Peretz Lavie, presidente del Instituto Tecnológico de Israel: “Estamos en un periodo en que la ciencia domina nuestras vidas”

Los países que no potencian la ciencia serán dejados atrás, acota el presidente de una de las universidades más prestigiosas en el área a nivel mundial. En su paso por Chile analiza las debilidades nacionales en la materia.


En 2009, Peretz Lavie, experto en psicofisiología del sueño, se convirtió en presidente del Instituto Tecnológico de Israel, más conocido como Technion, la universidad más prestigiosa de ese país y una de las mejores del mundo en ciencia y tecnología, que cuenta tres premios Nobel.

Lavie se encuentra en Chile para compartir experiencias con autoridades ligadas al tema. Se ha reunido con el rector de la U. de Chile, Ennio Vivaldi, y se reunió con Carolina Torrealba, Subsecretaria del Ministerio de Ciencias.

Su interés en la ciencia comenzó cuando era un estudiante de pregrado, en 1968. Le pidieron que monitoreara el laboratorio de un profesor, momento en que, dice, se enamoró de la ciencia: “fue cuando decidí que sería la carrera para mi vida”.

¿El estudio de la ciencia y tecnológica es importante para un país?

No hay duda en mi mente de eso, la investigación científica y la ciencia es importante para todos los países. No solo para entender las leyes de la naturaleza, sino que para proveer a la sociedad de mejores condiciones de vida.

¿Qué función debería cumplir un ministro de Ciencias?

Su función es asegurarse de que haya interés por la ciencia, que haya público y que existan los recursos para apoyarla.

¿Qué piensa del presupuesto destinado a las ciencias en Chile, el cual corresponde al 0,4% del Producto Interno Bruto (PIB)?

Eso es muy bajo. Israel es el número uno en inversión en ciencia con un presupuesto del 4,7% del PIB. Esto no apoya a las universidades, sino a las investigaciones. Y es otorgado a gente que quiere crear start ups o nuevas tecnologías, lo que permite a muchas personas correr menos riesgo cuando empiezan una nueva compañía. Pero creo que 0,4% es muy poco, debería ser más alto.

¿Cuánto sería apropiado invertir?

Depende del país, pero diría que en relación a lo que promedian los países de la OCDE, debiera ser 1,5 o 2% del PIB. Hoy en día es muy necesario invertir en esto, estamos en un periodo en que la ciencia domina nuestras vidas. Los cambios van avanzando tan rápido que los países que no son parte de esa carrera, serán dejados atrás.

¿Qué opina de que más mujeres se incorporen al área de la ciencia?

No es suficiente, deberían ser muchas más. Tenemos un fenómeno muy interesante en Technion. Si miras a todos los estudiantes, hay un 37% de mujeres. Pero es asimétrico, porque hay más mujeres en medicina y en biología, pero pocas en carreras de ingeniería.

En ese sentido, ¿cuál es su opinión de lo que dijo Ada Yonath -premio Nobel de Química 2009- sobre cambiar la educación para atraer a más mujeres a las ciencias?

Concuerdo con eso. Hemos logrado atraer más chicas dándoles motivación, convenciéndolas de que no son menos inteligentes que los chicos. No creo que las mujeres sean menos talentosas que los hombres, pero el problema es la forma en que son criadas y educadas. De hecho, aparecí en televisión nacional y llamé a los padres a que convenzan a sus hijas de estudiar más matemáticas.

También, implementamos un programa en Haifa -ciudad donde queda la universidad- llamado Girls to the Technion, el cual consiste en entregarles más educación a las chicas en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas mientras cursan la secundaria.

¿Qué percepción tiene de Chile en el área de la ciencia y tecnología y cómo podríamos mejorar?

Conozco la U. de Chile y la U. Católica, que son excelentes universidades, pero la pregunta que tengo es: este país tiene 18 millones de personas y la mitad de ellas viven en Santiago, ¿qué pasa en la periferia? ¿Qué pasa en el norte, en el sur? Es difícil desarrollar un país cuando la mitad de la población vive en una sola ciudad. Ese es un desafío que tienen aquí.

Otro tema es que la tecnología se transfiere. Es creada en la universidad y debería proveer de nuevos equipos, dispositivos y darles un uso práctico. Esto debería adoptarse en universidades chilenas. Es decir, que si soy un investigador y encuentro algo que puede ayudar a las personas, hay que sacarlo de la universidad y entregarlo al público. En Chile no se logran desarrollar estas tecnologías y es algo a lo que las universidades deberían darle más importancia. No es necesario tener más dinero. Sino tener la mente abierta y una buena idea.



Seguir leyendo