John Williams y su "fuerza" musical invaden el Teatro Municipal de Santiago

Imagen-_DSC3016-WEB

Casi a tablero vuelto, la Filarmónica dará cuatro conciertos con soundtracks de Star Wars e Indiana Jones, entre otros. Las presentaciones van de sábado a miércoles e inician el mes en que también llega el tradicional Cascanueces.


Los fanatismos despeinan hasta al más acicalado de los músicos y en el territorio de la música sinfónica el nombre de John Williams es un detonante infalible. Responsable de algunas de las bandas sonoras más espectaculares y melódicas de los últimos 45 años, el compositor de 87 años es nombre fijo en temporadas como la de la Filarmónica de Los Angeles, por citar una orquesta famosa. Trasladándose hacia el Viejo Continente, cuando Sir Simon Rattle fue titular de la honorable Filarmónica de Berlín, se escuchó la música de Williams en más de una ocasión.

En nuestro país, la Orquesta Sinfónica de Chile lo ha interpretado varias veces y desde el próximo sábado la Orquesta Filarmónica de Santiago lo tendrá de protagonista en el Teatro Municipal. No es común que la agrupación de Agustinas toque al autor de la banda sonora de la saga Star Wars, pero cuando lo ha hecho los músicos toman la delantera: en el concierto de marzo en el Teatro Regional de Rancagua los cornistas y trombonistas hicieron sonar sus instrumentos premunidos de máscaras de Darth Vader o de "stormtroopers".

En los cuatro conciertos que ofrecerán hasta el miércoles 11 de diciembre, tendrán otra oportunidad de tocar en modo Star Wars. "Creo que la primera vez que me acerqué a la música sinfónica en calidad de auditor fue escuchando Star Wars", comenta Javier Cordero (1988), contrabajista de la Filarmónica de Santiago. "Me gustan las películas y su música desde que tengo uso de razón", dice el músico que además recuerda que en el concierto rancagüino uno de los instrumentistas llevó su propio dron de Destructor Imperial para sobrevolar el salón del teatro.

Los conciertos en el Municipal llegan en sincronía con el inminente estreno de Star Wars: El ascenso de Skywalker (2019), la última de la saga de J.J. Abrams, que entra a salas chilenas el 19 de diciembre. "Lo que me fascina de la banda sonora de Star Wars es que es casi tan importante como la misma película. Es un personaje más y a su vez cada línea melódica identifica algo en la historia", afirma Cordero, que integra la orquesta desde el 2014.

Estos "leitmotivs" son una marca registrada del compositor estadounidense. "John Williams utiliza esas melodías principales para identificar personajes, estados de ánimo o paisajes", explica Pedro-Pablo Prudencio (43), director residente de la Orquesta Filarmónica, quien estará a cargo de los conciertos. "Hay una melodía evidente para Darth Vader, por ejemplo. Muy característica. Pero los leitmotivs no son invento de John Williams. Vienen de la época de Richard Wagner al menos, que los desarrolló en sus óperas", agrega.

A propósito de Wagner y la lírica, el director explica que de alguna manera las películas son la continuación de la batalla de los compositores por otros medios. "No olvidemos que el cine es la ópera de nuestros días", acota Prudencio.

Un bestseller

A pesar que los horarios de conciertos cambiaron desde las 19 a las 17 horas, la venta ha sido óptima, con entradas agotadas en los cuatro conciertos a excepción del lunes. Ello habla de la popularidad de Williams, que tiene cinco premios Oscar y 51 nominaciones, solo superado por Walt Disney.

"La selección que hicimos es bastante variada y pretende mostrar distintas facetas de Williams: también están su lado mágico e infantil en la música que creó para la serie de Harry Potter o E.T.; su costado trágico en la partitura de La lista de Schindler, y el más clásico representado por la suite de Star Wars, por Superman y por Los cazadores del arca perdida", resume el director residente.

"Desde el punto de vista de la cuerda baja, que es lo que yo hago, creo que la música de John Williams nos exige particularmente como soportes rítmicos de las armonías principales", explica Javier Cordero. "Un ejemplo es la Marcha Imperial, también conocida como Tema de Darth Vader", agrega.

La buena venta de los cuatro espectáculos llamados Un concierto de película parece funcionar como un bálsamo de tranquilidad en medio de un fin de año complejo para el Teatro Municipal: hubo cambio de director y debió presentar la ópera Fausto y el ballet La Sylphide a las 15 horas debido a la contingencia de los últimos meses.

"Hacer este tipo de conciertos también es una manera de ir conectando nuevas audiencias", sostiene el gerente general Leonardo Pozo. "Hubo menos público en la ópera y ballet de la semana, pero los fines de semana anduvieron bien", analiza el ejecutivo. Y pronostica: "Ahora con Un concierto de películas hay una recuperación y también hemos visto una mayor venta de Cascanueces, que es desde el 19 de diciembre".

Comenta