Recaudación por tasas de embarque cayó 5% en 2019 tras nueva rebaja en los cobros

AEROPUERTO DE SANTIAGO

FOTO: VICTOR TABJA AEROPUERTO ARTURO MERINO BENITEZ - AEROPUERTO PUDAHUEL - TRANSPORTE AEREO - AVIONES - VISTAS - INTERIOR - EXTERIOR - PASAJEROS - COUNTERS - AEROLINEAS -TRANSPORTE AEREO

En 2018 se inició un proceso gradual de reducción en los cobros y, pese a la menor recaudación, para este año está previsto un nuevo recorte. Parte de estos fondos permiten financiar la operación de la DGAC.




Con el propósito de abaratar los costos de los viajes, para así impulsar el turismo en el país, en 2018 el gobierno anunció una serie de rebajas en las tasas de embarque en tres etapas, culminando en 2020. La medida fue aplaudida por la industria aeronáutica, pero por otros fue vista con preocupación por el efecto pudiese tener en el presupuesto de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), dado que parte de estos recursos financian la operación de la autoridad aérea.

Así, en 2019 la recaudación de este tributo disminuyó en un 5% en relación a 2018. La rebaja en los cobros fue el factor que impactó los ingresos que el organismo percibe por derechos de tasas de embarque. Esto, porque pese a la crisis social, la industria aérea durante 2019 transportó más de 26 millones de personas, lo que significó un crecimiento de 6,3% respecto a 2018 y un nuevo récord de viajeros.

Según datos aportados vía Ley de Transparencia por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), que es la entidad encargada de cobrar y recaudar estos tributos, los ingresos por tasa de embarque, tanto nacional como internacional durante 2019, sumaron $157.417 millones, unos US$199 millones.

En el detalle, $80.702 millones correspondieron a cargos por vuelos nacionales, cifra que disminuyó en 8% en relación a 2018. Por embarque internacional, el monto alcanzado correspondió a $76.715 millones, 1% menos que el año anterior.

Aunque los montos conseguidos dependen directamente del número de pasajeros, en el caso específico de la tarifa en dólares también influye la fluctuación del tipo de cambio.

En octubre de 2018, se concretó la primera rebaja en las tasas de embarque, de un 20% en el valor para vuelos nacionales y de US$30 a US$26 para internacionales. La segunda reducción de este cobro se llevó a cabo en septiembre de 2019; un recorte de 10% adicional para vuelos domésticos y de US$26 a US$25 para internacionales. Mientras que para 2020 está previsto llevar este impuesto a US$24 y se sumar otra rebaja de 10% para vuelos nacionales, lo que daría término a este proceso.

Desde el Ministerio de Economía señalaron que "la rebaja en los ingresos percibidos de la DGAC para este año está incorporada en la planificación presupuestaria futura" de este organismo. En ese sentido, confirman que la tercera rebaja "sigue en pie, ya que no modificaría el impacto en el presupuesto y, al mismo tiempo, genera los mayores beneficios posibles para los pasajeros, con precios de pasajes más bajos, más oferta y más competencia".

También indican que en cada una de las rebajas en las tasas de embarque existe una serie de variables que se analizan en conjunto con la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y la Junta de Aeronáutica Civil (JAC), como el flujo futuro de pasajeros por destino y distancia, así como el presupuesto de la DGAC, entre otros aspectos.

De menos a más

Aunque los nuevos cobros comenzaron a regir en octubre del 2018, ese año los ingresos se elevaron en un 6%, totalizando $164.796 millones. Al menos desde 2009, la recaudación por tasas de embarque venía al alza, creciendo incluso a doble dígito, hasta 2018. Entre 2015 y 2019, años en los que más creció el tráfico, los ingresos por tasa de embarque tanto nacional como internacional, sumaron $742.542 millones. Mientras que entre 2009 y 2014 totalizaron unos $475.193 millones.

Según explican desde la DGAC, los recursos son reinvertidos en el sistema aeronáutico. "Se invierte en tecnología de punta, en radares, en servicios de navegación aérea, en carros de extinción de incendios para aeronaves, con carros de última generación, en servicios de meteorología, los distintos ILS (sistema que permite los aterrizajes con visibilidad reducida) que hay que renovar o adquirir", señalan.

Comenta