En la mente de Dave Mustaine

Megadeth

Dave Mustaine

La ruptura de Megadeth a comienzos de milenio, debido al daño nervioso en el brazo izquierdo de Dave Mustaine, por el que tuvo que prácticamente aprender a tocar guitarra de nuevo, si bien fue breve gracias a su milagrosa recuperación, implicó cambios profundos en la personalidad del principal arquitecto del thrash metal.



El cáncer a la garganta que le diagnosticaron a Dave Mustaine es una noticia lamentable, aunque, en una nota esperanzadora, los doctores que lo atienden estiman en un noventa por ciento las posibilidades de que se recupere satisfactoriamente. Es un diagnóstico más optimista que el recibido por el fundador de Megadeth en 2002, cuando los médicos le dijeron que no volvería a tocar guitarra a causa del daño nervioso en su brazo izquierdo. Fue un período en el que le llovía sobre mojado. El problema se lo hizo él mismo por una mala postura al dormir durante una rehabilitación por sustancias en las que, para colmo, cayó aplacando los dolores que sentía a causa de una extracción de cálculos renales.

[caption id="attachment_87848" align="aligncenter" width="1280"]

Dave Mustaine.[/caption]

Por los problemas de salud de Mustaine, su banda dejó de existir entre 2002 y 2004. La continuidad de Megadeth se vio más amenazada que ahora, de hecho. En este momento, siguen trabajando en el sucesor de Dystopia (2016), su mejor disco en años, grabado con una formación de superbanda prácticamente, con el guitarrista Kiko Loureiro de Angra y el batero Chris Adler de Lamb of God aparte de Mustaine y el otro histórico, el bajista David Ellefson. A pesar de la cancelación del show que darían en Santiago Gets Louder el 6 de octubre, el cuarteto, en el que ahora milita el batero belga Dirk Verbeuren, prometió ser parte del crucero temático Megacruise que zarpará ese mismo mes.

Lee también: Dave Mustaine de Megadeth confirma que sufre cáncer y cancela conciertos

La ruptura de Megadeth a comienzos de milenio, si bien fue breve gracias a la milagrosa recuperación de Dave Mustaine, quien se sometió a un exhaustivo tratamiento y tuvo que prácticamente aprender a tocar guitarra de nuevo, implicó cambios profundos en la personalidad del principal arquitecto del thrash metal. El hombre que en su paso por Metallica definió desde las seis cuerdas la sonoridad del género nunca más volvió a ser igual desde que pudo volver a tocar. Mientras la guitarra le era esquiva, abrazó convicciones que lo han llevado a transformarse en un todo un polemista, amigo de las teorías conspiranoicas al punto de volverlas música (y muy buena, por cierto) en canciones como las recientes "Lying in State" o "Post-American World".

https://www.youtube.com/watch?v=yFxsnOm2kLg

En los mentados temas, ambos del musicalmente fenomenal Dystopia, Mustaine coquetea con ideas cercanas a las creencias de la alt-right, esa derecha alternativa que secuestra de cierta la forma la estética de la rebeldía y la irreverencia para canalizar el descontento social de gente que, tal como el guitarrista, siente que la civilización occidental (un eufemismo para no referirse a la White America a la que pertenece) está perdiendo fuerza. A Barack Obama siempre lo vio como un enemigo: apoyó la locura de Trump haciendo eco de la duda que sembró acerca de su certificado de nacimiento y su verdadera nacionalidad. Peor aún fue cuando, en pleno concierto en Singapur el 2012, planteó que el entonces presidente de Estados Unidos estaba detrás de los tiroteos y las matanzas masivas.

Lee también: Expulsado: cuando Metallica sacó de sus filas a Dave Mustaine y dio vida a Megadeth

Las fuentes a las que acude Mustaine no son precisamente confiables. Tras sus declaraciones sobre Obama, admitió que estaba citando a Larry Pratt, el presidente de la organización Dueños de Armas de America, un lobbysta a favor del uso de pistolas que tiene a Estados Unidos lamentando muertes violentas todos los días. Incluso una vez tuvo el atrevimiento de sugerir, entrevistado por LA Weekly, que las mujeres africanas deberían "taponear" sus vaginas y dejar de tener hijos para acabar con el hambre en el continente. Después le preguntaron de dónde había sacado semejante ocurrencia. "De algunos programas de TV", respondió.

[caption id="attachment_87826" align="aligncenter" width="1108"]

Dave Mustaine en los años de Metallica.[/caption]

Escudado en la fe cristiana que rige su vida desde su período alejado de la guitarra, Mustaine no oculta su desaprobación del matrimonio homosexual y asegura que existe una conspiración para eliminar la enseñanza religiosa de los colegios. No fue de extrañar que, ante la repostulación de Obama a la presidencia, apoyara al candidato de ultra derecha Rick Santorum, cuyo eje consistía en soliviantar a los estadounidenses blancos a través de la xenofobia. En las votaciones siguientes, no mostró apoyo a Trump, del que se desmarca (pese a que Santorum le dio su venia acusando la cercanía ideológica entre ambos), pero sí repasó a Bernie Sanders y Hillary Clinton asegurando que convertirían al país en una nueva Venezuela. ¿Suena familiar, no?

Lee también: Américo: "Mi banda favorita de la vida es Megadeth"

En perspectiva, el banjo que metió en el disco "Super Collider" de Megadeth no es ni de cerca la idea más alocada en la mente de Mustaine, donde la realidad a veces parece ser muy distinta a la del resto de los mortales. A Tom Morello lo acusó de ser un populista por apoyar los derechos del pueblo latinoamericano, pero al mismo tiempo "andar por ahí con trajes Gucci de seda", un atuendo con el que jamás ha sido visto el guitarrista de Rage Against the Machine y Audioslave. Aunque eso no es nada al lado de sus pintorescas declaraciones del 2011 en revista Spin, donde asegura que sanó a un fanático terminalmente enfermo usando solamente sus manos y rezando. ¿Qué sufría el hombre al que dice haber salvado? Cáncer a la garganta, irónicamente.

https://www.youtube.com/watch?v=PZhqZAVGTqw

Comenta