La dupla Fischer: los otros socios tras la venta de AquaChile

fischer.jpg

En Coyhaique partieron haciendo negocios Humberto y Claudio Fischer Llop y a mediados de los 90, junto a los Puchi, armaron AquaChile. El portafolio de negocios de los hermanos contempla desde casinos hasta la engorda de ganado y la renta inmobiliaria. Aunque distintos en personalidad, quienes los conocen aseguran que son un gran complemento.




El primer negocio para el que se asociaron los hermanos Humberto y Claudio Fischer poco tenía que ver con salmones. A fines de los 70 instalaron en Coyhaique, su ciudad natal, locales de videojuegos. Les fue bien, pero como buenos emprendedores, no se quedaron tranquilos..., pusieron sus ojos en el rubro salmonero, cuando eran pocos los actores en el mercado.

Aunque partieron solos y dedicados a la engorda de los peces en el mar, a poco andar se aliaron con los Puchi, quienes eran su principal proveedor, ya que hacían el trabajo previo en agua dulce. "Se unieron para abarcar todo el negocio del salmón", cuenta un cercano.

Así fue como ambas familias se conocieron y formaron AquaChile. La misma compañía de la que hoy, 20 años después, se desprenderán tras la oferta de Agrosuper. De cerrarse exitosamente el trato, los hermanos Fischer recibirían unos US$ 280 millones por el tercio de la propiedad que tienen en sus manos.

De esta forma, sellarán su salida de un negocio al que le dedicaron tiempo y mucho trabajo desde sus inicios. Aunque los dos siempre han estado encima de este negocio, cuentan que fue Claudio el que "tuvo la visión de ver el potencial del rubro".

Sin embargo, actualmente es Humberto el que está más ligado al desarrollo de esta área. Él es el representante de la familia en el directorio y el que tiene oficina en la sede de la salmonera en Puerto Montt. Según cercanos, con la venta, el empresario, a quien también califican como un "precursor de la industria", cerrará un ciclo dejando "un gran legado".

Quienes conocen a Humberto, el mayor de los hermanos, veterinario de profesión, aseguran que es un empresario muy comprometido. Agregan que es analítico, que les da "cuatro vueltas a las cosas antes de tomar una decisión", muy metódico, reservado y capaz de ver lo que viene en los negocios, porque le gusta analizar las tendencias.

Los que han trabajado cerca de él aseguran que forma un "gran equipo" y que se "complementa muy bien" con Claudio, ya que ambos son "grandes emprendedores".

Por su parte, quienes conocen a Claudio cuentan que es "muy distinto" a su hermano, pero que eso es lo que los convierte en una "gran dupla" en el mundo de los negocios.

Al menor de los Fischer le reconocen su espíritu y su mente de emprendedor, la "capacidad de ver más allá" y el que siempre esté buscando oportunidades. Cuentan que es muy expresivo, lleno de vida y que su gran pasión, más allá de los negocios, está en la aviación y que, al igual que su padre, es piloto.

A tanto llega su pasión, que tiene dos negocios aeronáuticos de su propiedad. Hace algunos años reflotó Aerocord, una compañía aérea que su padre había fundado y que permitió darle conectividad a una zona de nuestro país poco accesible. La compañía actualmente hace vuelos diarios desde Puerto Montt a Chaitén, Melinka y Quellón. Además, es dueño de la aerolínea One, que realiza vuelos chárter para turismo y la industria minera en aviones Boeing.

Este punto lo puso en la polémica hace unos meses, ya que ONE Airlines fue arrendada por la agencia Global Travel en un viaje del 4 de marzo de 2018 desde República Dominicana hacia Chile y en el que llegaron más 250 haitianos.

Eso sí, la firma aseguró que "no tienen counter ni relación con los pasajeros. ONE Airlines SpA es una empresa 'chartera', ciento por ciento orientada al servicio de vuelos privados". Mientras que Global Travel es una compañía de capitales peruanos, cuyo dueño es el empresario de esa nacionalidad Máximo Herrera.

Los otros focos

Quienes han trabajado con los hermanos Fischer aseguran que son empresarios "muy correctos" y que son "grandes socios".

Es más, aseguran que saben hacer las cosas bien, y que cuando no lo han logrado, no dudan en efectuar rectificaciones o inversiones, por grandes que sean, para que todo funcione correctamente y de acuerdo a los estándares requeridos. "Son súper perseverantes y no se rinden a la primera", cuentan.

Aunque todos los consultados insisten en el bajo perfil que tienen y que han intentado mantener durante años, lo cierto es que la red empresarial de los Fischer toca varias áreas y tiene un foco muy regional.

La mayor parte de los desarrollos que hacen se concentran entre la X y la XI Región y los realizan a través de Inversiones Pacífico Sur S.A., el holding bajo el que agrupan sus inversiones y en el que trabajan casi 20 personas entre las oficinas de Santiago y Puerto Montt.

A la hora de gestionar los negocios, si bien están al tanto de todo lo que ocurre, cada uno tiene muy definida el área de la que está a cargo. Eso sí, cuentan que diariamente se hacen seguimiento, que son "muy unidos" y cuando invierten van a "todo juntos".

Humberto, por ejemplo, cuentan que ve todo lo que tiene relación con el negocio de las proteínas. Esto porque, además de la parte de la sociedad en AquaChile, participan como socios en Porkland y tienen varios campos en el sur "con valor inmobiliario", donde se dedican a la engorda de ganado.

Por su parte, Claudio está a la cabeza del área de entretenimiento y casinos, en la que hicieron su debut el año 2000. Actualmente, él oficia como presidente del directorio de Sun Dreams, la sociedad que tiene 16 propiedades entre Chile, Panamá, Colombia y Perú, y de la que ellos son dueños de un 35%. La compañía suma 6.716 máquinas de azar, 539 habitaciones y 348 mesas de juego de acuerdo a la información de su última memoria.

Eso sí, tras la entrega de los resultados de la última licitación anunciada en junio pasado, Sun Dreams perdió la plaza de Puerto Varas y Pucón a manos de Enjoy. Sin embargo, la compañía ligada a los Fisher presentó dos recursos de reclamación ante la Corte de Apelaciones de Santiago contra la Superintendencia de Casinos y Juegos (SCJ), con lo que busca impugnar y revertir la decisión. El argumento es que su competencia habría presentado proyectos con criterios técnicos errados.

También son muy activos en el rubro inmobiliario, donde manejan desarrollos, renta y concesiones. Actualmente tienen tres proyectos residenciales en Santiago y Valdivia, varios activos comerciales en lugares como Punta Arenas, Coyhaique y Valdivia, y la concesión de los estacionamientos de la costanera de Puerto Montt. A esto, en 2007 sumaron la concesión de la Zona Franca de Punta Arenas, que entre enero y junio de este año registró ventas por US$ 236 millones, un 10% más que el año anterior.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.