Descubren que las alpacas, que poseen el anticuerpo más fuerte del mundo, podrían neutralizar variantes sudafricana, británica y brasileña del Sars-CoV-2

Aunque el proyecto chileno se inició hace un año y existen grandes perspectivas con respecto a sus resultados, los investigadores aún no cuentan con los recursos necesarios para continuar con su desarrollo.




En abril de 2020, científicos de la Universidad Austral de Chile lograron identificar y producir anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2, aislando un poderoso anticuerpo capaz de neutralizar la infección por coronavirus a partir del sistema inmune de alpacas: el anticuerpo W25 de la alpaca Buddha, que resulta ser uno de los mejores neutralizantes que existe en el, muy estable a la nebulización y a condiciones extremas de temperatura, lo que la convierte en una excelente opción terapéutica.

Sin embargo, los avances no han ido como se esperaba, ya que tras el descubrimiento, la falta de apoyo económico hizo peligrar el proyecto que aún se encuentra en fase preclínica. Esto, a pesar de los 200 millones de pesos fueron aprobados por el Consejo Regional de Los Ríos, para aportar en la continuación de la investigación que realiza el equipo científico del Laboratorio de Biotecnología de la Universidad Austral de Chile en el desarrollo de un tratamiento que pueda ser implementado en Latinoamérica.

Además, los investigadores chilenos han encontrado extraordinarias propiedades en cuanto a estabilidad y expresión del anticuerpo, para que sea producido a escala global y poner a disposición de la población un tratamiento que bloquee la replicación del virus reduciendo la mortalidad y el contagio, a través de una terapia de bajo costo.

El Dr. Alejandro Rojas, investigador de la U. Austral, señaló que “en un momento nos vimos ante la pregunta sobre si seguir o no con la investigación. Pero resultados recientes que hemos obtenido con la Universidad de Queensland de Australia, con quienes trabajamos colaborativamente, mostraron que el anticuerpo es capaz de neutralizar las variantes sudafricanas y la británica, además de unirse fuertemente a la proteína spike de la variante brasileña, por lo que podemos predecir un efecto neutralizante sobre esta última variante, el que será evaluado las próximas semanas, por lo que retomamos el proyecto con más fuerza”.

El equipo espera lograr completar los ensayos de eficacia y toxicidad para presentar los antecedentes frente ante el Instituto de Salud Pública (ISP), para la implementación de un estudio clínico de Fase 1 que pruebe la seguridad del antiviral en pacientes y posteriormente realizarlo en Fase 2a con pacientes infectados por SARS-CoV-2.

Aporte regional

“El Gobierno Regional es el que ha acogido el desarrollo local, en este caso gracias a un aporte de $200 millones a los cuales la Universidad Austral va a sumar otros $10 millones para la etapa siguiente, buscando acortar la brecha entre lo que hoy tenemos para poder saltar a probarlo en modelos animales. Después se necesitarán entre dos a tres millones de dólares para desarrollar las miles de dosis y comenzar con los estudios clínicos en Chile, aporte que sería solicitado al sector público-privado”, dijo el académico.

Pese a los excelentes resultados obtenidos en diversos estudios, el Dr. Rojas recalca que desafortunadamente en Chile el Gobierno no ha invertido en desarrollar tratamientos, así como tampoco vacunas.

“Esto ha convertido nuestro proyecto en un desafío de magnitud quijotesca. De alguna forma el Ministerio de Ciencias ha fallado en transmitirle al gobierno la importancia del hallazgo valdiviano. Si nos hubieran apoyado hace un año, ya podríamos estar en fases clínicas colaborando en la respuesta sanitaria. Los anticuerpos desarrollados en camélidos se posicionan mundialmente como una posible alternativa terapéutica. Científicos de la Universidad de Gent en Bélgica han desarrollado un anticuerpo neutralizante muy similar al chileno, sin embargo, a diferencia de nosotros, han logrado una inversión sobre los 50 millones de dólares para su desarrollo entre aportes públicos y privados”, explicó el Dr. Rojas.

“El objetivo es llevar este anticuerpo sintético, muy parecido al que se le administró a Donald Trump, a nuestros pacientes de forma segura y eficaz, lo que se evaluará en los siguientes meses con apoyo del equipo del Dr. Daniel Watterson en la Universidad de Queensland y el de la Dra. Kellie Ann Jurado en la Universidad de Pennsylvania en Estados Unidos. Aprovechando justamente estos nuevos y extraordinarios hallazgos es que nos permitimos solicitarle al presidente Sebastián Piñera, que apoye finalmente esta iniciativa, una de las mejores oportunidades que tenemos en Chile poder complementar la vacunación”, enfatizó el Dr. Rojas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.