¿Lograrán los científicos desarrollar una vacuna antes de fin de año?

No es una tarea sencilla, porque aunque hayan muchos recursos e información, la creación de una vacuna necesita tiempos que son ineludibles.




Desde que apareció el virus Sars-CoV-2, científicos de todo el mundo comenzaron a buscar vacuna que pudiera proteger a la población de este microorganismo para el que nadie tiene inmunidad.

La carrera se inició pero conseguirla una no es una tarea sencilla. Por la seguridad de las personas el desarrollo de las vacunas tienen tiempos (meses) que aunque se trate de una emergencia planetaria, se deben respetar.

Flavio Salazar, vicerrector de Investigación y Desarrollo de la U. de Chile y subdirector del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII), dice que al ser un virus que pertenece a una familia conocida (Coronaviridae) la carrera por conseguir una protección se acorta.

“Hay diferentes formas de hacer una vacuna. Lo más común es hacerla con un virus atenuado, un virus modificados, otras en las que se usa un vector para desarrollar inmunidad. Cada una de estas estrategias tiene ventajas y desventajas, pero hay etapas que no se pueden saltar”, señala.

Aunque en general, los infección por los coronavirus genera inmunidad, “es ilusorio pensar que se pueda producir una vacuna este año, es muy poco probable”, advierte el investigador.

El tiempo que demora el desarrollo de una vacuna depende mucho del virus. En el caso del VIH, por ejemplo, pese a toda la información disponible y el tiempo que ha transcurrido todavía no se consigue una vacuna.

Salazar, reconoce que nunca en la historia de la ciencia se había contado con tanto recurso humano y económico para encontrar una vacuna o un tratamiento, “pero hay tiempos que son ineludibles”. “Desarrollar una vacuna es una cosa, pero que esa vacuna esté disponible para las personas en el consultorio, es otra”, dice.

Según el investigador del IMII, la vacuna podría estar lista para una segunda ola de la pandemia. “No hay que olvidar que es un virus estacional por lo que se necesitará la vacuna”.

Además de desarrollar la vacuna y producirla, lo importante dice Salazar es que la vacuna sea efectiva y funcione. “Se están acelerando los procesos, pero no se puede bajar los estándares de evidencia científica. No se trata solo de recursos, sino también de conocimiento y seguridad”, indica.

Comenta