“Irresponsable y desestabilizadora”: Por qué la prueba rusa de misiles antisatélites amenazó a la Estación Espacial y al uso pacífico del espacio ultraterrestre

Imagen de la Estación Espacial Internacional fotografiada desde una nave Soyuz. Foto: Reuters

Varios países han realizado las llamadas pruebas de misiles antisatélite (ASAT, su sigla en inglés), generalmente realizadas para demostrar su poder tecnológico. Este es el peligro de estos ensayos.




Esta semana, Rusia probó un misil antisatélite en uno de sus propios satélites, COSMOS 1408, y creó una corriente de escombros que obligó a la tripulación de la Estación Espacial Internacional (EEI) a refugiarse en sus cápsulas Soyuz y SpaceX Dragon.

La acción ha generado una condena internacional generalizada, incluso por parte del Comando Espacial de EE.UU., el Departamento de Estado de EE.UU. y el Ministerio de Defensa del Reino Unido. Y con razón; fue una acción irresponsable y amenazadora en el contexto de los recientes avances hacia acuerdos mundiales sobre el uso responsable del espacio ultraterrestre.

La Nasa también condenó la prueba de misiles “irresponsable y desestabilizadora”, diciendo que también había puesto en riesgo a la Estación Espacial Tiangong de China y a la tripulación.

Daño al medioambiente espacial

La destrucción del COSMOS 1408, un satélite espía ruso desaparecido, generó más de 1.500 piezas de escombros rastreables y probablemente miles más que son demasiado pequeños para ser rastreados.

La agencia espacial rusa, Rocosmos, desestimó las preocupaciones sobre el campo de escombros y tuiteó:

La órbita del objeto, que obligó a la tripulación hoy a trasladarse a una nave espacial de acuerdo con los procedimientos estándar, se ha alejado de la órbita de la EEI. La estación está en zona verde.

A medida que los usos comerciales del espacio se han expandido en los últimos años, el acceso a la órbita terrestre baja, aproximadamente la zona de altitud a menos de 1.000 kilómetros sobre la Tierra, se ha vuelto cada vez más importante.

La EEI orbita la Tierra en esta zona, a una altitud de unos 420 km. La estación comparte la órbita terrestre baja con mega constelaciones de satélites, incluidos los muchos satélites que forman la red de Internet Starlink de SpaceX .

Foto: Nasa

Pero se ha reconocido cada vez más que nuestro uso del espacio exterior se ve amenazado por el aumento de los desechos espaciales, muchos de los cuales han sido creados por pruebas de misiles antisatélites (ASAT, su sigla en inglés), generalmente realizadas para demostrar el poder tecnológico.

China destruyó su satélite meteorológico FY-1C en enero de 2007, creando más de 2.000 piezas de escombros rastreables.

Rusia y EE.UU. también han realizado pruebas ASAT en el pasado. Antes de esta semana, India había realizado la prueba más reciente en 2019, convirtiéndose en el cuarto país en hacerlo.

Las cuestiones de los desechos espaciales y los usos destructivos del espacio ultraterrestre (ambos vinculados) plantean importantes preocupaciones ambientales y de seguridad nacional.

Ilustración creada por la compañía aeroespacial Electro Optic Systems (EOS) de Australia que muestra los satélites y desechos espaciales en la órbita baja de la Tierra. Foto: AFP

Los efectos de la última prueba de Rusia se sentirán durante algún tiempo. Aunque los fragmentos más pequeños de escombros sin duda se degradarán y arderán en la atmósfera, la amenaza actual para la EEI y otros operadores en la órbita terrestre baja seguirá existiendo.

Los estudios han estimado que el 79% de los escombros creados por la prueba de 2007 de China permanecerá en órbita hasta 2108. Es hora de poner fin a estas innecesarias demostraciones de poder.

El uso responsable del espacio ultraterrestre

La acción de Rusia es particularmente sorprendente dado el reciente progreso en la Primera Comisión de las Naciones Unidas hacia el desarrollo de normas de comportamiento en el espacio.

Desde la formación de los tratados espaciales clave de la ONU entre 1967 y 1984, ha habido poco consenso internacional con respecto a los usos pacíficos del espacio ultraterrestre. También el último de estos tratados, el Acuerdo de la Luna, recibió pocas ratificaciones.

Después de décadas de estancamiento en la ONU, el año pasado se logró un progreso con el Reino Unido patrocinando un proyecto de resolución para la prevención de una carrera armamentista en el espacio ultraterrestre.

Este mes, el proyecto de resolución fue aprobado por la Primera Comisión de la ONU (Desarme y Seguridad Internacional) por un voto de 163 países a favor, ocho en contra y nueve abstenciones. En particular, Rusia votó no.

A pesar de la oposición de Rusia, esta resolución fue el primer éxito en los esfuerzos internacionales hacia la seguridad espacial en varias décadas. Las iniciativas fallidas anteriores incluyeron un borrador de tratado patrocinado por Rusia y China y otro borrador de tratado patrocinado por la UE.

Una discusión cambiante

El Tratado del Espacio Exterior de la ONU de 1967 requiere que los estados lleven a cabo sus actividades en el espacio de acuerdo con el derecho internacional y con el interés de mantener la paz y la seguridad internacionales. Sin embargo, el alcance de estas obligaciones ha permanecido en gran parte sin probar.

El astronauta Victor Glover realiza una mantención en la Estaci[on Espacial Internacional el pasado 21 de marzo. Foto. Nasa

Dice que los estados deben “realizar las consultas internacionales apropiadas” antes de proceder con cualquier actividad o experimento que pueda crear una interferencia dañina en las actividades de otro estado.

Sin embargo, estas consultas rara vez se llevan a cabo. Y un portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU. confirmó que Rusia no proporcionó tal advertencia antes de la prueba de ayer.

La preocupación por la última acción de Rusia es digna de mención. Aunque la ley espacial internacional no prohíbe explícitamente las pruebas ASAT (y los países se han mostrado reacios a condenar tal comportamiento por parte de otros estados), este desarrollo parece diferente.

Se están levantando voces y las misiones humanas se han puesto en peligro. Quizás se esté reconociendo que el espacio es un recurso frágil y finito digno de protección.

*Profesora de Tecnología digital, seguridad y gobernanza, U. de Flinders

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.