Población extranjera en Chile sube 19,4% en 2019 y llega a 1.492.522 personas

Inmigrantes de distintas nacionalidades en el centro de Santiago. Foto: Andres Perez

La menor alza que tuvo la población foránea en Chile tiene relación con la política más restrictiva que aplicó el actual gobierno, específicamente derogando la visa por motivos laborales, el cual fue creado en 2015.




Este jueves a las 12 horas, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, junto a la directora nacional (i) del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Sandra Quijada y al jefe del Departamento de Extranjería y Migración (DEM), Álvaro Bellolio, presentarán los resultados del informe “Estimación de personas extranjeras residentes en Chile al 31 de diciembre de 2019”.

De acuerdo a fuentes del gobierno, la cifra de extranjeros en Chile llegaría a 1.492.522 a diciembre de 2019. Esto se traduciría en un alza de 19,4% en relación al 2018 cuando se registró una población de 1.250.365 inmigrantes residentes en Chile.

La menor alza que tuvo la población foránea en Chile tiene relación con la política más restrictiva que aplicó el actual gobierno, específicamente derogando la visa por motivos laborales, el cual fue creado en 2015. Este permiso permitía a los extranjeros llegar al país como turista y luego, estando en Chile, cambiar su estatus migratorio lo que generó una explosiva llegada de extranjeros. Con Piñera en el gobierno, esa visa fue derogada en abril de 2018 quedando vigentes la visa sujeta a contrato y se puso en marcha un piloto de visado llamado de oportunidades laborales. Ambas visas tienen requisitos muchos más restrictivos. La primera, se necesita contar con un contrato de trabajo antes de ingresar al país, y la segunda era visa consular. Hoy ambas están en proceso de revisión.

Una muestra de este cambio se reflejó en el informe que realizó la División de Estudios del Ministerio del Trabajo, que muestra que el empleo extranjero alcanzó un máximo de crecimiento de 51,3% en agosto-octubre de 2017. Después se observa una brusca desaceleración del empleo producto del fortalecimiento de la política de inmigración de 2018 que tiene como objetivo, precisamente tener una migración segura, ordenada, regular.

Comenta