Alejandro Fernández

Alejandro Fernández

Gerente de Estudios de Gemines

Pulso

Bajando el IPC por secretaría


El cambio en la canasta del IPC y de su año base de 2013 a 2018 ha traído una inesperada sorpresa. La variación en 12 meses se redujo de 2,6% en diciembre a 1,8% en enero según el INE.

¿De dónde surge la sorpresa? La nueva canasta del IPC, promedio 2018=100, está calculada desde enero de 2018, y si se mide la variación en 12 meses con el dato de enero de este año, efectivamente da 1,8% como se ha publicado, pero esto implica que las variaciones mensuales durante 2018 son diferentes a las conocidas durante el año pasado y, de hecho, para el período febrero-diciembre son menores que aquellas que se utilizaron para calcular la variación de la UF ¿Significa esto que hay que recalcular la UF retroactivamente? Por supuesto que no, sería absurdo y un caos enorme.

Por otro lado, el INE, en su sitio web, publicó una serie empalmada con la nueva base, que respeta las variaciones mensuales y anuales conocidas hasta hace solo unos pocos días y que lleva a la conclusión lógica y consistente que la inflación en 12 meses a enero es de 2,2%.

La aritmética es simple: el IPC de enero de este año fue 0,1%, el de enero del año pasado 0,5%, por lo tanto, la inflación anual se reduce en cuatro décimas, de 2,6% a 2,2%.

Puede decirse que la canasta con base 2018 mide mejor la inflación del año pasado que la de 2013, que está obsoleta y, por lo tanto, representa de manera más fiel lo que está sucediendo con los precios. Esto es evidentemente cierto porque si no, no se justificaría actualizar la canasta cada cierto tiempo.

Cuál es la inflación “verdadera”, por otro lado, depende del termómetro con que se la mida y, desde esta perspectiva ambas cifras anuales podrían ser consideradas válidas, pero está el problema implícito del ajuste en las cifras de inflación mensual del año pasado. Estamos usando una fuente para las variaciones mensuales y otra para las anuales.

No parece muy lógico ¿Podría alguien pedir que le recalculen el pago de sus deudas en UF dada esta nueva y “mejor” información? Lo mínimo habría sido que el INE diera una explicación de por qué publica dos mediciones alternativas de la inflación anual (y mensual para 2018) y utiliza un criterio particular de empalme, que es, al menos, discutible.

A la luz de la nueva información de inflación, por otro lado, el B. Central también debería dar una explicación sobre su evaluación de la situación actual de la TPM y sus perspectivas de ajuste en los próximos meses. No son asuntos triviales como para que sean ignorados olímpicamente.

Seguir leyendo