Monumento a Baquedano no se mueve: se evalúa reforzarlo y permanecerá en Plaza Italia

Consejo de Monumentos Nacionales decidió mantener la escultura de Virginio Arias en su lugar, donde fue emplazada en 1928. Ubicada en el centro de las manifestaciones sociales, un comité técnico evaluará si es necesario reforzarla.


Emplazado en Plaza Italia desde 1928, el Monumento al General Baquedano quedó en el epicentro de las manifestaciones tras el estallido social del 18 de octubre pasado. La escultura de Virginio Arias fue rápidamente vandalizada, con rayados y deterioro de su estructura, y hace una semana sufrió el intento de ser derribada por un grupo de manifestantes. Esta tarde, el Consejo de Monumentos Nacionales decidió mantener la obra en el lugar y se evaluará si es necesario reforzarla.

Desde que comenzó la crisis social, cientos de monumentos y bienes patrimoniales han sido vandalizados. Algunos rayados o intervenidos, varios fueron derribados durante las movilizaciones. Si bien la estatua que recuerda al Comandante en jefe del Ejército durante la Guerra del Pacífico no ha sufrido daños estructurales, y según análisis técnicos resistiría un fuerte sismo, el Consejo decidió retirar elementos en riesgo de caerse o desprenderse. Un equipo técnico evaluará medidas de protección y reforzamiento.

"Este es un acuerdo que el Consejo de Monumentos ha tomado por mayoría absoluta. Ha sido un acuerdo total del consejo. El consejo resolvió mantener el monumento en su emplazamiento y proceder de manera urgente al retiro o refuerzo de los monumentos que sí tengas riesgo de caída o pérdida. Y constituir un equipo técnico que analice las distintas medidas de mediad de protección", dijo el subsecretario del Patrimonio Cultural, Emilio de la Cerda.

Inaugurada durante el gobierno del General Carlos Ibañez del Campo, la escultura de Virginio Arias es administrada por la Municipalidad de Providencia. Sin embargo, en su calidad de Monumento Público, su tuición la tiene el Consejo de Monumentos Nacionales. A la sesión asistieron 18 de los 20 consejeros activos y la decisión fue unánime.

Patrimonio nacional, la obra "tiene un alto valor en la dimensión simbólica y artística. Es un monumento del escultor Virginio Arias y además el plinto es de Gustavo García del Postigo, que fue el arquitecto de la Biblioteca Nacional, o sea, todo el conjunto escultórico es patrimonialmente y artísticamente muy relevante", dijo a La Tercera el subsecretario del Patrimonio, Emilio de la Cerda.

La decisión en torno al destino de la escultura promovió un debate entre escultores, arquitectos y especialistas en patrimonio. "Baquedano es la muestra más elocuente de nuestro estado de situación sicológica, cultural y de comportamiento", dice el escultor y académico Gaspar Galaz.

Ante el daño que ha sufrido el monumento, Galaz es partidario de una solución similar a lo que se hizo con la obra Unidos en la Gloria y en la Muerte de Rebeca Matte: restaurarla al interior de una caja reforzada y mantenerla allí hasta que pase la crisis.

En cambio, el escultor José Vicente Gajardo considera que la obra debe ser removida a modo de prevención. "Una manera de salvaguardar la escultura sería precisamente retirándola antes y resguardándola en un espacio que la pudiera recibir y que tuviera una cierta relación con el personaje", comenta. "Pareciera que esta escultura ya no es parte del entorno. Creo que anticiparse a eso podría ser una de las maneras de preservarla y conservarla en un lugar más apropiado".

Senadores y diputados UDI enviaron una carta al Consejo en contra del retiro de la estatua. En ella afirmaron que "una decisión de ese tipo representa una nefasta señal de claudicación del Estado frente a los violentistas y una medida que sólo impulsará a sus protagonistas a continuar atacando estos bienes públicos que nos pertenecen a todos los que amamos genuinamente a Chile".

A su vez, un grupo de organizaciones sociales, entre ellas Fundación Aldea y Fundación Proyecta Memoria, dieron a conocer un comunicado en que llamaban a las autoridades a decidir el futuro del monumento en conjunto con la ciudadanía.

Más allá de esta decisión, arquitectos y urbanistas concuerdan en que el entorno de Plaza Italia necesita un cambio. "Hay un cierto consenso entre arquitectos y urbanistas, pero también social, de que el diseño urbano de ese lugar no da el ancho", dijo el subsecretario del Patrimonio. "Se han generado diferentes iniciativas para modificar ese espacio de Santiago, la última de las cuales fue el proyecto Alameda Providencia, y estas iniciativas van en la línea correcta en el sentido de que se tiene que enfrentar un espacio de esa significación con un diseño urbano adecuado. Tener esta rotonda con flores y pastito la verdad es que no soporta manifestaciones, no sólo las ligadas al estallido social, sino de un triunfo deportivo, u otras. Ese espacio tiene que ser pensado distinto. Y es en el contexto mayor de esa intervención donde va a tener que definirse la decisión definitiva respecto al monumento ecuestre a Baquedano".

Comenta