Plan para la clase media: expertos lo validan y prevén impacto positivo en el consumo

24.03.2020 IMAGENES DE FERIAS LIBRES UBICADAS EN SECTOR DE SAN JOAQUIN Y SAN MIGUEL, POR TEMA COVID-19 , GENTE COMPRA DESPUES DE QUE SALIERA COMUNICADO QUE SE RESTRINGUIRIA DIAS DE FERIAS LIBRES EN TODAS LAS COMUNAS. FOTOS: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA CORONAVIRUS - PANDEMIA - EMERGENCIA SANITARIA - CHILE - MEDIDAS - GENTE - CIUDADANOS PROTECCION - MASCARILLAS - RECORRIDOS - ABASTECIMIENTO - FASE 4

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, detalló que el costo directo del proyecto es de unos US$800 millones, sin embargo, movilizará recursos por US$2.100 millones. La iniciativa ingresa hoy al Congreso.




Un nuevo plan para la clase media presentó el gobierno con el objetivo de entregar un alivio económico a este grupo de la población que se ha visto afectado por la crisis y, con ello, tratar de frenar el avance del proyecto que permite el retiro de 10% de pensiones.

Entre las medidas se entregará una transferencia, por una sola vez, por un monto fijo de $500.000 para los trabajadores que tenían ingresos sobre los $500.000 y bajo $1.500.000 y que hayan visto afectados sus ingresos en un 30%.

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, detalló que el costo directo total es de US$800 millones, pero si se consideran las garantías estatales, se movilizarán unos US$2.100 millones. Indicó, además, que el proyecto ingresará este miércoles al Congreso.

En el desglose de las medidas, el bono clase media tendrá un costo de US$500 millones, mientras que el préstamo blando involucra montos entre US$700 millones y US$750 millones que será entregado directamente por Tesorería. Las garantías para la postergación de los créditos hipotecarios, consideran montos por US$650 millones y US$120 millones la postergación de las contribuciones. Todas estas medidas están dentro del presupuesto marco acordado en el plan de emergencia de US$12 mil millones.

Briones detalló que el universo de personas que podrá acceder al bono es de 840 mil, el cual se descompone entre 415 mil trabajadores con contrato suspendido o cesante, 200 mil trabajadores por cuenta propia y 225 mil trabajadores a honorarios.

Para acceder al bono y el crédito se podrá hacer a través del SII.

Esto no cambia el nivel de gasto y déficit fiscal efectivo proyectado de -9,6% para 2020.

Expertos

Los economistas valoran el plan y afirman que fortalece lo anunciado previamente y, además, sostienen que es más conveniente que retirar el 10% de los recursos de las AFP. Además, sostienen que tendrá efectos en el consumo de las personas y, por ello, habrá un efecto macro, pero no ven una presión alcista en los precios (inflación).

“Ciertamente, fortalece lo que fue la propuesta inicial, al sumar un aporte directo”, comenta el economista jefe de BCI, Sergio Lehmann.

Carolina Grünwald, economista jefa de Banchile, subraya que “es un plan ambicioso, que apunta a llegar directamente al bolsillo de las personas de clase media, dado que la paralización de actividades ha durado más que lo anticipado. Están actuando con flexibilidad frente una crisis que tiene un origen sanitario y, por lo tanto, de comportamiento desconocido. Hay que ser flexibles”.

Con respecto a si esto es mejor que retirar recursos de los fondos de pensiones, el director alterno de Clapes-UC, Leonardo Hernández, acota que “el bono de $500 mil por trabajador es un regalo. El retiro de fondos de las AFP lo paga cada trabajador”.

¿Qué impacto tendrá en el consumo?

Los economistas mencionan que el inyectar recursos frescos a las familias permitirá, por un lado, paliar los efectos primarios de la crisis, pero también impulsar el consumo, el cual se ha visto afectado por la caída de los ingresos de las personas.

“Me parece un buen plan y que debiese tener un impacto relevante en el consumo”, comenta el economista de EuroAmerica, Felipe Alarcón, quien precisa que “hay que esperar cómo se financiará para determinar si habrá un impacto, además, en las tasas de interés o en otra variable relevante para el gasto interno”.

Lehmann acota que “afectaría positivamente al consumo en el corto plazo. Ese es el propósito, al permitir que se sostenga el gasto en bienes y servicios esenciales de un segmento de la población que ha sido también fuertemente golpeado”.

El economista Sergio Godoy destaca que “esta expansión fiscal va a tener un impacto en el consumo y este es el efecto deseado”.

El 21 de julio se reúne comité de PIB tendencial

Para el próximo 21 de julio se convocó al Comité de Expertos del PIB tendencial, quienes deberán comenzar a trabajar en sus proyecciones de crecimiento de largo plazo que se utiliza para la elaborar los ingresos estructurales con los que contará el país y que sirve de insumo para elaborar el presupuesto 2021. Cabe recordar que este año se convocó al panel de emergencia debido al cambio de escenario que dejó el PIB tendencial 2020 en 1,8% y en 2,2% el promedio entre 2021 y 2025.

Comenta