¿La COP26 va camino del éxito? Lo que se discutirá en la próxima gran cumbre climática

La agenda del cita que parte en Glasgow incluyen el financiamiento climático para las naciones en desarrollo, la adaptación al cambio climático y las reglas del comercio de carbono.




Dentro de una semana, comenzará en Glasgow una ronda crucial de negociaciones sobre el cambio climático de las Naciones Unidas y lo que está en juego no podría ser mayor. Al final, sabremos hasta dónde están dispuestas a llegar las naciones para abordar el mayor desafío de la humanidad.

Entonces, ¿la COP26 va camino del éxito? Hay razones para tener esperanzas.

Más de 100 países, incluidos China, Estados Unidos y Reino Unido, ya se han comprometido a alcanzar emisiones netas cero. A nivel mundial, la energía renovable está en auge, la marea está cambiando en contra de los combustibles fósiles y los costos económicos de no actuar sobre el cambio climático son cada vez más obvios.

Pero si la historia nos ha enseñado algo, ningún país en la cumbre estará de acuerdo en hacer más sobre el cambio climático de lo que cree que puede hacer en casa. En otras palabras, la política interna es lo que impulsa las negociaciones internacionales.

¿Qué pasará en Glasgow?

La primera COP, o Conferencia de las Partes, se celebró en Berlín en 1995. Aproximadamente un cuarto de siglo después, se reunirá por vigésimo sexta vez.

La COP26 determinará la dirección de aspectos clave de la lucha contra el calentamiento global. El principal de ellos es qué tan bien las naciones han implementado sus compromisos en virtud del Acuerdo de París para limitar el calentamiento global muy por debajo de 2 ℃, y la medida en que aumentarán esa ambición.

Otros temas en la agenda incluyen el financiamiento climático para las naciones en desarrollo, la adaptación al cambio climático y las reglas del comercio de carbono.

A partir del 31 de octubre, cientos de delegados gubernamentales asistirán durante dos semanas de complejas e intensas negociaciones sobre el texto específico del acuerdo.

Un grupo de personas en una convocatoria pro climática en Bruselas, Bélgica. Foto: Reuters

Por lo general, lo que los delegados no pueden resolver se deja en manos de los líderes políticos, que negocian los temas más espinosos. Históricamente, el acuerdo final se produce en las primeras horas de la sesión final.

Fuera del centro de convenciones se encuentra la COP no oficial, que se parece más a una exposición mundial sobre el clima. Miles de representantes de las empresas, la sociedad civil y otros lugares, desde banqueros y multimillonarios hasta estudiantes y supervivientes, se reúnen para debates, exposiciones y protestas.

El progreso es lento

Las conversaciones sobre el clima global involucran a personas de todo el mundo con diferentes intereses, preferencias y mandatos (lo que los negociadores a veces denominan “líneas rojas”). Como puede imaginar, el progreso puede ser lento.

Casi 200 naciones están suscritas al Acuerdo de París, y el acuerdo es por consenso. Eso significa que solo un país puede retrasar el progreso durante horas o incluso días.

Los cínicos, la mayoría de las veces, aquellos que quieren retrasar la acción climática , afirman que todo el proceso no es más que una charla.

Es cierto, hablar es lento. Pero también es mucho mejor que la coerción, y sin las negociaciones, los países enfrentarían mucha menos presión para actuar. También es cierto que durante los últimos 25 años, estas negociaciones han redefinido la forma en que el mundo piensa y actúa sobre el cambio climático.

cop25

Después de todo, fue la COP en París la que encargó al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático que proporcionara un informe especial sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 ℃ por encima de los niveles preindustriales. Sus hallazgos repercutieron en todo el mundo.

Descubrió que si vamos a limitar el calentamiento a 1,5 ℃, debemos reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 45% para 2030, llegando casi a cero alrededor de 2050.

Pero desde que se alcanzó el Acuerdo de París, las emisiones globales han seguido aumentando, incluso con los impactos del Covid-19. La COP26 es una prueba importante para determinar si el mundo puede revertir esta situación y evitar un calentamiento global descontrolado.

*Christian Downie, profesor asociado, Universidad Nacional de Australia

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.