La Amazonía en extinción

FILES-BRAZIL-AMAZON-LOGGING

FOTO: AFP

La inédita oleada de incendios que vive la Amzonía, expusoante el mundo la fragilidad de este ecosistema único en el planeta, del que literalmente, cada vez queda menos territorio.




Thomas E. Lovejoy es considerado "El Padrino de la Biodiversidad". También es académico de la U. George Mason, principal asesor de biodiversidad del Banco Mundial y especialista para el medio ambiente para América Latina y el Caribe.

Desde este privilegiado sitial, en 208, junto al brasileño Carlos Nobre, investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la U. de Sao Paulo, escribió una editorial para la revista Science Advances, donde aseguraron que la deforestación de la Amazonía ya alcanzó cerca del 17 % de su vegetación en los últimos 50 años. El problema, dice el escrito, es que el límite para que sea irreversible es del 20%.

En una entrevista a la BBC, Nobre señaló que este punto de no retorno podría alcanzarse entre 15 y 30 años. Peor aún, en 2050, el 50% o 60% de la Amazonía podría transformarse en una sabana.

Todo este escenario se ha agravado con los incendios de las últimas semanas. "Los incendios forestales se producen más en las regiones amazónicas que están muy afectadas por la deforestación. Ocho de los diez municipios más afectados son los que registraron los números más altos de alertas de deforestación", dice Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques en Greenpeace Andino.

"Es muy difícil que las hectáreas deforestadas o incendiadas se recuperen. Ya que muchas de ellas poseen soja o ganadería o fueron arrasadas por estancieros para tal fin. El gobierno puede presionar y obligar a los productores a reforestar la zona, pero difícilmente lo haga, ya que fue el propio Bolsonaro el que alentó a que esto suceda", explica Giardini.

Las tierras arrasadas por el fuego que son parte de reservas y territorios indígenas pueden recuperarse, añade el especialista de Greenpeace, pero dice que eso llevará entre 100 y 200 años. "Brasil y el resto de los gobiernos sudamericanos deben poner todos sus esfuerzos en apagar los incendios forestales y establecer políticas, leyes y acuerdos más fuertes y ambiciosos en defensa de los bosques y sus históricos habitantes. Ante la actual crisis climática y de biodiversidad es urgente avanzar hacia un plan de Deforestación Cero", señala.

Comenta