Reserva Federal se prepara para comenzar a reducir la compra de bonos este año

(FILES) In this file photo taken on July 15, 2021 US Federal Reserve Chairman Jerome Powell testifies before a Senate Banking, Housing and Urban Affairs Committee hearing, on Capitol Hill in Washington, DC. - US central bankers expect to start pulling back on stimulus measures this year, if the economic recovery continues, according to the minutes of the July policy meeting released August 18. (Photo by Nicholas Kamm / AFP)

Por otra parte, según las actas de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto del 27 al 28 de julio, publicadas este miércoles, se advierten opiniones divididas sobre la durabilidad de una inflación más rápida.




La mayoría de los directores de la Reserva Federal acordaron el mes pasado que podrían comenzar a desacelerar el ritmo de las compras de bonos a finales de este año, juzgando que se había avanzado lo suficiente hacia su meta de inflación, mientras que se habían logrado avances hacia su objetivo de empleo.

“Varios participantes comentaron que las condiciones económicas y financieras probablemente justificarían una reducción en los próximos meses”, se lee en las actas de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, sigla en inglés) del 27 al 28 de julio, publicadas este miércoles. “Varios otros indicaron, sin embargo, que era más probable que una reducción en el ritmo de compra de activos fuera apropiada a principios del próximo año”, agregan.

Las actas también mostraron que la mayoría de los participantes “juzgaron que podría ser apropiado comenzar a reducir el ritmo de compras de activos este año”.

El banco central de EE.UU. se reunirá nuevamente del 21 al 22 de septiembre. Si bien el registro muestra que aún no tienen un acuerdo sobre el momento o el ritmo de la reducción gradual de las compras de activos, la mayoría había llegado a un consenso sobre mantener proporcional la composición de cualquier reducción en las compras de valores respaldados por hipotecas y bonos del Tesoro.

“Las actas del FOMC revelan nuevamente una amplia difusión de opiniones sobre la cuestión del momento, la velocidad y la estructura de la próxima reducción”, indicó Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics después del comunicado.

Debate sobre inflación

Por otra parte, según el informe, se advierten opiniones divididas sobre la durabilidad de una inflación más rápida, así como sobre áreas clave de la formulación de políticas. Si bien el reciente aumento de los precios al consumidor ha captado la atención de los responsables de la formulación de políticas y ha provocado un amplio acuerdo sobre la retirada de las compras de activos, “varios” participantes de la reunión seguían preocupados de que la inflación pudiera volver a caer en la tendencia prepandémica de estar por debajo del objetivo del 2%. .

En el frente laboral, los funcionarios vieron avances; sin embargo, la discusión de fines de julio también mostró incertidumbre sobre la holgura del mercado laboral a corto y mediano plazo, dada la destrucción de empleos vinculada a la pandemia.

Es probable que las decisiones de política en el futuro también se vean influenciadas por los nuevos nombramientos en la Junta de la Fed, ya que la administración de Biden se mueve para cubrir hasta cuatro puestos para principios de 2022.

“Varios participantes enfatizaron que el empleo se mantuvo muy por debajo de su nivel prepandémico y que un mercado laboral robusto, respaldado por una continuación de la política monetaria acomodaticia, permitiría un mayor progreso hacia las metas del mercado laboral”, según las actas.

Asimismo, “varios participantes también comentaron que es poco probable que los aumentos de precios concentrados en un pequeño número de categorías cambien la dinámica de la inflación subyacente lo suficiente como para superar la posibilidad de un sesgo a la baja persistente en la inflación”.

Algunas definiciones

Los bonos del Tesoro avanzaron después de la publicación, aunque permanecieron bajos durante la sesión en torno a 1.29%. En tanto, el S&P 500 descendió 0,8%.

Los responsables de la formulación de políticas de la Fed han diferido públicamente en las semanas posteriores a la reunión sobre cuándo el banco central debería comenzar a reducirse, y algunos, como el presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, querían ver algunos informes adicionales que muestren la solidez del empleo y otros, como el presidente Eric Rosengren, estás abierto a anunciar planes para una reducción en la próxima reunión, si las cifras del mercado laboral son buenas.

“Muchos participantes vieron beneficios potenciales” al terminar con la compra de bonos de la Fed antes de que se alcanzaran los objetivos de aumentar las tasas de interés, de acuerdo a las minutas. Los formuladores de políticas también discutieron la importancia de disociar los movimientos en la compra de activos de una decisión sobre un eventual alza de tasas.

El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, dijo el miércoles que le gustaría ver la reducción del programa de compra de activos para el primer trimestre de 2022, un ritmo mucho más rápido que las liquidaciones anteriores.

Sobre la composición de las compras de compra de bonos, “la mayoría de los participantes comentó que vieron beneficios al reducir el ritmo de las compras netas de valores del Tesoro y de bonos respaldados por hipoteca proporcionalmente”.

Las actas además indican que los funcionarios aún ven espacio para la mejora del mercado laboral. Las ganancias laborales han sido sólidas, con un promedio de 617.000 al mes hasta julio. La tasa de desempleo se situó en 5,4% el mes pasado, pero las medidas más amplias aún muestran una holgura.

La relación empleo-población para los trabajadores entre 25 y 54 años fue de 77,8% el mes pasado en comparación con 80,5% a principios de 2020, mientras que las tasas de desempleo de hispanos y negros siguen siendo altas en 6,6% y 8,2%.

La recuperación ha sido fuerte con los desequilibrios de la oferta y la demanda que han empujado los precios al alza. El indicador de inflación de la Fed aumentó a un ritmo del 4% durante los 12 meses que terminaron en junio en comparación con el objetivo del 2% de la Fed.

Las actas mostraron que “la mayoría de los participantes” comentó que su estándar de progreso se había logrado con respecto al objetivo de estabilidad de precios.

La Fed redujo su tasa de interés de referencia a cero en marzo de 2020 y anunció que compraría US$ 200.000 millones en valores respaldados por hipotecas de agencias y US$ 500.000 millones en bonos del Tesoro para respaldar el funcionamiento del mercado. Para diciembre de 2020, reajustaron su orientación diciendo que comprarían US$ 80.000 millones al mes en bonos del Tesoro y US$ 40.000 millones al mes en valores hipotecarios, “hasta que se haya logrado un progreso sustancial hacia sus objetivos máximos de empleo y estabilidad de precios”.

Las compras de activos han reducido las tasas de interés a más largo plazo y han ayudado a impulsar un aumento en los precios de la vivienda y otros activos financieros, con ganancias de un mes en los índices de precios de la vivienda que rompen récords, mientras que los índices bursátiles cotizan alrededor de máximos históricos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.