¿A qué van los turistas chilenos a Argentina?

Un estudio del organismo oficial del turismo de Buenos Aires revela las costumbres de los chilenos al otro lado de la cordillera.


“Los peores cinco meses de mi vida, después del secuestro”. Cualquier argentino, independientemente del signo político al cual adhiera, comprende el sentido de las palabras de Mauricio Macri en una de sus últimas apariciones públicas. La cotización del dólar puede mantener en vilo a la sociedad trasandina e incluso comprometer la gobernabilidad de su presidente, increíblemente. Y mientras los políticos de turno intentan resolver la endemia de una moneda vulnerable, entre otros problemas de la economía doméstica, el turista chileno se frota las manos. Buenos Aires, hoy más que nunca, resplandece gracias a la competitividad cambiaria.

En 2017, las tierras del río de La Plata recibieron a casi 200.000 visitantes de Chile, el cuarto país del ranking de turistas que llegan a las calles del tango. Brasil, Uruguay y Perú conforman el podio. Los datos se desprenden de un reporte realizado por el Ente de Turismo de la ciudad de Buenos Aires, a través de su Dirección de Inteligencia de Mercado, presentado en exclusiva para La Tercera.

Tendencias generales

El 46% de los turistas chilenos pisa Buenos Aires por ocio o vacaciones, mientras que un 29% lo hace por motivos laborales. El tipo de alojamiento es de 4 y 5 estrellas, casi en la mitad de los casos, mientras que el promedio de gastos por viaje ronda los 624 dólares (poco más de 400 mil pesos) per cápita (119 dólares diarios, aproximadamente) en una media de cinco noches de estadía.

“Con la aerolínea Jet Smart incorporaremos una nueva ruta desde Santiago que va a aportar, desde diciembre de 2018, nueve frecuencias semanales nuevas. Asimismo, ya añadimos la conectividad con otras provincias argentinas. Esto va a abaratar los tickets aéreos al chileno que quiera visitar Buenos Aires y distintas ciudades del país”, destaca Gonzalo Robredo, presidente del Ente de Turismo de la ciudad de Buenos Aires.

Viaje por placer

Las actividades culturales son claramente un punto atractivo para más del 70% de los turistas chilenos que se trasladan por ocio o vacaciones, seguidas por la gastronomía y el vino (49%). El costo por estadía, con una media de cuatro noches, es de 598 dólares y 133 dólares diarios. El primer y último trimestre del año acaparan las preferencias de los turistas de este tipo.

Las conductas de consumo varían ligeramente en estos casos. Casi el 70% de los chilenos se inclina por hoteles de 4 y 5 estrellas, con un gasto promedio de 814 dólares por estadía y 181 dólares diarios, en cuatro noches. La gastronomía (26%) es la actividad más elegida y el último trimestre del año registra el mayor volumen de visitas de chilenos por iniciativa profesional.

A su vez, el informe observa que Santiago y Buenos Aires están conectadas por 120 frecuencias aéreas semanales y una disponibilidad aproximada de 100.000 asientos al mes.

Expectativas en alza

Las autoridades locales proyectan la llegada de 430.000 nuevos extranjeros de todo el mundo por año, es decir, un alza del 20%. Para lograr esa meta y responder a la demanda agregada, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, anunció una propuesta de ley para el lanzamiento de incentivos fiscales destinados a quienes remodelen y construyan hoteles, totalizando una inversión estimada de 570 millones de dólares para 2025. En esa línea, Buenos Aires sumó, en el último año y medio, 66 nuevas frecuencias de vuelos internacionales.

“Se generaron 923.700 nuevos asientos internacionales anuales para Buenos Aires gracias a la política aerocomercial del gobierno nacional. La ciudad se está posicionando como uno de los mayores destinos para el turismo y los eventos internacionales. Cada turista que viene a Buenos Aires genera trabajo: arrienda un hotel, se toma un taxi, sale a comer, va al teatro, y eso es trabajo para los porteños, por eso es clave alentar el desarrollo de este sector estratégico para la ciudad”, concluye Gonzalo Robredo.

 

 

 

 

Seguir leyendo