Dos de cada tres hombres chilenos reconoce que el coronavirus afectó su sexualidad

Investigación mostró que el 25,3% de los hombres reveló que su deseo sexual había disminuido, siendo mayor este porcentaje en los que conviven con su pareja.




El Centro Miintimidad, especializado en temas de sexualidad, realizó una investigación sobre cómo está afectando la pandemia en la sexualidad masculina en Chile. Para esto se realizó una encuesta en donde participaron 170 hombres edad promedio 44 años, encontrándose interesantes resultados.

El 71,7% indicó que su sexualidad se había visto perjudicada. Estudiamos y comparamos cuatro grupos: aquellos que viven con su pareja (46,5%); los que tienen pareja estable, pero no conviven (16,5%); los que estaban iniciando una relación de pareja (4,1%), y los que no tenían pareja (32,9%).

Con respecto a la práctica masturbatoria, aumentó en un 46% desde que se inició la pandemia y el grupo donde se encontró el mayor porcentaje fue en los hombres con pareja estable sin convivencia. Mientras que la frecuencia de los encuentros íntimos había disminuido en 76,5%.

Asimismo, el 25,3% de los hombres reveló que su deseo sexual había disminuido, siendo mayor este porcentaje en los hombres que conviven con su pareja.

Luego, el 19% de la muestra de hombres que estudió Centro Miintimidad, presentó por primera vez en su historia sexual y en episodios reiterativos, eyaculación precoz y el 23,4% dificultad para mantener y lograr la erección.

Sabemos que el estrés y las preocupaciones son uno de los peores enemigos de la sexualidad, pues se secreta una hormona llamada cortisol, que nos mantiene en alerta y listos para el combate. De los resultados, podemos deducir que el grupo de hombres que tuvo que estar encerrado con su pareja, bajo un mismo techo durante la pandemia, es el grupo más afectado en su calidad de vida sexual, ya que ha tenido que compartir nuevos roles, no ha tenido el espacio para la intimidad en pareja, ni la privacidad necesaria para cumplir con las obligaciones laborales.

Uno de los grandes beneficios que ha traído la pandemia, es la posibilidad de compartir en familia, de disfrutar de las cosas simples de la vida, de valorar la comunicación sincera y profunda, de compartir y aprender nuevos roles, de tener tiempo para pensar, meditar y hacer introspección de la vida que estábamos llevando y de la que nos gustaría llevar. Además, ha permitido que algunas las parejas logren afiatarse más, mejorando la comunicación y aprendiendo a respetarse los espacios de intimidad y la calidad de los encuentros sexuales.

Las parejas que no conviven, han tenido la oportunidad de extrañarse, de mejorar la comunicación y el erotismo a distancia para mantener la llama encendida. Paralelamente, en este tiempo de pandemia, Centro Miintimidad ha aumentado mucho las consultas por disfunciones sexuales, pues las personas tomaron conciencia de sus dificultades y han decidido buscar ayuda para resolverlas.

*Kinesióloga especialista en sexualidad y disfunciones del suelo pelviano, directora de Centro Miintimidad

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.