Los intercambios de correos de última hora entre EVoting y la UDI por las elecciones

Falló el sistema. Esta fue la explicación que el domingo 2 se entregó a los militantes UDI que no pudieron participar de la elección interna de la colectividad. Un proceso de votación electrónica que se venía organizando desde fines de octubre , pero que tuvo problemas desde mucho antes, según quedó consignado en una serie de correos electrónicos a los que tuvo acceso Reportajes.


Falló el sistema. Esta fue la explicación que el domingo 2 se entregó a los militantes UDI que no pudieron participar de la elección interna de la colectividad. Un proceso de votación electrónica que se venía organizando desde fines de octubre , pero que tuvo problemas desde mucho antes, según quedó consignado en una serie de correos electrónicos -a los que tuvo acceso Reportajes– entre Diego Riveaux, jefe de gabinete del secretario general del partido, diputado Issa Kort, y representantes de la empresa EVoting.

En uno de ellos, con fecha del 26 de noviembre, Tomás Barros, de EVoting, advierte al representante de la UDI por la falta de información clave que la colectividad debía haberles enviado con antelación: “Estimado, Diego, te escribo con extrema preocupación, faltan muy pocos días para la votación y no tenemos nada de lo que necesitamos, solo armar la papeleta es un proceso lento, cuidadoso y que requiere muchas revisiones. En particular, no tenemos los candidatos, es demasiado urgente contar con esto. No tenemos ningún listado de vocales (…), no tenemos padrón, tampoco sabemos las direcciones donde tienen que ir los monitores nuestros el domingo”.

Cinco días después, el sábado 1, a las 21.55, y cuando faltaban menos de 12 horas para la elección, que comenzaba a las 9.00 am, Riveaux envía la información requerida por EVoting. Una hora más tarde, Barros se vuelve a comunicar con el partido vía correo electrónico. “Recibimos hace poco una actualización con varios cambios de candidatos y listas. En particular, en el caso de los candidatos a consejeros en Coquimbo aumentaron en 12 más y con eso la llave que generamos ayer ya no sirve para la votación (…)”.

Horas después, cuando la elección ya había sido suspendida, la empresa reconocería su negligencia: “Debimos haber propuesto una postergación de la votación y no lo hicimos. Recibimos las últimas modificaciones en las últimas horas de la noche del sábado y de buena voluntad tratamos de trabajar por sacar la votación adelante que partía a la mañana siguiente”, señaló Mario Novoa, gerente general de EVoting, empresa a la que finalmente no se le pagó los cerca de 20 millones que cobraba por realizar la elección.

Seguir leyendo