen el máximo histórico de 2018 de US$453.000 millones”, dice Moody’s.

Esto, ya que las emisiones entre enero a septiembre de 2020 de crédito de alto rendimiento denominado en dólares se ubicó en US$439.000 millones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.